Archivo de etiquetas| atleta

Enfermedad crónico degenerativa

Javier Illana García nació el 12 de septiembre de 1985 en Leganés, Madrid, España, y es un clavadista olímpico que padece una enfermedad reumática crónica. Algunos de sus logros deportivos:

Participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la disciplina de trampolín de 3 metros.

El 8 de marzo de 2009 logró la medalla de bronce en la prueba de trampolín de 3 metros de la prueba del Gran Prix de saltos de la FINA disputada en Moscú.

El 12 de agosto de 2010 se hizo con la medalla de bronce en la competición de saltos de trampolín de un metro en el Campeonato Europeo de Natación celebrado en Budapest. Un día después finalizó en cuarta posición en la competición de salto de tres metros.

El 9 de marzo de 2011 alcanzó el cuarto puesto en el Campeonato Europeo de Natación en Turín. Participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 obtuvo el 12º puesto en la final de salto de trampolín de tres metros.

En un artículo titulado “El penúltimo salto de Javier Illana”, en el diario de Galicia del pasado 20 de enero, (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm), al clavadista le requisaron el pasado mes de diciembre en el aeropuerto de Canadá, los medicamentos que toma para la espondilitis anquilosante diagnosticada el año pasado, una enfermedad degenerativa que ataca los huesos de su columna vertebral.

Durante un mes se vio privado del tratamiento, lo que ocasionó que los efectos de la enfermedad volvieran a acentuarse sobre su espalda. “Me dolía sentado, me dolía tumbado, me dolía de pie. Las veinticuatro horas del día. Incluso me despertaba en mitad de la noche con dolor. Era muy agobiante”, relató Javier Illana.

También dice que, al enfermarse, de estar entrenando seis horas al día, pasó a no poder hacer nada, y que ese periodo de inactividad le permitió resumir su biografía en las 89 páginas del libro titulado “No es el cuerpo, es la mente “(Editorial Alienta). El clavadista asume que ya no podrá entrenar ni ser el deportista que algún día fue, pero que quiere despedir su trayectoria sobre un trampolín.Vale la pena ver toda la entrevista, ya tienen el link.

También habla de Illana el periodista Antonio Nieto en el periódico el País del 8 de febrero del 2016. http://www.elpais.com

Quienes han padecido una enfermedad crónico degenerativa saben lo que es vivir con el dolor a cuestas, por ello creo importante leer el libro de este deportista y aprender cómo ha salido adelante.

En el resumen del libro dicen:

“Las emociones vienen y van y no las puedes controlar, pero sí puedes aceptarlas y saber cuál es la que predomina en cada momento. En este libro, el saltador olímpico Javier Illana nos explica que, en el deporte de élite, tan importante es la preparación física como el trabajo psicológico que realizan los atletas, y nos da las claves para aplicar esa filosofía para superar cualquier reto de nuestra vida cotidiana. Basándose en su experiencia personal, el autor explica los beneficios de la práctica del deporte desde una temprana edad, así como la importancia de una alimentación sana y equilibrada (seas deportista o no).

En estas páginas Illana también revela cómo fijarse objetivos y trazar los caminos para conseguirlos apoyándonos en las enseñanzas del deporte, qué le aportó el mindfulness (atención plena) y qué otras técnicas de concentración utiliza, al mismo tiempo que repasa los logros de otros atletas que superaron grandes retos en su vida sin olvidar la cara amarga del triunfo (el poco apoyo y reconocimiento con el que, en muchas ocasiones, se encuentran los deportistas) http://www.casadellibro.com http://www.mundodeportivo.com http://www.planetadelibros.com http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad.

http://www.elpais.com

}(http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm)

http://www.casadellibro.com

http://www.mundodeportivo.com

http://www.planetadelibros.com

http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad

Javier Illana

 

¿ATAQUE DE PÁNICO O ACCIDENTE?

En el proceso de renovación que estamos llevando a cabo, es conveniente procesar los eventos que suceden a nuestro alrededor, en especial aquéllos que mueven intensamente nuestras emociones y/o sentimientos.

Hace unos meses, cuando hablé de superación y de los juegos paralímpicos de Londres, mencioné a Oscar Pistorius como un ejemplo vivo de cómo se puede superar una minusvalía y acceder a las metas más altas.   Les recuerdo que a Pistorius le amputaron las dos piernas a los once meses, y ahí empezó a evolucionar en un camino de fe, esperanza, fortaleza, tenacidad, optimismo, superación, programación mental hacia el logro, hasta llegar a correr en las Olimpiadas, no sólo en las que practican los discapacitados, sino contra corredores a los que no les faltaba nada, mucho menos, las piernas, mientras él traía sus prótesis de titanio. El atleta se convirtió en un héroe popular en Sudáfrica, admirado y querido por todos.

Por ello, la noticia de que había matado a su novia, durante la noche, mediante unos disparos de pistola, justo el día de los enamorados (14 de febrero), nos ha impactado a todos, en una forma u otra, en lo que parece se convertirá en un juicio mediático, parecido al de OJ Simpson quien, aunque todo mundo lo consideraba culpable, obtuvo un veredicto de inocencia.

En este caso no hay factores raciales involucrados. Los dos eran jóvenes, bien parecidos, triunfadores y personajes públicos. La defensa argumenta que él sufrió un ataque de pánico y disparó, presa del miedo, con la mala suerte de que era su novia quien estaba en el baño. Argumentan que la violencia endémica que padecen en aquel país, ha causado que la población viva con el miedo de ser robada, atacada, asesinada, afectó al atleta, quien tenía varias armas para su defensa.

Hay un argumento que puede resultar adverso a Pistorius, el informe del “Consejo de Investigación Médica”, realizado en Sudáfrica, que muestra que el índice de la violencia contra las mujeres supera la media mundial por un factor de cinco. Cada cuatro minutos, una mujer es violada y cada ocho horas, una es asesinada por su pareja o por un familiar.

El reto de los abogados defensores será demostrar que Pistorius sufrió un ataque de pánico y que por eso disparó. Aquí es donde es muy importante reflexionar sobre las condiciones que pueden llevar a una persona a vivir un ataque de pánico, los factores de ansiedad, antecedentes previos que han generado miedo, etc., un exhaustivo diagnóstico psiquiátrico para valorar las emociones o sentimientos que motivaron los disparos.

Nosotros no somos atletas, ni tenemos una historia de superación como Pistorius, y sí vivimos en un país donde la violencia y la impunidad hacen de las suyas todos los días, en especial, la violencia de género y la violencia intrafamiliar. ¿Es la solución armarnos hasta los dientes, como están haciendo los cuerpos especiales de seguridad que han surgido en los pueblos, y actuar por nuestra cuenta para defendernos? No se trata de leyes o de control, sino de un estado psicológico de indefensión e impotencia que puede ser mal manejado, o rebasarnos, en cualquier momento.

Una amiga, a quien quisieron asaltar saliendo de su casa, lo que evitó al ponerse en medio de la calle, enfrente de los coches que pasaban, con lo que se generó un desconcierto general e hizo que el delincuente huyera, no quería salir de su casa después del susto, porque tenía miedo. Finalmente razonó que el asalto no era contra ella en particular, sino contra cualquier persona (mujer) que tuviera la mala suerte de atravesarse en el camino del delincuente. Así que generó una serie de acciones preventivas para el futuro y siguió su vida cotidiana. Podía haber generado un trastorno de conducta y dejar de vivir con una mentalidad sana.

Aprovechemos esta desgracia para revisar nuestros miedos y sentimientos generados por sentir amenazada nuestra vida, nuestra familia o bienes, (nuestras fobias si existen), ver su origen, analizarlos, manejarlos y procesarlos. Si son muy intensos, o están causando que vivamos “a medias”, vamos a pedir ayuda profesional para que nos orienten cómo resolverlos.

La información está en todos los medios de comunicación, escritos y hablados. Yo me enteré por:

www.elpais.com    sábado 23 de febrero/2013 (pag 23)

www.milenio.com

 

VER O VISIÓN

En la búsqueda de personas que nos puedan inspirar a ser mejores cada día, encontré mucha información en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. Uno de los atletas competidores, corredor de fondo y de maratón, de origen kenyano, llamó mi atención. Se llama Henry Wanyoike.

Wanyoike nació el 1º de mayo de 1974 en un medio rural de no fácil acceso, en una familia de bajos recursos. Empezó a correr en competencias de la escuela local y obtuvo reconocimientos por ello, lo que le abrió las puertas de competencias nacionales. Una prometedora posibilidad de destacar y ganar dinero para mantener a su familia, se abrió ante él.

Sin embargo, la mañana del 1º de mayo de 1995, cuando su madre lo despertó, muy enojada porque era tarde y no había ordeñado la vaca antes del desayuno, él protestó que lo despertase si todavía estaba oscuro. ¡En el transcurso de una noche había perdido el 95% de su vista debido a una embolia que dañó en forma irreversible los nervios ópticos! Los atisbos de luz que restaban fueron desapareciendo poco a poco, hasta hacerlo entrar en la oscuridad más difícil que pudiera pensarse.

Durante cuatro años se alejó del atletismo, hasta que entró al Centro de rehabilitación Christoffel Blind Mission, donde tomó la decisión de seguir su vida como Triunfador, no sólo en el deporte, sino como ser humano. Algunas frases dichas por él mencionan que nada se consigue fácilmente y que se tiene que lograr lo que se desea mediante el esfuerzo, el sacrificio y el sudor. Hay una que vale oro por sí misma:
                                                 “HE PERDIDO EL SENTIDO DE LA VISTA, PERO NO MI VISIÓN”

De ahí tomé el título para esta reflexión. ¿Cuántos de nosotros tenemos a la vista nuestra Visión? ¿Sabemos dónde y cómo vamos a estar dentro de cinco, quince, veinte, cincuenta años? ¿Trabajamos cada día de acuerdo con nuestra Misión para lograr nuestras metas? ¿Tenemos, por escrito, un Proyecto de vida personal?

Henry Wanyoike entrena, amarrado por un cordel no muy largo, con otro corredor, Joseph Kibunja, quien le va diciendo los obstáculos y opciones que tienen por delante. No lo hacen en pistas de atletismo por lo general, si no en caminos de terracería cerca de su casa, los que en ocasiones están húmedos o fangosos. La confianza ciega que se requiere para hacer lo que se te indica mientras corres a alta velocidad es enorme, tanto como la responsabilidad y habilidad del guía, socio, compañero, amigo, Kibunja. Esto me recuerda que todos necesitamos de todos y todos podemos hacer algo por alguien. ¿Estamos cumpliendo esta premisa?

Si quieren mayor información sobre este atleta, en la revista TIME del 3 de septiembre del 2012, viene un artículo firmado por Michael Schuman, con unas fotografías muy buenas de Dominic Nahr. También podrán encontrar datos deportivos y sobre su vida en:
http://www.cbm-nz.org.nz
wikipedia.org/wiki/Henry_Wanyoike
http://www.the-star.co.ke
http://olympics.time.com/2012/08/23/blind-faith
http://www.henrywanyoikefoundation.org/

En la actualidad, este atleta posee el record de los 5 000 y 10 000 metros, así como el del medio maratón y ganó la medalla de oro en Londres 2012 en el Maratón.
Sería muy largo enumerar todos los éxitos anteriores que ha conquistado por lo que busqué una síntesis y la encontré resumida en htpp://sportlufthansa.com
• 2007: Singapore – 6o lugar en el medio maratón (1:25:15 hrs)
• 2006: Bonn – 5o lugar en el medio marátón (1:14:44 hrs)
• 2006: 53 lugar en el Mumbai Maratón (2:52 hrs)
• 2005: Singapore – ganador del medio maratón (1:16:07 hrs)
• 2005: Wetzlar – Ganador del medio maraton (1:14:41 hrs)
• 2005: Hanover – 3er lugar entre 4,500 participantes in el medio maratón (1:11:25 hrs)
• 2004: Athens – Medalla de oro y record mundial en los 5000 metros (15:11:07 min.) y 10000 m (31:37:25 min)
• 2000: Sydney – Primera medalla de oro en los 5000 metros en las Paraolimpiadas.
En la wikipedia pueden ustedes encontrar una información detallada sobre todos sus logros.

Dentro de sus actividades personales, Wanyoike se ha dedicado a alentar el deporte en su comunidad, por ejemplo inició la carrera “Hope for the Future run“, que podríamos traducir como “Esperanza para la carrera del futuro“, que se llevó a cabo, por quinta ocasión, en su ciudad natal de Kikuyu,convirtiéndose en el segundo evento deportivo más grande de Kenya, con más de 12 000 participantes. Colabora como embajador de la Christoffel Blind Missión, Ver es Creer, el Comite Paralímpico Internacional y Luz para el Mundo. Creó la Fundación Henry Wanyoike que financia varios proyectos de ayuda.

Espíritu indomable

Leyendo en la revista TIME sobre algunos de los personajes más influyentes, me topé con una nota sobre Oscar Pistorius, un atleta y corredor paralímpico y olímpico, al que se le conoce por su espíritu indomable y su voluntad de acero.

Conocí su trayectoria cuando me documenté para un curso que di sobre el manejo del duelo ante una discapacidad el año pasado. Voy a compartir algunos datos sobre su vida.

Pistorius nació el 22 de noviembre de 1986 en Sudáfríca y cuando tenía once meses le amputaron las dos piernas por una malformación degenerativa. Le pusieron unas prótesis y caminó al poco tiempo como cualquier otro niño. Fue en la escuela donde tuvo que soportar burlas de los compañeros, ante las cuales no se dio por vencido.

Encontró en el atletismo una manera de superar su condición y en la actualidad es capaz de correr 400 metros en 46.34 segundos. Había participado (y ganado medallas) en las pruebas de 100 a 400 metros lisos en olimpiadas paralímpicas y quería lograr más, por lo que luchó en la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), hasta obtener el derecho de correr contra atletas “normales”. Lo veremos en Londres 2012.

La determinación, un espíritu invencible, la capacidad de soñar y construir sus sueños, que ha mostrado, lo llevan a ser un ejemplo para todos aquellas personas que tienen alguna discapacidad física, y también para los que teniendo todo en la vida no despegan” porque sobran pretextos para luchar por lo que dicen querer alcanzar. ¿Tú qué opinas sobre este atleta?