Archivo de etiquetas| depresión

NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA DROGA LSD

En una publicación de la revista PNAS, el doctor Robin Carhart Harris, científico del Imperial College London en el Reino Unido, coordinador de las investigaciones realizadas con tres técnicas de neuroimagen, para registrar el viaje provocado en una persona que ingirió LSD.

El LSD fue sintetizado por primera vez en 1938 por el químico Albert Hofmann, quien observó los efectos psicológicos que causaba. En las décadas de los 50s y 60s, muchos psicoanalistas y psiquiatras encontraron en el LSD un fármaco prometedor; sin embargo, ante las fuertes críticas de la opinión pública, se prohibió el uso de la sustancia en tratamientos medicinales o para uso recreativo.

Esta sustancia puede provocar experiencias psicodélicas a los que la consumen, confusiones sensoriales (pueden convertir los olores en colores), distorsión temporal, disolución del ego, entre otros efectos por lo que sienten una pérdida de los límites físicos que separan su cuerpo del resto del universo, y llegan a experimentar una percepción extrasensorial.

Este grupo de científicos cree que el LSD puede utilizarse en algún tratamiento contra trastornos neurológicos y psiquiátricos, ya que existen enfermedades como cierto tipo de jaquecas muy fuertes (migrañas clúster o en racimo), la depresión o el trastorno de ansiedad generalizada, que podrían presentar cierto alivio.

Un estudio publicado hoy en el  Current Biology, versa sobre la pérdida del ego, y desvela qué ocurre en el cerebro de aquellos que sienten no tener cuerpo.

Según comenta el doctor Enzo Tagliazucchi, investigador en el Instituto Holandés de Neurociencia, y co-autor de este estudio, ello puede significar que el LSD fortalece el intercambio de información entre las regiones cerebrales, refuerza el vínculo entre el sentido del ego y el entorno, y diluye los límites que marcan nuestra percepción como individuos.

Para aquellos a quienes interese el tema, les sugiero consultar:

http://www.pnas.org

http://www.pnas.org/content/early/recent

Robin Carhart-Harris et al.: «Neural correlates of the LSD experience revealed by multimodal neuroimaging». PNAS doi: 10.1073/pnas.151837711

Tagliazucchi et al.: “Increased Global Functional Connectivity Correlates with LSD-Induced Ego Dissolution”. Current Biology (2016), http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2016.02.010

http://www.pnas.org/content/early/2016/04/05/1518377113.full?sid=4396f1ed-3885-49bd-bab1-21b161793e12

http://www.elpais.com

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Asi-se-reconecta-el-cerebro-durante-un-viaj..

http://www.libertaddigital.com/…/esto-le-pasa-a-un-cerebro-tras-probar-el-lsd-…

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/…/160414_lsd_cerebro_escaner_am

reportemx.info/2016/04/asi-afecta-el-lsd-al-cerebro

https://galimatikciencia.wordpress.com/category/ciencia/page/14/

 

 

 

 

 

Bipolaridad

Últimamente he sabido de varias personas que viven una vida con enormes cambios de humor, lo que desconcierta a sus parejas, familiares y amigos. Cuando pidieron ayuda profesional, les diagnosticaron un trastorno de personalidad bipolar.

El trastorno bipolar, también conocido como psicosis maníaco-depresiva, es un trastorno mental que causa inusuales cambios de humor, energía, niveles de actividad, y la habilidad para efectuar las actividades cotidianas.

Los síntomas son diferentes de los episodios de depresión o euforia que todos podemos tener ocasionalmente.

Los síntomas de la bipolaridad son severos y pueden dañar las relaciones interpersonales, hacer que se tenga un pobre desempeño laboral o escolar, o inclusive, que exista la presencia de ideas suicidas. Sin embargo, este trastorno puede ser tratado y las personas pueden llegar a tener una vida satisfactoria y productiva.

Algunos síntomas asociados a este padecimiento son:
1. Cambios repentinos o cíclicos de humor
2. Euforia
3. Hablar rápidamente y tener pensamientos atropellados
4. Irritabilidad
5. Incremento de la actividad física
6 Consumo despreocupado de drogas/alcohol
7. Menor necesidad de dormir
8. Faltar al trabajo o a la escuela.
9. Fatiga
10. Dolor crónico sin razón aparente
11. Tristeza/ desesperanza
12. Pensamientos suicidas.

Los científicos que estudian las probables causas de esta enfermedad, concuerdan que hay muchos factores que interactúan para desarrollarla o incrementar el riesgo de padecerla.

El desorden Bipolar tiende a presentarse en las familias. Algunas investigaciones sugieren que personas con determinados genes están más propensos a desarrollarlo que otras, por ejemplo, los niños con un padre que tenga desorden bipolar son más propensos a desarrollarlo, en comparación con niños en cuya historia familiar no existe el padecimiento. Sin embargo, puede haber niños con un padre que sufra esta enfermedad y que no la desarrollen.

Los avances tecnológicos están facilitando la investigación genética del trastorno bipolar, que no es el único factor de riesgo presente. También se investiga enfermedades con padecimientos similares, como la depresión o la esquizofrenia, para identificar las diferencias genéticas que puedan incrementar el riesgo de desarrollar el trastorno bipolar. El encontrar esos focos rojos podría facilitar  el poder identificar los factores del entorno que pueden incrementar el riesgo de desarrollarla.

A este respecto, pueden leer el artículo titulado:
• Descubren dos genes relacionados con el trastorno bipolar que permitirán mejorar el tratamiento.
• Se ha hecho seguimiento de los árboles genealógicos de familias que han sido estudiadas a lo largo de tres generaciones
http://www.elmundo.es/andalucia/2014/04 01/533b0e39ca474175088b4582.html

Es indispensable descartar que uno la padezca, si tiene varios de los síntomas antes mencionados que hayan perdurado en el tiempo, o se haya visto afectado su desempeño laboral, escolar, social, relaciones interpersonales, por lo que conviene acudir con un psiquiatra especialista reconocido.

Para poder ejercer una paternidad/maternidad responsable, conviene tomar en cuenta que si en la historia familiar hay casos de bipolaridad, esquizofrenia, trastorno severo de narcisismo, depresión, o algún otro trastorno mental relevante, es necesario, antes de engendrar hijos, que se hagan los estudios genéticos para descartar el que exista algún factor hereditario relacionado con estos padecimientos.

Para conocer más sobre el trastorno bipolar:

http://www.nimh.nih.gov/health/topics/bipolar-disorder/

http://www.activebeat.co/esp/salud-mental/13-sintomas-de-trastorno-bipolar-

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2013/11/13/bipolaridad-trazos-hereditarios

http://www.saludsiemprevc.org/es/trastornos-mentales-serios#sthash.yG8N5ykc.dpuf

http://www.nimh.nih.gov/health/topics/bipolar-disorder/index.shtml

UN KILO DE BACTERIAS

En un reportaje de Emilio de Benito, titulado “Cada persona alberga un kilo de bacterias”, publicado el día de hoy en el periódico El País, menciona que cada uno tenemos una composición única de microorganismos, a la que los científicos llaman microbiota.

Estos organismos, de las cuales ya hay descrita más de 1 200 especies, la mayor parte está en el colon según refiere Francisco Guarner, presidente del comité científico del congreso sobre microbiota intestinal celebrado el fin de semana pasado en Barcelona, España.

Es en el colon donde se procesan los alimentos vegetales que son la materia prima para las bacterias que ahí se alojan, ellas la pre-digieren y el ser humano los aprovecha.

Esta función se está estudiando en forma intensa porque abarca no sólo la digestión, sino procesos inmunitarios, inflamatorios, cánceres, e inclusive se menciona también a la depresión y autismo.

Por ejemplo, en cáncer de colón, Peer Bork, líder del grupo de bioinformática del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, ha encontrado en 146 pacientes una correlación entre su microbiota y el riesgo de progresión del tumor.

Muchos de estos estudios son preliminares y abren la puerta para seguir investigando, entre otras cosas, por qué enriquecer la microbiota mejora la depresión en ratones, y por qué en niños autistas la variedad de las bacterias es muy inferior.

http://www.elpais.com

http://www.sepyp.es/es/workshop2015

http://www.gutmicrobiotawatch.org/es/etiqueta/congreso

Agosto 25 del 2014

Renovación 238

Cuando fallece un ser cercano en el afecto o parentesco, suele favorecer que nos cuestionemos nuestra muerte.

Si ya hemos aceptado que ese es nuestro punto final del camino que recorramos en esta dimensión, si ya hemos decidido cómo y cuándo tendrá lugar, y quiénes queremos que estén con nosotros en la despedida, no nos afectará mayormente.

Si vivimos hipotecando nuestra vida, en la evasión y la co-dependencia, es probable que nos deprimamos y sintamos miedo.

Nuestra relación con la muerte es nuestra relación con la vida. Si vivimos a plenitud en la armonía y el amor, vamos a disfrutar el hoy, el momento actual que es el único que nos pertenece. El ayer ya no está, el mañana no sabemos si llegará.

Cuando somos jóvenes y muere un abuelo, decimos: “ya estaba viejo”, aunque sólo tuviera 60 años. Cuando tenemos 50 años, ya no nos parece que una persona sesentona sea un anciano, sino un “adulto mayor”. ¿Cuenta la vejez del alma o la del cuerpo?

Mantenerse joven es una actitud. Es recuperar la capacidad de asombro de cuando éramos niños, es descubrir cada día un prodigio de la naturaleza y hermanarnos con la fuente misma de la vida.

Abril 15 del 2014

Renovación 106

Si persistimos en ver todo negro, si por más que luchamos y nos esforzamos, no encontramos la alegría del logro, el bienestar de la Misión cumplida, es probable que estemos sufriendo depresión.

Vale la pena verificar esto y, si es necesario, acudir a un médico psiquiatra calificado para que nos ayude a salir de ella.

La depresión es la enfermedad de las mil caras. Se esconde detrás de muchas otras, y puede confundirnos si sólo vemos la etiología del padecimiento en turno, y no tomamos en cuenta todo el panorama completo.

El ser humano es un ente bio-psico-social-espiritual. Si hay una “avería” en alguno de estos aspectos, va a impactar negativamente a los otros.

Tal vez necesitemos algún medicamento que corrija la alteración bioquímica que hay en nuestro cerebro que produce la depresión, y es muy importante resolver las causas psicológicas y emocionales, que nos condujeron a ella.

En el caso de la codependencia, no es suficiente que nos alejemos de la persona, o que él o ella se vayan o se mueran, se requiere que trabajemos en forma activa todos los aspectos de nuestra personalidad que nos mantuvieron en esa relación enfermiza, y que manejemos las emociones displacenteras que estén reprimidas u ocultas tras sentimientos negativos.

“Manejar nuestras emociones displacenteras nos lleva al equilibrio y salud necesaria para triunfar y trascender”