Archivo de etiquetas| complejo de inferioridad

¿COMPLEJO DE INFERIORIDAD?

 

En algunas ocasiones, personas que tienen este complejo, como mecanismo de compensación, proyectan conductas opuestas a él. Veamos algunas:

  • Pueden ser grandilocuentes, intentar ser líderes a como dé lugar, sin importar si el guiar a otros al fracaso o al desastre sea la única meta.
  • Necesitan la palestra, que hablen de ellos (bien o mal)
  • Es imperioso que los reconozcan, causar impacto (positivo o negativo).
  • Por lo general son mitómanos: crean su fantasía, su delirio, y se lo creen a pie juntillas, hasta el punto en que esa mentira se vuelve su realidad.
  • No reconocen sus errores.
  • Cuando las cosas no salen “bien”, son los otros los “culpables”. Ellos son víctimas de unos padres tiranos, una pareja dominante, una institución restrictiva, un gobierno opresor.
  • La responsabilidad no es uno de sus atributos.

¿Encuentran algún personaje público que encaje con este perfil conductual?

Cualquier parecido con alguien de la vida real es pura coincidencia.

 

Anuncios

TRABAJO EN EQUIPO = ÉXITO

Los mexicanos aceptamos, a nivel cognitivo, la frase de que el trabajo en equipo es la forma más rápida y efectiva para alcanzar el éxito. Al entrar en juego las emociones y los sentimientos, olvidamos esta premisa y nos dedicamos a buscar lograr sólo nuestros intereses. ¿Por qué? ¿Es parte de nuestra idiosincrasia?

Hace algunos años tuve la oportunidad de visitar Huamantla, en el Estado de Tlaxcala, México, la noche del 14 de agosto, a la que llaman “la noche que nadie duerme”, víspera de la fiesta de la patrona del lugar, la Virgen de la Caridad.

Desde los primeros días de agosto, los habitantes del lugar hacen diversas ofrendas florales en el atrio del templo de la Virgen, mismas que cambian cada tres días, y celebran diversos rituales católicos.

El día 14 de agosto, las calles alrededor del templo se vuelven peatonales y los vecinos se avocan a una competencia sobre qué calle es la mejor decorada. Figuras y flores de papel multicolores, cadenas de papel de china, formas originales de papel “picado”, adornan puertas y ventanas, postes y luminarias. Alrededor del mediodía, empiezan los alfombristas a llenar unas figuras que ellos diseñaron sobre el pavimento, con arenilla y serrín de colores, formando un tapete que termina en cada esquina.

Son personas humildes, pobladores de la región. Recuerdo que al verlos reflexioné sobre el trabajo en equipo que llevaban a cabo. No había gritos, órdenes, confusión, nadie interfería con el trabajo del otro. Aparentemente o había un líder manifiesto, un supervisor, alguien que mandara, corrigiera, criticara.

Había una sincronía perfecta en tiempo, método, esfuerzo y una calidad total en el desempeño de lo que cada uno hacía: poner el tramo de plantilla, acarrear los recipientes de la arena de diversos colores necesaria para cubrir la figura, retirar los recipientes vacíos. Poco a poco se observaba el tapete ya con forma. Me dijeron que previamente se juntaban y hacían varios diseños y elegían entre todos uno que era el que los iba a representar en el concurso. Era como presenciar la ejecución de un concierto: cada integrante cubre su función con el 100% de su entrega y amor, “entra” y “sale” a tiempo colaborando con su instrumento a crear un todo armónico y bello.

Ahí comprobé que el mexicano sí sabe trabajar en equipo. Son los malos líderes quienes que siembran la discordia y fomentan el complejo de inferioridad y azuzan la rivalidad (no la competencia), los que logran que los miembros de un grupo saquen lo peor de su interior para opacar el resultado del otro, sin importar si eso afecta el resultado final. Esas personas pueden formar un grupo, mas no integrar un equipo.

En el atrio de la Basílica, adornan unos camiones con flores de todos tipos y tamaños, formando figuras muy bellas, en especial el que va a llevar a la Virgen a la procesión que inicia a las 12 de la noche. Dentro del templo, hay personas que han pasado tal vez una o dos noches esperando la Misa que hay después del desfile, que dejan un pasillo para que uno se forme y suba al altar y pase por la parte de atrás para tocar el manto de la Virgen y salir en orden del recinto.

Los carros alegóricos y muchas niñas vestidas de blanco, algunas con trajes típicos, más una gran cantidad de feligreses con velas y farolas, acompañan a la Virgen y transitan sobre las alfombras que tapizaron las calles toda la tarde, visitando templos cercanos donde los reciben con juegos pirotécnicos, ovaciones y cánticos, y así pasa la noche hasta que llegan a la Basílica al amanecer, donde le cantan las mañanitas a la Virgen y empieza la misa conmemorativa. .

Hay un recinto ferial y, por toda la ciudad, los propietarios de las casas venden en las puertas de sus casas, todo tipo de antojitos mexicanos.

Los días siguientes se lleva a cabo la “Huamantlada”, que es una especie de “ Pamplonada”, o sea que corren los toros por las calles hasta que los encierran, mientras jóvenes buscan correr delante de ellos o darles un capotazo.

Es un festejo al que acuden muchos extranjeros por lo singular y emotivo, que termina el domingo siguiente a la Noche en que nadie duerme. Se los recomiendo.

 

Huamantla 4       Huamantla 5

 

 

 

 

 

 

 

Otro ejemplo de trabajo en equipo es el que llevó a cabo el equipo de futbol América en la final del campeonato. Yo soy partidaria del equipo Cruz Azul, el que una vez más comprobó que tiene mentalidad de segundo lugar, ni modo.

Honor a quien honor merece: los americanistas, a pesar de estar en inferioridad numérica, mostraron una integración tan fabulosa que parecían que eran diez todo el tiempo, y hasta su portero vino a luchar por meter un gol. Dominaron y tuvieron el balón la mayor parte del tiempo, y lo que les faltó a la hora de concretar, lo suplieron con una persistencia que les llevó a anotar dos goles en los últimos minutos del partido para irse a penales.

Ahí no había individualidades, eran un equipo, había un nosotros, en el que era tan valioso el uno como el otro, sin importar posición en el terreno, antigüedad, prestigio, etc. Tenían un objetivo y todos se avocaron a lograrlo. Son los campeones de este año.

Un ejemplo más fue el equipo del Bayer Munich. Verlos jugar en la eliminatoria final fue una delicia de armonía, entendimiento, objetividad, precisión, compañerismo, mentalidad de equipo. Son los campeones de Europa. A ver qué hace el Pep Guardiola con esa maravilla de conjunto que funciona como una maquina suiza perfectamente engranada. ¿Será posible más eficacia y contundencia?

Voy a plantearle el objetivo del trabajo en quipo a mis alumnos de tanatología para que puedan formar parte de un equipo de salud que funcione armónicamente, y puedan acompañar al enfermo terminal y su familia, en el difícil camino de aceptar y darle un sentido a su muerte.