Archivo de etiquetas| bioquímica

1°  de Agosto…

Hoy es día primero de mes. Es probable que ya hayas prendido tu vela o veladora si cumples con la tradición de bendecir el día 31 de diciembre, 12 velas para prender una cada día primero de mes, al mismo tiempo que haces una oración para conectarte con la energía positiva del universo (o con tu Dios), para estar en sintonía y agradecer todo lo que SÍ tienes.

Vamos a empezar una práctica diaria, algo que no sea difícil, no cueste dinero y que nos haga sentir bien. El objetivo es tenerlo presente durante todo el día. Si tú no puedes abrir tu PC por la mañana, abre el blog por la noche y lo aplicas al día siguiente.

Hoy nos vamos a tomar unos minutos, con los ojos cerrados, para agradecer todo lo que si tenemos en nuestro cuerpo sin ponerle peros. Te voy a dar un ejemplo:

“Gracias por mis ojos que me permiten ver todas las maravillas de la naturaleza; por mis piernas que me llevan y me traen de tantos lugares a través del día, por mis brazos que me permiten vestirme, guisar, escribir, abrazar a mis seres queridos, por mis oídos con los que escucho la música del viento entre las hojas de los árboles, por tener un cerebro para pensar, razonar, evocar, medir, tomar decisiones, sentir….”

Sigue dando las gracias por lo que tú quieras respecto a tu persona física y todo lo que puedes hacer al utilizarla, y recuerda que, no poner peros significa evitar decir algo positivo y descalificarlo con algo negativo, como sería decir:  gracias por mis piernas aunque están medio torcidas.

Con tan sólo concentrarte en una oración positiva, vas a cambiar la bioquímica de tu cuerpo.  Si tienes una contrariedad durante tu jornada laboral o escolar, piensa en lo afortunado(a) que eres por contar con tu mente y la capacidad de pensar, con la vista, el habla, poder oir,  sentir  emociones y sentimientos, en fin, tú decidirás que es lo que más  cuenta para tí en ese momento.

Mucha suerte, sé que vas a tener un magnífico día

Manejo del estrés

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo ante una amenaza o peligro y lo prepara para dos respuestas: pelear o huir.  Compartimos con los animales el mecanismo cerebral que lo genera (cerebro reptil), y sirve para garantizar la sobrevivencia, conservación de la especie y el dominio del  territorio donde se habita.

Algunas de las respuestas orgánicas son el aceleramiento del ritmo respiratorio y cardíaco, el envío de más sangre a extremidades superiores e inferiores (vasoconstricción de arterias que nutren al estómago e intestinos), liberación de glucosa para incrementar la energía, liberación de insulina para nivelar la glucosa, y muchas otras sustancias más. Si utilizamos toda esa energía para combatir al enemigo o para huir fuera de su alcance, vamos a recuperarnos de la alteración bioquímica sufrida. Si no hacemos nada, nos quedamos con el cuerpo lleno de toxinas que, a la larga, lo van a dañar. ¿Qué podemos hacer?

  • Verificar si el peligro es REAL o imaginario. Los efectos en el cuerpo van a ser los mismos en uno u otro caso y, si es algo imaginario, podemos estar reciclando el miedo una y otra vez.
  • Si es REAL, enfrentarlo o irnos del lugar. Si nuestra vida o la de nuestra familia  está en peligro de muerte, actuar de inmediato y pedir ayuda.
  • Una vez pasado el peligro inminente, eliminar toda la carga de adrenalina y demás sustancias de nuestro organismo, practicando ejercicios de bioenergética o alguna disciplina marcial oriental.
  • Otra forma de recuperarnos es mediante la meditación, la relajación, el yoga, que incluyen técnicas respiratorias muy valiosas en este caso.
  • Utilizar la Inteligencia emocional para llevar a cabo un manejo asertivo de las emociones displacenteras y procesar los sentimientos negativos.
  • Analizar si nosotros estamos favoreciendo la presencia del estrés en nuestra vida diaria.
  • Existen situaciones como una enfermedad terminal, no tener trabajo o dinero para alimentar a la familia, que son realidades muy duras y que requieren de toda nuestra capacidad para enfrentarlos y darles la mejor solución posible. Eliminar el estrés y sus efectos negativos será un paso importante para encontrar opciones que mejoren la situación.

Estos son algunos “tips” acerca del manejo del estrés. En mi libro de “La Inteligencia emocional y el divorcio” hablo sobre la neurofisiología de las emociones y el manejo emocional. ¿Lo han leído?