Archivo de etiquetas| caída libre

Caída libre

Hablamos el otro día sobre Félix Baumgartner, deportista austríaco que rompió, el 14 de octubre pasado, varias marcas: salto desde la máxima altura, máxima altura de un globo tripulado, máxima velocidad de caída.
Se dice rápido y no deja de causarnos escalofríos el pensar en todo lo que implicó el salto que llevó a cabo. Al abrir su cápsula, Baumgartner enfrentó una presión inferior a una centésima de atmósfera; una temperatura de 20 grados bajo cero, y una fuerte radiación ultravioleta del Sol. Su protección era una escafandra parecida a la que utilizan los astronautas en sus caminatas espaciales, y un visor muy entintado que le protegía de los rayos ultravioleta y del roce del aire.

Otro de los riesgos en las caídas libres es la aparición de giros descontrolados, donde la persona puede verse atrapada en una rotación horizontal (como si estuviese acostado en un carrusel a más de 200 giros por minuto), lo que puede causar que la sangre se acumule en las extremidades o en la cabeza y se puedan presentar desde pérdida de la visión hasta diversos tipos de accidentes cerebrovasculares (hemorragias). Durante unos segundos Baumgartner perdió el control en esta forma, hasta que logró estabilizarse.

Las crónicas deportivas mencionan que la caída de Baumgartner se aceleró hasta alcanzar los casi 1 350 kilómetros por hora, después de caer los primeros 10 000 metros en alrededor de 40 segundos. Al atravesar la barrera del sonido, el aire se comprime en forma violenta y provoca esfuerzos extras de la estructura de un avión, pudiendo inclusive dañarlo. Esta compresión es la que produce los estampidos sónicos. Es probable que, aunque fuera por unos segundos, Baumgartner sintiera los efectos de esa compresión.    Revisando antecedentes vemos que varios paracaidistas han muerto al intentar superar la marca establecida a causa de la despresurización. En fin, la hazaña implicó muchos riesgos, mucha preparación, determinación y osadía.

Ahí es donde yo entro en conflicto. Entiendo que es rompiendo los límites como se han logrado metas como caminar en la luna, volar de un continente a otro, cruzar a nado el Canal de La Mancha, escalar por primera vez el Everest (Sir Edmund Hillary) etc. ¿Hasta dónde es conveniente arriesgar la propia vida? ¿Se trata de personalidades suicidas? En la lucha de las pulsiones que nos llevan hacia la muerte o hacia la vida, ¿dónde está el umbral de la cordura y de lo racional de estas personas?     Un corredor de autos o un torero, que hacen de esta actividad su profesión y su modus vivendi, me hacen pensar en motivaciones suicidas inconscientes.

Por otro lado, ha habido muchos hombres y mujeres pioneros que rompen límites y amplían horizontes. Por ejemplo: Marie Curie (Varsovia, Polonia 1867-París 1934, donde se nacionalizó francesa), fue una mujer y profesionista admirable. Obtuvo una licenciatura en Física y otra en Matemáticas y se doctoró en Física. En 1903 fue la primera mujer en recibir un premio Nobel, el que obtuvo en Física junto con Henri Becquerel. Fue la primera mujer profesora en la Universidad de París desde su fundación 650 años antes. Fue la primera persona que recibió dos premios Nobel en dos disciplinas distintas, ya que en 1911 recibió en forma individual el Nobel de Química. Sus trabajos sobre la radioactividad, los rayos X, varios elementos químicos y el descubrimiento del radio(1895), fueron muy valiosos y, es probable que el trabajar tantos años con materiales radioactivos, cuando aún no se sabía el impacto negativo que podían causar, le haya generado la anemia aplásica de la que murió.

Vale la pena reflexionar sobre la motivación de los que rompen barreras y estudiar su vida en paralelo para ver el equilibrio que hay en ella. ¿Ustedes qué opinan?

Fuentes: www.elpais.com

http://www.youtube.com/watch?v=r-TCO2IdoTA

http://www.redbull.ca/…/Red-Bull-Stratos-FelixBaumg

http://www.redbullstratos.com/the…/felixbaumgartner

http://www.elperiodico.com/…/noticias/…/baumgartner-nacido-para-

http://www.eluniversal.com.mx/noticias.html

http://www.hola.com/tags/actualidad/felixbaumgartnerEspaña

y pueden encontrar información en todos los diarios nacionales e internacionales

ROMPER BARRERAS

El austriaco Felix Baumgartner, de 43 años (Salzburgo, Austria 1969),  se convirtió en el primer hombre en romper la barrera del sonido sin propulsión al saltar desde 39 000 metros de altura en caída libre.

Después de un ascenso de más de dos horas y media a la estratósfera, en una cápsula presurizada colgada de un globo estratosférico, llegó a una altura de 39 068 metros, abrió la escotilla de la cápsula y saltó al vacío. Tardó nueve minutos en volver a la superficie terrestre, ya con el paracaídas desplegado, en el desierto de Nuevo México, en Estados Unidos.  Según la organización de este salto, llegó a caer a 1137 kilómetros por hora superando la velocidad del sonido.

Entrenado en paracaidismo en el ejército austríaco, ha dado varios “saltos imposibles”: desde las Torres Petronas en Kuala Lumpur, Malasia o desde el Cristo Redentor de Río de Janeiro, Brasil.

Llama la atención el esfuerzo por romper barreras, lograr nuevos records, vencer desafíos de Baumgartner. ¿Será la sensación de volar la que lo cautiva? ¿Es acaso la necesidad de probarse a sí mismo que puede lograr lo que para otros es imposible?  No lo sabremos hasta que él comparta su motivación.

Lo que sí podemos asegurar es que detrás de este logro hay toda una vida de disciplina, esfuerzo, dedicación, amor y pasión por lo que hace, audacia, valor, osadía, confianza, entrenamiento y labor de equipo.  Es uno el que salta, son muchos los que están en la sombra, haciendo posible ese salto.