Archivo de etiquetas| confianza

Abril 2 del 2014

Renovación 93

La tristeza puede ser como una bruma que nos impide ver el sol y recibir sus benéficos rayos, y puede ser, en ocasiones, una losa que no deja entrar a nuestro corazón ninguna alegría, gozo, placer, sensación de bienestar.

Todos, en algún momento de nuestra infancia o años atrás, hemos vivido episodios que nos causaron mucho dolor y tristeza. Es posible que, cuando eso sucedía, no tuvieramos permiso interno (externo) de mostrar lo que sentíamos, y lo ocultábamos diciendo: No es para tanto, ya pasará, las cosas van a cambiar, tal vez si yo me porto mejor él (ella) no…. Él o ella podían ser nuestros padres, nuestra pareja, o la persona con la cual manteníamos una relación de codependencia.

Ese dolor y esa tristeza fueron reprimidos, mas no desaparecieron, quedaron en nuestra mente esperando poder salir algún día y, en muchas ocasiones, lo hacen en una forma abrupta, fuera de lugar y tiempo, en una dimensión que excede la vivencia actual.

Dejemos ir esa tristeza, lloremos, sequemos las lágrimas, y resolvamos asuntos pendientes. Si lo que necesitábamos en aquel entonces era aprobación, aceptación, confianza, amor y no los recibimos, en estos momentos tenemos la capacidad de auto-reparentalizarnos y llenar los huecos que venimos cargando hace tanto tiempo.

Poco a poco, vamos a dejar salir nuestra tristeza y el dolor que la rodea, buscando ayuda si es necesario, asimilando cada situación, extrayendo el aprendizaje implícito en ella, y vamos a seguir sin esa carga del pasado para tener un mejor presente, y un futuro pleno de la satisfacción de ser autónomos, libres, interdependientes con personas sanas y felices.

“Dejemos ir la tristeza del pasado para vivir un mejor presente y construir un futuro feliz”

Nota: Libro sobre reparentalización: ¡Libre! de Muriel James, Editorial Fondo Educativo Interamericano.

LAS DIEZ PUERTAS

Hemos visto un sendero que puede conducirnos a incrementar el conocimiento sobre nuestra personalidad, nuestras emociones y sentimientos, y para incorporar actitudes y acciones que nos faciliten ser cada día mejores seres humanos.

Algunas de las puertas las manejé en varios segmentos para hacer más completo y accesible el tránsito a través de ellas, otras las mencioné en forma breve porque todos ustedes las conocen y, espero, las dominen.

Les recuerdo cuáles son:

1.- IDENTIDAD

2.- OPTIMISMO

3.- CONFIANZA

4.- AUTOCONOCIMIENTO

5.- ESPERANZA

6.- EMOCIONES

7.- PERSEVERAR

8.- DAR

9.- PERDÓN

10.- ESPIRITUALIDAD

Lo que sigue es poner en práctica todo esto, todos los días, todas las semanas, todos los meses, todos los años, toda la vida.

Yo las organicé en la forma en que consideré les sería más fácil seguir el camino, ahora ya son todas suyas.  Habrá ocasiones en que será conveniente recurrir a una más que a otra, no hay un orden específico para su utilización, tú decides (intuitivamente) cuál es la que necesitas en un momento determinado y la practicas con entrega y amor.  Estoy segura que tendrás éxito si te comprometes contigo misma(o) en tu formación integral.

 

Séptima puerta: Perseverancia

Perseverar significa tener firmeza y constancia en la ejecución de los propósitos y en las resoluciones del ánimo, o dicho e otra forma, poner dedicación y firmeza en las actitudes e ideas o en la realización de las cosas.

 Aprendemos a perseverar desde la infancia mediante el manejo de la frustración y la confianza que tengan en nosotros quienes nos formen, que pueden ser los padres, abuelos o personas sustitutas.

Si hemos tenido la buena fortuna de haber tenido unos padres amorosos, que nos aceptaron y confiaron en nosotros desde que nacimos, que supieron o intuyeron que sí teníamos la capacidad para resolver las situaciones complejas o difíciles que se nos atravesaban en el camino, ya fuera caminar solos, subir una escalera, comer o vestirnos sin ayuda, etc., si ellos  permitieron que nos equivocáramos y aprendiéramos de nuestros errores, es probable que hoy día sepamos manejar la frustración.

Si por el contrario, nuestros padres fueron sobreprotectores, se anticipaban a lo que queríamos decir, interpretaban (o lo intentaban) nuestro pensamiento y nuestros deseos y los complacían de inmediato, y/o si fuimos muy hábiles utilizando la manipulación, el sabotaje o la agresión contra ellos para lograr algún capricho o para obtener algo que nos agradaba, puede ser que esperemos que todos nos complazcan de la misma manera, y si no lo hacen, cambiemos nuestra conducta hacia ellos, o demandemos algo más bonito, importante, valioso, que aquello que no nos están otorgando.

Al haber recibido el aliento y el apoyo de continuar el aprendizaje de cualquier destreza en la infancia: tomar la cuchara y llevarla a la boca, caminar solo, controlar esfínteres, etc., no sólo conservamos el dominio de la actividad que llevábamos a cabo una y otra vez, sino el aprendizaje de que si perseveras en una conducta o una acción, vas a lograr llevarla a cabo según lo deseas.

Es importante aquí mencionar el efecto Pigmalión, que en palabras sencillas quiere decir que las expectativas del maestro, aunque no sean verbalizadas o mostradas en forma notoria,  influyen en el aprendizaje del alumno y los resultados esperados.

El amor, la aceptación y la confianza que se depositen en el bebé, van a definir muchas cosas en su personalidad, una de ellas, su manejo de la frustración y la perseverancia ante cualquier reto que se le presente.

Tal vez tú no tuviste la suerte de ser formado con amor, aceptación y confianza total, no importa, tú puedes reparentalizarte y empezar hoy mismo a modificar lo que sea necesario para incluir dentro de tus capacidades la perseverancia.

Bibliografía:

  • James, Muriel “Libre” Ed. Fondo Educativo Interamericano.
  • James, Muriel & Jongeward, Dorothy, “Nacidos para triunfar”.  Ed. Fondo Educativo Interamericano.
  • Satir, Virginia, “En contacto íntimo”. Ed. Pax
  • De Melo, Anthony, “Autoliberación interior”, Ed. Vida Nueva.

Todos los libros de estos autores, los del doctor Eric Berne, creador el Análisis Transaccional, los del doctor Lair Ribeiro (PNL), son excelentes fuentes para adquirir técnicas para modificar o incorporar elementos que nos permitan una formación integral y muchos de ellos pues bajarlos en forma gratuita en internet. 

 

 

 

PUERTA 5: LA ESPERANZA

Si buscamos en el diccionario la definición de esperanza, vamos a encontrar lo siguiente:

  • Confianza en que ocurra (o en lograr algo) que se desea.
  • Virtud teologal que forma una trilogía con la fe y la caridad.
  • Valor humano universal.

¿Qué tan importante es en nuestras vidas?  Puede ser la diferencia entre vivir y morir, la salud y la enfermedad, la depresión y la estabilidad, la derrota y el triunfo.  El impacto de tener esperanza es enorme y determinante en nuestra calidad de vida y favorece el que podamos utilizar y/o aplicar otros valores como la paciencia, la perseverancia, la fortaleza.

Como tanatólogos sabemos que si un enfermo terminal, o en fase terminal, cae en la desesperanza, puede sumirse en una depresión profunda que empeore sus condiciones de vida.

En esos casos, cuando la vida parece haber perdido su significado, y nos damos cuenta que todo aquello por lo nos que hemos esforzado tanto en poseer: casas, autos, lujos, dinero, negocios, no nos sirven para recuperar la salud perdida, es muy importante encontrar la esperanza como el recurso que va a facilitar nuestro tránsito por el camino inhóspito y difícil que nos aguarda o por el ya estamos caminando.

No sólo en casos tan drásticos vemos la relevancia de la esperanza, sino en muchas circunstancias de la vida en que todo parece terminarse, en que todo sale mal, el panorama es de lo más oscuro e incierto, nos sentimos acorralados e impotentes ante fuerzas superiores a nosotros y, por lo tanto, no encontramos el significado de nuestra vida ni tenemos claro el para qué está sucediendo tal o cual cosa.  Cuando encontramos la esperanza y la alojamos en nuestro corazón, podemos con levantar la frente y continuar hacia adelante con un esfuerzo renovado y renovador, ya sea para lograr obtener un empleo, mejorar nuestros ingresos económicos, recuperar la salud física, mental y emocional, o acudir a la cita con la muerte con la sensación de haber cumplido nuestra misión en esta vida.

La esperanza no es el optimismo maníaco, no es fingir que no existen los problemas o las situaciones críticas y adversas o ignorarlas, es una forma de enfrentar estos para encontrar soluciones si las hay y, si no las hay, buscar nuevos caminos, una alternativa diferente o estudiar todas las opciones que podamos utilizar en cada caso, para salir delante de la situación en que estamos inmersos.

Esperanza es tener fe en que una fuerza de nuestro interior nos guiará de la oscuridad hacía la luz. Esa fuerza está unida, forma parte, deviene y busca su camino hacia la Luz. Saber aquietar el bullicio de la mente y escuchar esa voz interna puede ahorrarnos muchas lágrimas.  

La meditación es un recurso muy poderoso para este viaje interno, cada vez que tengas oportunidad, practícala, te asombrarán los resultados.

Si tú estás pasando por una situación crítica busca:

  • el sentido de para qué está sucediendo “eso” en tu vida.
  • cuál es el mensaje que trae consigo.
  • cuál es la lección que puedes aprender,
  • fortalece tu fe, tu confianza, tu optimismo asertivo.
  • escribe y/o lee cada mañana y todas las noches, tus afirmaciones.
  • revisa tu inventario de competencias.
  • consulta todo lo que conforma tus fortalezas, tus áreas positivas, tus logros, tus cualidades y virtudes.
  • rememora cada día una vivencia feliz, plena del pasado.

Recuerda que todo esto es conveniente hacerlo por escrito. Espero que tu cuaderno ya esté muy avanzado y me encantará recibir tus comentarios sobre ello.

absoluto de nuestro interior, la que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz. Cuando el amor profundo de tú vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas….. el mensaje no es que no te lo mereces….. el mensaje no es que no eres importante….. el mensaje es que tú mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas ó esperas, no lo veas como rechazo ó mala suerte…. simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas obtener de la vida. La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras distintas ó diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía, comprensión, ternura. Otros sobrevivimos día a día, semana a semana, mes a mes, y de año a año. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos con alegría, que la vida , con sus constantes alegrías, y sus penas, debe ser vivida a plenitud día a día. Día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, tenemos ese poder absoluto, gozando cada momento que nos ofrece la vida, y regocijándonos de cada sueño. Porque, cada día es nuevo y flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros más anhelados sueños, en un mundo futurista.

Puerta 5

AUTOCONOCIMIENTO

Recordemos que hemos abierto tres puertas:

1.- Identidad: sexo, nacionalidad, raza, social, cultura, creencias.

2.- Optimismo: definición, origen, conveniencia, pesimismo, depresión, psicología positiva, ventajas, optimismo sano y realista, acciones para incrementarlo.

3.- Confianza: En mí mismo, en los demás, en un Poder superior y/o en un Orden Universal. Definición,  análisis personal, origen, desconfianza, afirmaciones.

Toca el turno a la cuarta: El Auto-conocimiento que, como su nombre lo indica es la capacidad de tomar conciencia de quienes somos, cuál es nuestro inventario personal de fuerzas y debilidades; de logros y experiencias adversas y el aprendizaje que extrajimos de ellas.

Ya hemos avanzado algo en este camino al llevar a cabo las reflexiones que hemos propuesto en cada capítulo, que nos han conducido a identificar los puntos que requieren alguna modificación (incrementar, disminuir o eliminar) en nuestra identidad, en la forma cómo enfrentamos los retos que se nos presentan, al detectar si somos controladores y cuál es nuestra posición existencial, si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en un Poder superior. Es el momento de echar un clavado a tu interior y descubrir el valioso potencial que está ahí para que logres tus metas en la vida.

Muchas veces la imagen que tenemos de nosotros mismos no concuerda con la que perciben las personas a nuestro alrededor. ¿Por qué?  Existen varias posibilidades, una de ellas es que se tenga internalizada una imagen del Yo ideal y se esmere por actuar en base a ella, lo que se traduce en una falta de autenticidad, de aceptación de lo que uno es en ese momento. Los demás lo perciben empáticamente y no “compran” la idea.

Si se parte de la premisa de aceptar lo que uno es como una consecuencia de lo que ha asimilado a lo largo de la vida, sin culpar a nadie por lo que no se tiene,  falta o sobra, estaremos a cargo de nuestra vida. No somos marionetas ni víctimas del pasado, somos los conductores del volante y podemos dirigirnos adonde nos convenga aquí y ahora.

Hay muchos ejercicios que pueden facilitarte la tarea de descubrir quién eres y cómo te perciben los demás. Compartiré algunos:

a)     Escribe Yo soy………..y pon todo lo que se te ocurra.

b)    Haz una lista de todos los aspectos positivos de tu personalidad. Te recomiendo ser sintético y buscar una palabra que represente lo que quieres decir, no anécdotas largas, por ejemplo: inteligente, amable, cariñoso, solidario, simpático, disciplinado, etc.  No importa si la lista es larga, es un magnífico síntoma de que tu inventario personal positivo es muy extenso y eso va a ayudarte en la vida.

c)     Si hay una resistencia a utilizar alguna parte positiva de tu personalidad en algún contexto específico, por ejemplo, si sólo eres amable en la oficina y en la casa no, anótalo. El hecho de que no lo apliques en algún lugar o circunstancia, o con determinadas personas, no implica que no esté en tu interior. Más adelante será motivo de reflexión ver qué hay detrás de esa resistencia.

d)    Deja la modestia a un lado. Sé realista y objetivo.

e)     Si surgen conceptos negativos, anótalos en otra hoja y focaliza los aspectos positivos primero.

f)      Rememora todos los eventos que puedas del pasado para extraer los elementos positivos qué utilizaste.

Es conveniente tener un cuaderno e ir resolviendo ahí todas tus reflexiones, conclusiones, dudas. Esto te va a facilitar un acceso ordenado, rápido y directo a tu base de datos personal , y será un parámetro cuando lo compares con tu desempeño futuro. Te deseo mucho éxito en esta tarea.

g)