Archivo de etiquetas| desafío

Noviembre 13 del 2014

Renovación 318

En ocasiones decimos que “nos pasan cosas malas” y tomamos la posición de víctima, instalándonos en un juego psicológico.

Por ejemplo, alguien dice que sufrió un divorcio doloroso o difícil. Un divorcio o separación significa que hubo tres muertes: la muerte de la relación, la de los sueños infantiles sobre el cuento de hadas que nos creamos de “y fueron felices para siempre”, y la del futuro esperado. Por ello, es necesario procesar el duelo ante esas muertes y modificar o diseñar un Proyecto de vida como solteros.

Las cosas no “nos pasan a nosotros”, SOMOS CO-CREADORES de lo que vivimos.

Aceptar esta responsabilidad es indispensable para salir del juego de “Pobrecita (o pobrecito) de mí”.

Nosotras escogimos (consciente o inconscientemente) a nuestra pareja, no fue el destino ni la casualidad.

Si estuvimos en una relación destructiva hasta que nos divorciamos, fue porque en alguna forma nosotros la propiciamos, permitimos y/o toleramos.

El divorcio es una oportunidad para renacer, para trazar un nuevo Proyecto de vida, no seguir con el Argumento de vida anterior, una oportunidad de volvernos auto-suficientes en muchos sentidos, de salir de la codependencia que nos retuvo en una relación sadomasoquista.

Hay quien se queja de que ha tenido problemas en el trabajo cuando hoy día está en un puesto importante, con prestigio y reconocimiento.

Si cambiamos la palabra problema por oportunidad, reto, desafío, área de oportunidad para crecer, para aprender, para superarnos, la bioquímica del cerebro cambia y podemos resolver situaciones complejas con mayor facilidad.

Esos “problemas” favorecieron que hoy esté en el puesto que ocupa. Fueron escollos en el camino que la obligaron a dar lo mejor de sí misma, a encontrar opciones distintas, a aprender a moderar su temperamento, practicar su asertividad, adquirir nuevas herramientas de negociación, etcétera.

TODO SUCEDE PARA ALGO Y TODO PUEDE SERVIRNOS.

No lo digo yo, lo dice Anthony Robin en su libro “Poder sin límite”, el mejor compendio de PNL escrito en lenguaje accesible, casi coloquial, y que podemos bajar en forma gratuita en internet.

Si nos quejamos de que algún familiar o amigo está distanciado y estamos conscientes que no propiciamos esta separación, es necesario reconocer que cada persona tiene un ritmo de crecimiento y que no van a madurar cuando nosotros lo deseemos.

Por ahí dicen: “Darle tiempo al tiempo”.

Tal vez nosotros maduramos antes, o en distinta forma que ellos, nuestro punto de partida fue otro, así como nuestra historia personal.

Lo que sí podemos hacer, de vez en cuando, es una oración por ellos, deseando que la luz llegue a sus mentes y la paz a su alma.

Cambiemos la posición de víctimas y asumamos que:

¡Somos responsables de lo que pensamos, sentimos y hacemos, o dejamos de hacer, con lo que sucede a nuestro alrededor y nos afecta en forma directa o indirecta!

¡Cuando no podemos cambiar los acontecimientos, sí podemos modificar la forma de reaccionar ante ellos!

Febrero 11 del 2014

Renovación 42

Hablamos ayer de la actitud que conviene tomar ante un reto, al cual podemos considerar una oportunidad de superarnos, aprender y crecer.

Vamos a reflexionar sobre cómo podemos ser asertivos para que nuestras acciones mos hagan triunfar ante los retos.

Mi definición para asertividad es que es una técnica que nos permite comunicar y/o defender nuestras ideas, sentimientos, pensamientos, sin agredir, manipular, descalificar, al interlocutor.

Dentro del ámbito de la comunicación, la persona asertiva toma en cuenta:
• Las ideas y sentimientos del otro.
• Sus puntos de vista y argumentos, para evaluarlos y considerarlos en su argumentación.

Al entablar relaciones con los que le rodean, una persona asertiva muestra:
• Congruencia
• Respeto
• Claridad
• Equilibrio
• Autocontrol de impulsos
• Flexibilidad para plantear otra perspectiva sin modificar su postura inicial.
• Firmeza
• Comunicación integral
• Consistencia

Conviene que revisemos si estamos aplicando estas características al entablar diálogos con nuestros seres queridos, en el trabajo, con los vecinos y, si detectamos que estamos fallando en alguno, poner manos a la obra y reforzar o adquirir esa competencia.

Podemos hacerlo.
Vamos a ser asertivos y a mantener un clima agradable y respetuoso en todos nuestros roles de vida.

Febrero 10 del 2014

Renovación 41

La vida nos puede plantear muchos retos que nosotros no podemos prever ni evitar. Lo que sí podemos hacer es elegir el modo en que vamos a hacerles frente, a tratar de evadirlos, a escondernos de ellos, o pasar mucho tiempo buscando a quién culpar por su aparición.

El paso inicial es identificar el reto y aceptarlo como tal, por doloroso o difícil que se presente.

Un reto puede ser un desafío para poner en juego nuestras habilidades y destrezas, una oportunidad de avanzar, de aprender, de mejorar. Depende de nosotros, de nuestros pensamientos y emociones, la actitud que mostremos ante la interrogante que tenemos enfrente.

El “tratar” de evadirlo, “esconder la cabeza en la tierra” para no verlo, buscar con denuedo a quién culpar es, además de inútil, agotador y sólo posterga la solución.

Hay retos que sólo tienen dos formas de ser resueltos: la alternativa 1, o la alternativa 2. Perder el tiempo esquivándolas no sirve para nada.

Existen retos = oportunidades que pueden tener más de dos formas de ser abordados = OPCIONES. Éstas pueden ser muchas y variadas. Conviene estudiar todas y cada una de ellas para seleccionar la que nos parezca más conveniente para nosotros en nuestras circunstancias actuales.

Haz un ejercicio de relajación. Oxigena tu cuerpo y tu mente. Toma papel y lápiz y empieza el análisis del reto que te agobia. Si lo haces a conciencia, vas a lograr ser un triunfador(a) y tú puedes hacerlo.