Archivo de etiquetas| aprender

# YO ME QUEDO EN CASA (4)

Puede ser que sigamos encerrados como medida preventiva para no contagiarnos de coronavirus. Ya hemos aprovechado el tiempo en:

  • realizar un trabajo interior emocional que nos va a permitir salir de esta experiencia enriquecidos y con un gran bienestar físico, intelectual, mental, emocional y  espiritual,
  • hemos jugado diversos juegos de mesa y nos hemos divertido con ello
  • hemos realizado visitas virtuales a museos de todo el mundo y sabemos algo más de arte
  • también hicimos visitas virtuales a ruinas arqueológicas de México y del mundo, y nos hemos quedado admirados de la sabiduría de los mayas, los egipcios y demás culturas milenarias.

Vamos ahora a pasear, también a través de visitas virtuales, a los lugares que nos traen recuerdos, o los que deseamos conocer algún día.  Yo hice una selección de enlaces de algunos lugares que a mí me encantaron que puede serles útil.  Les recuerdo que pueden entrar a Google y buscar las ciudades, playas, pueblos o ciudades, que ustedes quieran visitar. Es conveniente hacer un recorrido cada día. Como si estuviésemos de viaje. No se puede disfrutar plenamente, el mismo día, Roma y París.

https://www.moris.com/about-turkey-es/

http://www.viajesvirtuales.es/

http://www.viajesvirtuales.es/torre_eiffel_paris_francia_francia-139964-es.html

http://es.photojpl.com/ciudades/ciudad-paris/

https://www.360cities.net/es/image/virtual-tour-in-paris-france-the-world

https://globetrotter-vr.com/destinations/paris-vr-guide/

http://es.photojpl.com/ciudades/rome-spanish/2/

https://es.euronews.com/2019/08/27/un-paseo-virtual-por-berlin-este

https://www.rivieramayasuites.com/tour-virtual

http://kuyabeh.com/   Kuyabeh en maya =  K´UJ = DIOS.  YAJ = AMAR  BEH = CAMINO. = camino de amor a Dios  (Comunidad ecológica autosustentable ubicada cerca de Tulum, Quintana Roo, México.)

Espero que disfruten con estos lugares o con los que ustedes decidan visitar. Les aseguro que los días pasarán volando.  ¡ ADELANTE!

 

 

LA TAZA VACÍA

Estamos iniciando un año, otra etapa del camino, y es conveniente hacerlo con la mente y el corazón abiertos para poder observar, ver, oír, escuchar, todo y a todos, para así aprender y retener lo que nos sea útil para nuestro crecimiento interior.

Al respecto hay una anécdota que un día nos dijo un famoso expositor al iniciar el curso al que estábamos inscritos. En lo personal me fue muy útil, en aquel entonces y todos los días que han transcurrido. La comparto con ustedes.

«Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios. Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.
Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.
Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.
Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa. El maestro le responde con tranquilidad «Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?
Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó: » A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada»

Septiembre 5 del 2014

Renovación 249

Vamos a recordar una anécdota que nos puede servir para abrirnos al autoconocimiento y al saber universal, en dos versiones. La información está en es.wikipedia.org/wiki/101_historias_zen

“Nan-in, un maestro japonés durante la era Meiji (1868-1912), recibió a un profesor universitario que venía a preguntar sobre el zen.
Nan-in sirvió té. Llenó la taza de su visitante, y continuó virtiendo té.
El profesor observaba cómo la taza rebosaba hasta que no pudo contenerse. «¿No ve que la taza está completamente llena? ¡Ya no cabe más!».
«Como esta taza —dijo Nan-in—, estás lleno de tus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo puedo enseñarte el zen a menos que primero vacíes tu taza?”

Extrapolando la actitud de conocer y saber todas las respuestas a nuestra vida diaria, cuando adoptamos esa postura de autosuficiencia, ya no permitimos conocer otras teorías, técnicas, conceptos, experiencias.

Es conveniente abrirnos a la posibilidad de otros enfoques, otros puntos de vista, otras personas que han vivido experiencias diferentes a las nuestras y que pueden aportarnos su testimonio.

Cada día podemos aprender algo, no sólo de las personas eruditas, sino también de un barrendero de la calle, un campesino iletrado, un niño inocente.

Ser humilde para aceptar las enseñanzas que la vida nos presenta, nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

Febrero 28 del 2014

Renovación 59

Terminamos otro mes, otro ciclo, otra etapa en nuestro camino para ser mejores, para ser felices, para trascender. Es una oportunidad para observar el camino andado, ver cómo caminamos. ¿Alegres? ¿Con buen paso? ¿Estresados? ¿Compungidos?.

Si somos perfeccionistas, si nada de lo que hacemos, decimos, o pensamos, nos parece aceptable, sino el producto de una persona débil, torpe, indecisa, es probable que haya mucha distancia entre el nuestro Yo Ideal y el Yo real en nuestra mente.

Esto no quiere decir bajar el nivel de Calidad Integral en lo que hacemos, ni que dejemos de hacer nuestra labor con pasión y entrega. Se trata de ver cuáles son nuestras expectativas, si son asertivas, si están ubicadas en tiempo y forma, para poderlas cumplir y vivir la satisfacción de lograr nuestras metas.

Somos valiosos y podemos lograr todo lo que deseamos, si no se trata de fantasías, de un punto de partida falso, o de algo fuera de tiempo o lugar.

Somos humanos y podemos equivocarnos, podemos fallar en ocasiones, y podemos aprender de nuestros errores.

Lo importante es saber que estamos en el camino indicado para obtener nuestras metas, y que éstas son realistas y realizables, que tenemos dentro visualizada la imagen de la persona triunfadora que queremos ser, no un héroe de película, sino un ser humano único, irrepetible, valioso y capaz.

ESTUDIOS

Dentro de nuestra ruta para sentirnos mejor cada día, hemos tomado consciencia de cuán afortunados somos por tener todo lo que sí tenemos y hemos dado las gracias por ello:

  • Nuestro cuerpo
  • Una familia
  • Un techo
  • Haber vivido hasta hoy
  • Amigos

Paralelamente, hemos practicado algunas acciones para crecer internamente:

  • Regalar tres sonrisas
  • Encontrar un milagro de vida
  • Saludar a tres personas
  • Compartir algo
  • Mirar a tres personas

Vamos a continuar nuestro camino. Si tú no has puesto en práctica todo lo anterior, te invito a hacerlo espaciando las actividades al menos cada 24 horas. El dar las gracias puedes hacerlo cuando quieras, donde quieras, las veces que quieras, por una cosa a la vez, por todas las que llevamos, tú pones la pauta.

Hoy agradeceremos el haber podido estudiar ¿Qué? La primaria, secundaria, preparatoria, universidad, carrera técnica, oficio,  especializaciones, idiomas, etc., el universo puede ser muy amplio. Inclusive, yo he conocido a seres muy valiosos que apenas sabían leer y escribir, que habían estado en la universidad de la vida y aprobado con excelencia el aprendizaje que recibieron.

Agradece la oportunidad de salir de la ignorancia, el esfuerzo que hicieron tus padres o las personas que te criaron para que tú avanzaras en los estudios más allá de donde ellos habían llegado.

Revisa si has dejado pasar oportunidades de aprendizaje  y comprométete contigo mismo a aprovechar todas las que se te presenten en el futuro.  En mis cursos, he encontrado personas que me dicen: “Es que solo estudie hasta la primaria”, a lo que yo les pregunto: ¿Y ya se acabaron tus neuronas, tu capacidad de pensar y de aprender?  Puede ser que te vieras obligado a dejar tus estudios por trabajar para sostener y sacar adelante a tu  familia, y también es cierto que hay muchas opciones para que hoy, aquí y ahora, aprendas “algo” más de lo que ya sabes, algo que mejorará la calidad de tu vida, tu potencial laboral, tu nivel cultural.

Toma unos minutos para reflexionar, agradece por lo que si sabes y empieza a explorar lo que puedes aprender el día de mañana.