Archivo de etiquetas| aprendizaje significativo

FUNDAMENTALISTAS

nOVIEMBRE 12 DEL 2014

¿FUNDAMENTALISTAS?

¿Acaso formamos parte del grupo y no nos hemos dado cuenta?

En un evento social conviví con una persona que se creía y actuaba como la dueña de la verdad absoluta, mientras dictaba catedra sobre la excesiva importancia que se le da a que una persona sufra la muerte de un hijo, y se diga que ese dolor es el más fuerte que hay.

Cuando me atreví a diferir de sus tajantes afirmaciones diciendo: “Bajo mi punto de vista, basada en mi experiencia, considero que sí es el dolor más fuerte que existe porque va contra natura, me interrumpió, elevó unos decibeles el tono de su voz, lo hizo más agudo, y reanudó su monólogo ante los que ahí se encontraban, descalificando mi opinión mediante frases como: “Eso es mentira” “No es verdad que sea más fuerte que se muera tu hijo a perder a un padre o a una pareja”, “Eso de que va contra-natura es una tontería”.

Toda su actitud y lenguaje corporal mostraban a una persona radical, fundamentalista, por lo que quise saber a qué se dedicaba y cuál era su formación. Me contestó que era Tanatóloga y Psicóloga, como si ello justificara su posición de superioridad.

Como era joven, le pregunté desde cuándo y dijo que hacía 3 años había cursado un diplomado sobre tanatología (1 año) y la carrera de psicología en la UVM, (pionera en las licenciaturas académicas versión fast track = 3 años), aunque dijo que ella había cursado la carrera en 5 años.

Ante esa información, y lo evidente de su posición existencial, hice mutis e inicié una conversación con el vecino que tenía al lado opuesto, aunque seguía oyendo su verborrea sobre lo equivocados que estamos quienes “hacemos drama por la muerte de un hijo”.

Después me enteré que, además, imparte clases. Triple atentado.

El Magisterio es sagrado, y el que tengamos el privilegio de ejercerlo nos obliga a tener:

• Agradecimiento

• Responsabilidad

• Conciencia de que estamos modelando (PNL) a través de nuestros gestos, ademanes, postura, forma de actuar, del manejo de nuestra voz (tono, ritmo, dicción, énfasis, pautas, silencios), forma de vestir y de movernos, lenguaje verbal, una personalidad asertiva.

• La capacidad de exponer argumentos (no dogmas)

• Interés en escuchar lo que otros plantean

• Respeto por otros puntos de vista opuestos a los nuestros

• Un manejo asertivo del diálogo y planteamiento de nuestra opinión.

• Muy claro que portar momentáneamente la investidura del que sabe más, no nos da derecho a sentirnos sumos sacerdotes.

Dicen por ahí que “En tierra de ciegos, el tuerto es rey”, por lo que quienes “sólo tienen un ojo” (un punto de vista: el suyo), buscan a los que no ven para destacar, y lo manifiestan mediante lo que se conoce como el “síndrome del ladrillo”.

Si hemos estudiado Tanatología, Psicología, Pedagogía, Trabajo Social o alguna otra rama de las ciencias de la conducta, es conveniente que reflexionemos y evaluemos si nosotros:

• Padecemos algún trastorno de personalidad o alguna patología psicológica, para pedir apoyo profesional.

• Acarreamos círculos emocionales abiertos.

• Estamos conscientes que, por mucho que hayamos estudiado, es más lo que no sabemos que la suma de los cnocimientos adquiridos.

• Tenemos la humildad de aprender de todo y de todos cada día, sin importar si el otro es analfabeta o ignorante en el tema que nosotros dominamos.

• Hemos resuelto nuestros traumas, conflictos de intereses o de identidad sexual, limitaciones y carencias.

Contamos con un CE elevado.

• Utilizamos una comunicación integral asertiva y productiva.

• Observamos en nuestro desempeño profesional la ética que requieren todas las ciencias de la conducta.

• Transmitimos conocimientos mediante la aplicación del aprendizaje significativo, el aprendizaje acelerado, el constructivismo, y otras técnicas actualizadas.

• Hemos resueltos nuestros propios duelos.

Somos lo que mostramos inconscientemente, no el performance que realicemos ante los demás.

Escuela para padres

Corría el año de 1992 cuando me pidieron que estructurara algo dirigido a los padres de familia para que pudieran llevar a cabo su función como tales, en la mejor manera posible. Mi respuesta fue un Diplomado de “Escuela para padres”, con duración de un año escolar. Tengo los testimonios de la mayoría de las personas que tomaron ese primer Diplomado, he dado seguimiento a sus hijos a lo largo de estos veinte años, y el resultado ha sido positivo.

Hoy di una plática sobre este tema dentro de una empresa. Fue muy gratificante el que muchas personas se preocuparan (y se ocuparan), de adquirir herramientas para desempeñar, de la mejor manera posible, el rol de padres.

Nos preparamos para estudiar una Licenciatura, una Maestría, un Doctorado y, cuando nos convertimos en padres, nos damos cuenta que no estamos preparados para asumir este nuevo rol. ¿Qué hacer? Resulta que los hijos se presentan sin un Manual de procedimientos, por lo que nos vamos al automático y repetimos los patrones que vivimos y grabamos en nuestra infancia, sin tomar en cuenta que, lo más seguro, es que sean anacrónicos  y, por lo tanto, obsoletos.

Hay muchos elementos que pueden ayudar a los padres de familia y, ente los básicos, tenemos al: amor, aceptación y confianza, que son los primeros, y serán la base para que funcionen muchos otros factores que se van a ver involucrados en la formación de los hijos. Revisar cómo los recibimos y los integramos en nuestra formación; cómo nos ha afectado su carencia, escasez o falsa saturación mediante la compensación o proyección, puede ser de importancia clave para el modelaje que estamos llevando a cabo ante nuestros hijos desde que nacen. ¿Somos inseguros? ¿Tímidos? ¿Buscamos la aprobación y/o reconocimientos de los demás a través de todo lo que hacemos o decimos? ¿Estamos en una relación de codependencia? ¿Manejamos alguna compensación líquida, sólida o gaseosa (alcohol, comida, cigarro)? ¿Caemos en depresión a cada rato?  Si hay algo de esto, vale la pena revisar si es lo que estamos transmitiendo a nuestros hijos y es lo que nos transmitieron a nosotros las personas que nos criaron.

AMOR INCONDICIONAL = TE AMO POR SE TÚ, no la imagen idealizada (compensatoria) que yo tengo de mi hijo o de mi hija.

ACEPTACIÓN = TE ACEPTO CON TUS CARENCIAS, DEFECTOS Y LIMITACIONES.

CONFIANZA. Sé que tomarás la mejor decisión posible, el mejor camino a seguir según las circunstancias que se presenten, y que tu decisión será madura y responsable, y que si te equivocas o caes, aprenderás en el camino.

Hay muchos más elementos que intervienen en la formación de los hijos (personas), y enfatizo que no digo educación de los hijos. Educar es transmitir información; Formar a una persona es favorecer el desarrollo integral de la persona (hijos), mediante todos los elementos a nuestro alcance, todas las herramientas de la Inteligencia emocional, Programación Neurolingüística, Aprendizaje significativo. Seguiremos más adelante con el tema. ¿Cuáles creen ustedes que sean los elementos claves en la formación de los hijos? Se vale preguntar, cuestionar, disentir.

 

 

 

 

Abuelos jóvenes

El año pasado presenté una ponencia en la Expo-Adulto Mayor y me di cuenta que la edad de los abuelos se reduce cada día más. Yo fui abuela a los cuarenta años, uno de mis colaboradores, a los 35 años.

Así que nos encontramos con el hecho de ser abuelos cuando estamos en la etapa de mayor productividad, inmersos en un trabajo que nos absorbe gran parte de nuestro tiempo, y enfrentamos un nuevo rol para el que no estamos preparados y sobre el que no hay antecedentes ni patrón específico a seguir. Yo decidí ser “la abuela”, no la “abuelita” como les dicen en México (no quieras saber cómo les dicen en Yucatán), ya que para mí ese diminutivo significa ser igual a Sara García (una adorable artista mexicana, muy anciana,  imagen del chocolate Abuelita). Todavía hay quien corrige a mis nietos porque sienten que es una falta de respeto o de cariño que me digan abuela. ¡Hágame el grandísimo favor! diría mi Nana Soledad.

Encontré que los nietos son una oportunidad de aprendizaje única. Mi relación con ellos ha sido muy distinta a la que tuve con mis hijos porque incorporé la tecnología en nuestra comunicación (e-mail y Skype). Si no lo hago, la brecha generacional se convierte en un abismo insalvable. Google ha sido para mí una herramienta fabulosa porque cuando estaba yo escribiendo por las tardes, me telefoneaban mis nietos para preguntarme cosas sobre la tarea, en lo que me explicaban que querían, el buscador trabajaba para mí y así les podía decir cuál de las tres carabelas de Colón entró primero en puerto o alguna otra cosa absurda por el estilo.

Digo absurda porque hacer que los niños memoricen una sarta de cosas sin importancia práctica y que no van a utilizar en su vida adulta, es obsoleto y anti-didáctico. Estamos en el siglo XXI, enséñenles a leer y escribir, a razonar, lógica, el procedimiento deductivo, cómo buscar la información, a codificarla y decodificarla, el aprendizaje significativo en pocas palabras.

Pues bien, la celeridad con que los apoyaba, hizo que se convencieran que la abuela todo lo sabía y era la que más lista de todos, inclusive uno de ellos lo dijo así en una reunión familiar y mi yerno irguió la espalda, a lo que el chico respondió diciéndole: papá, tú sabes mucho, pero la abuela sabe más porque tiene más años de estudiar (va a ser diplomático, no me dijo vieja).  Esto fue temporal. No iba yo a seguir el régimen absurdo de la escuela, les enseñé a manejar la computadora y a buscar lo que necesitaran ellos mismos. “No les des un pescado, enséñales a pescar”.

Claro que uno de ellos me buscó para que revisara el cuento con el que entró en un concurso escolar cuando iba en 2º año de primaria  y sacó primer lugar, lo que repitió los siguientes cuatro años, (yo sólo le enseñé a redactar, evitar repetir palabras o la cacofonía, etc. (éste es el Steven Spilberg del futuro) A otro le mostré cómo utilizar los mapas mentales para preparar un examen final, en fin, siempre habrá algo en que podamos echarles la mano sin impedir su crecimiento intelectual ni afectar su autoestima.

¿Cuál es tu relación con tus hijos y con tus nietos? ¿Eres un abuelo joven? Te invito a crear puentes de comunicación con ellos para transmitir la estafeta con la tranquilidad de poder decir: “Misión cumplida”. No hablo de la crianza, me refiero al modelaje de superación, de adaptación a los cambios, de transitar por el camino de la trascendencia. ¿Qué opinas sobre este tema?

 

 

 

Maestros

Ayer 4 contingentes de manifestantes tomaron por su cuenta la ciudad de México y desquiciaron, no sólo el tráfico, sino la vida de miles de personas impunemente. Existe el derecho constitucional a manifestarse, y existe algo que se llama daño a terceros.

¿Quiénes marcharon o nos partieron el día? ¡Los Maestros! ¿Qué querían? ¡Que no les aplicaran la prueba de conocimientos (60% reprobados) y el derecho a heredar su plaza y tal vez alguna otra lindura de paso!

Hace muchos años, mi maestro de Análisis Transaccional, el Dr. Octavio Rivas Solís, me dijo una frase que se me quedó grabada para siempre: “Nadie puede hacerte crecer más allá de lo que él o ella ha crecido”. El Magisterio es un privilegio y nosotros, los que lo practicamos de corazón, sabemos del compromiso de prepararnos cada día para estar actualizados en todos los sentidos, no nada más en la materia en que nos hayamos especializado.

Puedo apostar a que si se les aplica un examen de Educación elemental (6º de primaria) el 90% de los Maestros no lo pasa. No esperemos que sepan computación (estamos en el siglo XXI), técnicas de aprendizaje significativo, de aprendizaje acelerado, de formación integral, de cómo favorecer el desarrollo de las competencias de la Inteligencia Emocional (cara de what de parte de ellos). ¿Heredar la plaza? ¿Heredar la miseria, la mediocridad, la falta de respeto hacia el Magisterio? ¿Han oído hablar de oposiciones o exámenes anuales de capacidad? ¿Qué van a heredar? ¿El fracaso de la educación en México?  ¿De parte de quién?

Yo los observé y muchos de ellos tenían pinta de Maistros (una disculpa a los trabajadores de la construcción) y pensé: ¿Son estas personas las que van a modelar la superación y el aprendizaje a nuestros niños? ¿Será por eso que estamos en el último y penúltimo lugar en Lenguaje y en Matemáticas en el mundo? ¿Es sólo problema del modelo educativo? ¿Cómo puede enseñarte el que no sabe? ¿Cuál es el trasfondo político en este asunto? ¿Merecen nuestros niños ver comprometido su futuro por toda la turbiedad que hay en este asunto?