Archivo de etiquetas| cáncer

¿MORIR PARA VIVIR ?

Una querida amiga me envió un video de la conferencista Anita Moorjani, una mujer de 58 años que luchó contra el cáncer durante 4 años quien relata que, al entrar en coma, tuvo una experiencia extra-corporal de sí misma, en la se dio cuenta que tenía un mensaje que compartir acerca de lo que su enfermedad, el cáncer, le había enseñado.

Pueden creer o no en este tipo de experiencias, que ya han sido ampliamente documentadas, lo que no le resta utilidad a todas sus reflexiones sobre la salud y la enfermedad. Por ejemplo, ella dice que estaba ya enferma antes de tener cáncer, y que éste vino para enseñarle a valorar la vida, el tiempo, a los seres queridos.

Ha escrito varios libros: “Dying to be Me” (Muriendo para ser yo) y “What if this is heaven?” (Y si esto es el cielo?), los que plantean interrogantes que nos llevan a rescatar muchos valores tal vez olvidados, y a establecer otras prioridades en nuestra vida.

En su conferencia menciona cinco puntos básicos para tener salud:

1.- Amarnos a nosotros mismos.

2.- Vivir sin miedo.

3.- Vivir con buen humor, risas y alegría

4.- Aceptar que la vida es un don, un regalo y los retos, también.

5.- Ser nosotros mismos. Aceptarnos y abrazar nuestra unicidad.

Los invito a entrar a su página y meditar acerca de las premisas que comparte:

http://anitamoorjani.com/

 

EL VIDEOJUEGO DEL CÁNCER

En la página 24 del periódico El Pais del día de hoy, lunes 11 de enero del 2016, firmado por el periodista Ángel Luis Sucasas, sale un artículo titulado “El videojuego del cáncer”, en el que Ryan y Amy Green, padres de un niño de 5 años que falleció tras 27 meses de tratamiento contra el cáncer que padecía, decidieron compartir su experiencia durante el corto tiempo que tuvieron a su hijo con ellos.

Elaboraron, ayudados por especialistas (Numinous Games), un videojuego al que llamaron: ”That dragon cáncer” que se divide en 12 capítulos, que tienen la misma duración y que pueden jugarse en el orden que se desee.

Al principio, el jugador comienza manejando un pato, uno de los que el niño alimentaba con migas de pan cuando sus padres lo llevaban a un estanque, que pregunta al hermano del niño enfermo por qué éste no puede hablar sino balbucear. Los Green explican que es por el cáncer atípico del sistema nervioso que padece.

En otro capítulo, el niño enfermo vuela sujeto a unos globos, mientras las células cancerígenas, representadas como manojos de zarzas negras, van reventando los globos hasta que el niño cae.

Incluyeron un toque de realismo mágico al incluir un videojuego dentro de su videojuego, que convierte al niño enfermo en un héroe medieval que enfrenta a un dragón negro invencible: su enfermedad.

Pensamos que el objetivo de esto es catártico por una parte, y por la otra, es la comunicación empática con otros padres que estén pasando por circunstancias semejantes a las suyas.

Existen videojuegos especiales, dedicados a niños, en los que ellos pueden “matar” al enemigo: las células cancerosas que invaden su organismo. Se han hecho investigaciones y se ha comprobado que puede presentarse una disminución de éstas tras el juego.

Veremos en que deviene esta medida de utilizar un videojuego para otros fines que no sea la distracción.

DESESPERANZA = SUICIDIO

Durante la madrugada de ayer, un vecino del edificio contiguo al mío, se arrojó al vacío desde el décimo quinto piso, muriendo de inmediato.

Me enteré que se trataba de un hombre mayor que había padecido cáncer durante varios meses, en los que estuvo sometido a tratamientos de quimioterapia que, al mismo tiempo que luchaban por acabar con las células malignas, minaban su energía y la esperanza de vencer a la enfermedad, al no dar resultados favorables.

Ante este evento me surgen varias preguntas:

• ¿Salida fácil?

• ¿Sabemos lo que se siente ante un dolor que no disminuye y atormenta el cuerpo y el alma día tras día, sin parar, sin ceder?

• ¿Comprendemos la sensación de impotencia al percatarse cómo se acaban las fuerzas para luchar, mientras la enfermedad mortal avanza como un ejército hitleriano, devastando todo a su paso?

• ¿Podemos acaso imaginar el cansancio infinito de luchar día y noche contra lo que parece un imposible?

• ¿Hasta dónde puede un ser humano sostener la esperanza y la fe? ¿Más allá de las torturas corporales y anímicas?

• ¿Hasta cuándo es posible ver el sufrimiento de nuestros seres queridos ante la muerte progresiva e imparable que nos quita la vida con dentelladas dolorosas?

• ¿Cuándo es el momento de tirar la toalla?

• ¿Por qué no tener la libertad de decir: “Hasta aquí”?

• ¿Será por casos como éste que la Asamblea Francesa autorizó la sedación terminal?

Vienen a mi mente muchas interrogantes más que me harán reflexionar, meditar, razonar mucho.

Por lo pronto, considero que no somos nadie para juzgar, criticar, censurar, el acto de suicidio de un enfermo terminal, en fase terminal, si no hemos vivido en carne propia el infierno que lo llevó a terminar en forma abrupta con su vida.

Hagamos una oración por él, para que su espíritu llegue a su destino final y se llene de una paz infinita.

CÁNCER

Palabra que genera una sacudida en nuestras vidas que llega hasta lo más hondo de nuestro ser.

Nos impacta igual que se presente en cualquiera de los órganos o tejidos de nuestro cuerpo, porque tenemos la sensación de estar contaminados y sucios, e inmediatamente, la asociamos con la palabra muerte.

Lo más inteligente es evitar ser víctimas del cáncer y, para ello hay muchas medidas preventivas, no sólo la revisión periódica de nuestro cuerpo por los especialistas, análisis, estudios radiológicos, etcétera, sino el evitar los factores comúnmente asociados a la enfermedad, el primero y más importante, nuestro sistema inmunológico.

Si nuestras defensas están bajas, podremos contraer cualquiera de los virus, bacterias, microbios, que pululan en el ambiente. Si nuestra salud es óptima, no sólo la salud física, sino también la mental, psicológica, emocional y espiritual, será muy difícil que nos enfermemos, aun cuando tengamos propensión genética a determinados padecimientos.

Esa es nuestra principal meta: vivir una vida de calidad en todos los sentidos, con lo cual evitaremos enfermarnos.

Ahora que si ya me diagnosticaron algún tipo de cáncer, en cualquier fase, lo que me conviene es luchar con toda mi energía física, mental, psicológica, emocional y espiritual para erradicar el mal de mi cuerpo.

Una de las vías puede ser revisar cuáles fueron los factores que causaron que mi sistema inmunológico bajara, tras lo cual yo modificaré, incrementaré, sustituiré, incorporaré, lo que sea necesario para encontrar el equilibrio total de la salud en todos mis campos energéticos. Esto es necesario hacerlo en forma intensiva y con premura.

Se habla de factores comunes en muchos casos, como pueden ser:

• estrés intenso y sostenido en el tiempo que no se maneja en forma asertiva,

• agotamiento emocional que deviene de reprimir nuestras emociones y aparentar sentir lo que los demás esperan de nosotros,

• albergar por mucho tiempo sentimientos negativos que terminan por corromper no sólo nuestro ánimo, sino nuestro organismo también.

Identificarlos y modificarlos será la llave hacia la salud. Utilizar los mecanismos defensa mentales como la intelectualización, racionalización, proyección, represión, etcétera, sólo nos mantiene en un juego psicológico mientras el cáncer avanza sin perder su ritmo.

He sido testigo de muchos casos en que personas, con un diagnóstico de cáncer en fase 3 y 4, que se rescatan a sí mismos, no sólo logran que la enfermedad entre en remisión, sino que, en ocasiones, desaparezca. Ellos cambiaron su Argumento de vida por un Proyecto de vida, rescataron sus valores y vivieron de acuerdo a ellos, contactaron con su fuente de Poder interno y su espiritualidad, modificaron sus patrones mentales anacrónicos y nocivos, con lo que generaron una actitud positiva, no sólo de sobrevivientes de cáncer, sino de triunfadores en la vida.

Abril 18 del 2015

Extirpar ovarios para prevenir cáncer

La actriz Angelina Jolie se sometió la semana pasada a una cirugía para extirpar sus ovarios y trompas de Falopio, con el fin de evitar que llegue a padecer cáncer.

Hace dos años tomó la decisión de que le practicaran una mastectomía doble preventiva debido a que un análisis de sangre reveló que tenía una mutación en el gen BRCA1, lo que significaba un 87% de riesgo de padecer cáncer de mama y un riesgo del 50% de cáncer de ovario. Su madre, abuela y una tía habían muerto de cáncer.

Angelina dio a conocer todo esto para que las mujeres sepan que hay varias opciones preventivas ante el cáncer.

La extracción de los ovarios trae consigo una menopausia prematura, lo cual puede manejarse, en el aspecto físico, con una terapia hormonal sustituta. En el aspecto familiar, la actriz tiene 39 años y tiene tres hijos biológicos, más tres adoptivos, así que ya “cumplió su cuota”.

Desde el punto de vista anímico, considero que la gran labor altruista que lleva a cabo le brindará muchas satisfacciones por dejar huella, además de ser una actriz exitosa en su género.

Consultar:

http://www.elpais.com

http://www.eluniversal.com.mx/

http://www.diariopopular.com.ar

http://www.dailymail.co.uk/

http://www.theguardian.com

http://www.nytimes.com

https://www.yahoo.com/…/why-angelina-jolie-pitt-

http://www.bbc.co.uk/news/entertainment-arts-32030154