Archivo de etiquetas| DEUDAS

5 de febrero del 2014

Renovación 36
En ocasiones nos quejamos porque no nos alcanza el dinero. Si has estado o estás en esa postura, revisa qué es lo que está pasando, dónde está la fuga o si existe un falso planteamiento en el manejo de tus finanzas.

Cuando sólo hay 100 de ingresos, no podemos gastar 120. Claro que podemos ser víctimas de los planes de crédito y vivir como si tuviéramos 200 de ingresos, nada más que eso es hipotecar el futuro y nuestra tranquilidad.

¿Estamos comprometiendo nuestro bienestar emocional por lograr un estatus elevado? ¿En realidad necesitamos ese coche, esa casa, esa ropa, esas joyas, ese viaje?

Por lo general, cuando hay desequilibrios económicos, suele haber fugas, tales como exceso de consumo de luz, gas, gasolina, agua, detergentes: comida que se echa a perder, etc. Revisa si es factible vivir con más orden en todos los aspectos. Organiza tu tiempo, tu dinero, tus esfuerzos, tus diversiones, tus adquisiciones.

Tú mereces vivir bien y vivir en la abundancia.

Lo importante es definir qué representa la abundancia para tí. ¿Tener muchas deudas? ¿Aparentar lo que no eres o no tienes?’ ¿Andarte tronando los dedos porque ya están por llegar los acewwdores? ¿Qué precio estás dispuesto a pagar por ella?.

VIVIR ANTICIPADO

Ya desde mediados de septiembre, en los almacenes y tiendas empezaron a exhibirse adornos y regalos navideños con cierta discreción. Ayer, noviembre 10, fui a una tienda departamental que celebraba su Preventa navideña y desde la entrada se escuchaban villancicos.

En México, no celebramos la fiesta de Thanksgiving, costumbre estadounidense que llevaban a cabo los pilgrims (colonizadores de Nueva Inglaterra) al término de la cosecha para dar gracias por los beneficios recibidos. A pesar que existen datos que se celebra desde 1621, fue en 1941 cuando se estableció como fecha fija el cuarto jueves de noviembre en USA y el segundo lunes de octubre en Canadá, donde se la cosecha y el invierno son antes.

Lo que sí les puedo decir es que las baratas más impactantes en Estados Unidos son ese día y el fin de semana posterior. Hay almacenes que no cierran toda la noche (¿a qué hora harán su cena de Thanksgiving?). Si tienen la economía para ello y acostumbran ir de shopping allá, aprovechen esta oportunidad.

Por otro lado, abrigo el temor de que el Puente Guadalupe-Reyes (12 diciembre-6 de enero) que ya está luchando por convertirse en el Puente Guadalupe-Candelaria (12 diciembre. 2 de febrero), se modifique y empiece en Thanksgiving (29 noviembre-2 febrero). Los mexicanos se pintan solos para esto. Digo se pintan y no me incluyo, porque yo no estoy en posición de darme esa libertad bajo el punto de vista laboral, económico, social.

Dicen que no hay dinero, y si vas a los almacenes y tiendas, están atiborrados de compradores. Ya sé que anuncian 18 meses sin intereses en todas las tarjetas de crédito, pero finalmente habrá que pagarlas Si viajas en algún “puente” como el del 20 de noviembre, todos los lugares turísticos están a tope de visitantes. El pasado “puente de muertos”, en Coyoacán no se podía transitar y en el mercado no se daban abasto los puestos de comida y antojitos.

¿No es eso vivir en forma anticipada? Compro y gasto antes un dinero que no tengo. Convierto unos festejos que se suponen son para incrementar la convivencia familiar, la amistad, la armonía, dar las gracias por un año más de vida y logros, en una ocasión más de “conbebencia”, me dejo seducir por el consumismo que los comerciantes y fabricantes nos meten por todos los medios, a través de todos los sentidos, a toda hora, y necesito gastar miles de pesos que no tengo en “dar algo” a los demás.

¿Qué tal que a lo largo del año voy preparando detalles para cada ser querido? ¿Qué tal que busco la opción de canalizar mi creatividad en algo útil para ellos? ¿Y si regalo libros y música que no sean muy caros? En fin, se pueden hacer muchas cosas, lo importante es el amor con que las elaboramos, no el precio.

Vivir al día quiere decir no dejar cuentas pendientes del pasado, no guardar rencores que nos pueden llevar a adquirir una enfermedad terminal, no guardar nuestro reconocimiento, amor, mimos, para un mañana que puede no llegar.

Vivir al día es no adquirir deudas que van a comprometer en forma peligrosa nuestro futuro, sino programar el dinero del que podemos disponer, después de tener un “guardadito” para una contingencia como una enfermedad o quedarse sin empleo.

Disfruten el hoy plenamente.