Archivo de etiquetas| crecer

# YO ME QUEDO EN CASA (9)

Una de mis nietas que vive y trabaja en Europa y, por lo tanto, está encerrada en casa, me escribió para informarme que había empezado un curso online sobre el Arte Contemporáneo del MOMA de Nueva York.

Hay una página de cursos online GRATUITOS en los que podemos inscribirnos para disfrutar con algo que siempre nos ha gustado y no hemos encontrado el tiempo para hacerlo.

Una amiga mía ha cursado varios cursos online gratuitos también, impartidos por Universidades de España.

Me consta que hay aplicaciones gratuitas en el móvil o en la computadora para aprender, reafirmar, o practicar un idioma. Yo, personalmente, he recurrido a Duolingo para aprender italiano, y lo refuerzo viendo la serie de Montalvano en la TV, donde aprendo “el lenguaje mafioso o a decir groserías”.

El saber un idioma más nos puede servir para obtener mejoras en el campo laboral, para viajar, para ampliar nuestra cultura, y ¡OJO! si somos personas de la tercera edad, nos ayuda a prevenir o retrasar el Alzheimer.

Así que otra opción de divertirnos y crecer es estudiar con disciplina y regularidad  algo que nos guste mucho.

¡ ADELANTE !

RECHAZO

Algo que llega a paralizarnos es el miedo al rechazo. Nos criaron para que actuáramos según nuestros padres o mayores querían o esperaban. Si cumplíamos sus expectativas, verbalizadas o no, nos felicitaban o nos aceptaban dentro de su núcleo, lo cual se volvió indispensable para nuestra sobrevivencia.

La mayoría de las veces nos comportamos como esperan nuestros seres queridos, jefes, hijos, amigos, etcétera, ya que es la manera de ganarnos su aceptación, lo que se ha convertido en vital para nosotros.

Si un amigo muy querido, al que le hemos abierto nuestro espacio afectivo, nuestra casa  y compartimos con él o ella lo que somos, lo que pensamos y sentimos, nos rechaza, es nuestra opción sentirnos lastimados o no.

Cuando alguien nos rechaza y/o se aleja de nosotros sin una explicación, lo primero que nos preguntamos es: ¿Por qué lo hace? ¿Qué hice mal? Puede ser que no hayamos hecho nada para merecer este rechazo, para provocar ese alejamiento, su conducta es consecuencia de sus pensamientos y sentimientos.

Las razones del rechazo pueden ser porque, en alguna forma, nos convertimos de pronto en su espejo y se sienten amenazados. Él o ella pueden ver en nosotros alguna carencia, algún defecto, algo que los atemoriza sin darse cuenta.

Si tenemos más edad, puede ser el temor a envejecer. Si hemos logrado llegar al desapego de lo material y hemos regalado, donado, compartido el dinero o propiedades que son innecesarios para vivir con decoro una vida cómoda y placentera, puede sentir inseguridad porque para él/ella TENER es una palabra clave, ya sean propiedades o un capital en el banco que no utiliza para viajar y crecer intelectualmente, o para abrirle a sus hijos otros horizontes. Por ejemplo, una mujer enviuda y queda sola porque todos sus hijos están casados, así que decide mudarse de su enorme mansión con cinco salas, a un cómodo y céntrico departamento que cubre todas sus necesidades. Esto puede repesentar, para el que la rechaza, la pérdida de un estatus social que ambiciona y no tiene.  La cultura, la bonhomía, la calidad humana, no están relacionadas con el lugar en donde uno habita, o con los metros cuadrados de una vivienda, son algo intrínseco de una evolución intelectual, espiritual, moral, emocional, mental.

Podríamos seguir así con muchas probables razones que pueden originar un rechazo. Éstas no nos competen, son responsabilidad del otro, no nuestra. El problema surge si nosotros nos sentimos agredidos, lastimados, minimizados, por su rechazo o alejamiento. Si necesitamos su aprobación, su aceptación, su reconocimiento, para sentirnos bien con nosotros mismos. La raíz de esto puede estar en nuestra infancia.

Revisemos el nivel de nuestra auto-aceptación hoy. Veamos si queremos establecer o continuar en una relación de codependencia o si, en aras de nuestra salud mental y emocional, nos hacemos responsables de lo que pensamos y sentimos, nos aceptamos como somos, trazamos un plan para ser mejores cada día y nos entreguamos a nuestra Misión con pasión y alegría.

¡Dejemos que el otro encuentre sus razones para rechazarnos si decide crecer y madurar!

Recordemos enviarle una bendición si sentimos nostalgia ante su ausencia: ¡Que Dios haga llegar la paz a su corazón y la luz a su mente!

Agosto 27 del 2014

Renovación 240

Ya llevamos dos terceras partes del año trabajando nuestra codependencia.

Nos falta un tercio y cambiamos de hoja en el calendario.

Nos ha costado trabajo y ha habido algunas pausas y retrocesos.

En verdad hemos sido disciplinados y constantes, para escribir estas reflexiones, para leerlas, para ponerlas en práctica.

Merecemos un ¡Hurra! o un ¡Bravo!

Hemos logrado mucho, hemos crecido, aprendido, modificado conductas, incorporado hábitos sanos a nuestra vida.

Vamos a tomar aliento para la recta final.

Vamos a fortalecernos.

Vamos a disfrutar de lo que hemos logrado, sin lamentar lo que nos falta por conseguir.

Somos capaces de lograr nuestras metas. ¡Vamos a hacerlo!

¡Adelante!

Junio 7 del 2014

Renovación 159

Dejar fluir la vida es necesario para disfrutar el camino, crecer y trascender.

La vida es como el mar, tiene altas y bajas, tiempos de calma y tiempos de aguas agitadas por tormentas, ciclones, huracanes. Es conveniente fluir en y con los cambios.

También en nuestras relaciones, hay tiempos para estar cerca, y tiempos para crecer cada quien en forma individual.

Respetar el ritmo de cada quien y sus decisiones es necesario si queremos que siga el lazo afectivo o amoroso.

Juzgar, querer imponer nuestro criterio, nuestras ideas, nuestra opinión, sólo sirve para que el otro se aleje.

Cuando alguien se aleje, dejémoslo ir. Necesita su espacio y su tiempo para diseñar su Proyecto de vida, en el que no sabemos si estaremos nosotros presentes o no, o puede estar en la negación y la evasión, de la que saldrá cuando haya aceptado la realidad.

Pidamos para él, o ella, muchas bendiciones y vamos a enviarle energía positiva para que triunfe en sus metas.