Archivo de etiquetas| amenaza

“CUANDO VEAS LAS BARBAS DE TU VECINO PELAR, PON LAS TUYAS A REMOJAR”

Me han preguntado por qué estoy escribiendo sobre Cataluña, España, y la difícil situación en que un personaje singular, alejado de la realidad, ha puesto a la Madre Patria.  Voy a responder con refranes y frases famosas:

  • Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar.
  • Te lo digo Juan, para que escuches Pedro.
  • Dime de qué presumes y te diré de qué careces.
  • El que nace pa´tamal, del cielo le caen las hojas
  • Quien siembra viento, cosecha tempestades.
  • Soñaba el ciego que veía, y soñaba lo que quería.
  • Más pronto cae un mentiroso que un cojo.

FRASES:

  • Nada nos hace creer más que el miedo, la certeza de estar amenazados. Cuando nos sentimos víctimas, todas nuestras acciones y creencias quedan legitimadas, por cuestionables que sean. Nuestros oponentes, o simplemente nuestros vecinos, dejan de estar a nuestro nivel y se convierten en enemigos. (“El juego del ángel”. Carlos ruíz Zafón)
  • La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás. (Winston Churchill. 1974-1965).
  • Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. (Joseph Goebbels. 1897-1945).

Confío en que mis visitantes sepan leer entre líneas, investiguen por su cuenta, no se limiten a que les den las noticias “digeridas”, sean asertivos, objetivos, pragmáticos, y analicen todo lo que pasa, y deja de pasar, para saber qué terreno transitan.

 

 

 

Anuncios

RECHAZO

Algo que llega a paralizarnos es el miedo al rechazo. Nos criaron para que actuáramos según nuestros padres o mayores querían o esperaban. Si cumplíamos sus expectativas, verbalizadas o no, nos felicitaban o nos aceptaban dentro de su núcleo, lo cual se volvió indispensable para nuestra sobrevivencia.

La mayoría de las veces nos comportamos como esperan nuestros seres queridos, jefes, hijos, amigos, etcétera, ya que es la manera de ganarnos su aceptación, lo que se ha convertido en vital para nosotros.

Si un amigo muy querido, al que le hemos abierto nuestro espacio afectivo, nuestra casa  y compartimos con él o ella lo que somos, lo que pensamos y sentimos, nos rechaza, es nuestra opción sentirnos lastimados o no.

Cuando alguien nos rechaza y/o se aleja de nosotros sin una explicación, lo primero que nos preguntamos es: ¿Por qué lo hace? ¿Qué hice mal? Puede ser que no hayamos hecho nada para merecer este rechazo, para provocar ese alejamiento, su conducta es consecuencia de sus pensamientos y sentimientos.

Las razones del rechazo pueden ser porque, en alguna forma, nos convertimos de pronto en su espejo y se sienten amenazados. Él o ella pueden ver en nosotros alguna carencia, algún defecto, algo que los atemoriza sin darse cuenta.

Si tenemos más edad, puede ser el temor a envejecer. Si hemos logrado llegar al desapego de lo material y hemos regalado, donado, compartido el dinero o propiedades que son innecesarios para vivir con decoro una vida cómoda y placentera, puede sentir inseguridad porque para él/ella TENER es una palabra clave, ya sean propiedades o un capital en el banco que no utiliza para viajar y crecer intelectualmente, o para abrirle a sus hijos otros horizontes. Por ejemplo, una mujer enviuda y queda sola porque todos sus hijos están casados, así que decide mudarse de su enorme mansión con cinco salas, a un cómodo y céntrico departamento que cubre todas sus necesidades. Esto puede repesentar, para el que la rechaza, la pérdida de un estatus social que ambiciona y no tiene.  La cultura, la bonhomía, la calidad humana, no están relacionadas con el lugar en donde uno habita, o con los metros cuadrados de una vivienda, son algo intrínseco de una evolución intelectual, espiritual, moral, emocional, mental.

Podríamos seguir así con muchas probables razones que pueden originar un rechazo. Éstas no nos competen, son responsabilidad del otro, no nuestra. El problema surge si nosotros nos sentimos agredidos, lastimados, minimizados, por su rechazo o alejamiento. Si necesitamos su aprobación, su aceptación, su reconocimiento, para sentirnos bien con nosotros mismos. La raíz de esto puede estar en nuestra infancia.

Revisemos el nivel de nuestra auto-aceptación hoy. Veamos si queremos establecer o continuar en una relación de codependencia o si, en aras de nuestra salud mental y emocional, nos hacemos responsables de lo que pensamos y sentimos, nos aceptamos como somos, trazamos un plan para ser mejores cada día y nos entreguamos a nuestra Misión con pasión y alegría.

¡Dejemos que el otro encuentre sus razones para rechazarnos si decide crecer y madurar!

Recordemos enviarle una bendición si sentimos nostalgia ante su ausencia: ¡Que Dios haga llegar la paz a su corazón y la luz a su mente!

Junio 27 del 2014

Renovación 179

El miedo puede llegar a paralizarnos e impedirnos vivir felices, aunque todo esté a nuestro favor.

Cambiar de rumbo, de manera de pensar, de sentir, de actuar, es difícil y requiere de una firme determinación y voluntad de seguir adelante, sin importar las circunstancias que se presenten.

Hoy podemos estar por dar un paso importante en nuestras vidas. Ya hemos analizado todos los Pros y los Contras del movimiento, todo lo positivo y negativo de iniciar otro nuevo ciclo en otro lado, o con otras personas, y qué pasará si nos quedamos sin hacer nada.

Realizamos este ejercicio con nuestra capacidad racional, sin contaminación emocional, y el resultado fue obvio a la vista. Lo que conviene, lo que nos conviene, es salirnos del círculo vicioso en que estamos e iniciar un nuevo camino.

Tomamos la decisión y, de pronto, cuando alguien nos dice que no vale la pena ir a buscar algo nuevo, que “más vale malo conocido que bueno por conocer”, que es muy riesgoso perder lo seguro por lo probable, etc., sentimos un miedo garrafal y nos llenamos de dudas.

Si en nuestro análisis escribimos que en nuestra situación actual el estrés, la incertidumbre, la limitación, la falta de oportunidad de crecer y superarnos, la agresión pasiva o directa que en forma constante recibimos, nos van a conducir a un desgaste emocional, mental y físico que va a acarrear enfermedades, no hay lugar para tener dudas. ¿Queremos vivir o morir?

Podemos hacer una fantasía catastrófica sobre qué es lo peor que podría pasarnos en el nuevo camino, y el resultado sería que cualquier resultado negativo sería menos dañino que la situación tóxica que estamos viviendo en estos momentos.

Podemos hacer un balance de nuestras cualidades, habilidades, fortalezas, logros, aprendizaje, recursos físicos, mentales, psicológicos, emocionales, espirituales, con que contamos, y eso nos va a dar la seguridad de que tenemos con qué triunfar.

Conviene hacer una lista de afirmaciones basadas en todo lo anterior y leerla en voz alta las veces que sea necesario para que nuestro cerebro se actualice y genere las redes neuronales que se requieran para darnos seguridad.

Mayo 22 del 2014

Renovación 142

Sentir miedo es normal, es un mecanismo de defensa que nos permite sobrevivir, y nos prepara para huir de lo que nos amenaza o luchar contra ello.

Nuestro organismo genera una serie de reacciones bioquímicas al sentir el miedo, para que podamos huir o pelear, y lo hace si la amenaza es real o imaginaria.

En el pasado, tal vez tuvimos que huir de una relación destructiva que amenazaba nuestra integridad, nos alejamos de una familia disfuncional mientras recuperábamos el poder sobre nuestras decisiones, luchamos por ser responsables de nosotros mismos, de nuestros sentimientos, pensamientos y acciones.

Eso fue ayer. Hoy es hoy. No es necesario vivir en el miedo. Hemos aprendido a ser asertivos, a protegernos emocionalmente, a tener el timón de nuestras vidas.

Somos capaces de entablar relaciones sanas con los demás. Es cierto que podemos equivocarnos en ocasiones y nos dolerá que las otras personas no actúen en una forma sana y asertiva.

Tenemos derecho a equivocarnos y a aprender de nuestros errores.

Si tuvimos una relación de pareja disfuncional, vale la pena modificar el patrón de búsqueda de pareja, para no reincidir y ser víctimas una vez más de alguien que no quiere establecer una relación de pareja-pareja. Tomarse un tiempo y resolverlo nos evitará mucho dolor en el futuro.

Mayo 8 del 2014

Renovación 129

Hoy vivimos una sacudida. Hubo un temblor de 6.4° Ritcher en México y lo sentimos en el Distrito Federal.

Esto viene al caso porque según el protocolo de sismos, se evacúan edificios, oficinas, escuelas, y las personas salen al aire libre donde no haya amenaza de postes, cables, vidrios que puedan romperse y caer, etc.

Las reacciones de las personas varían desde la tranquilidad hasta la histeria, lo que depende de la intensidad con que viven la amenaza.

Recordemos:
Sólo tenemos el día de hoy.
El ayer ya no está.
El futuro no sabemos si llegará.

Por eso vale la pena vivir y disfrutar plenamente el día de hoy, luchar por lo que queremos, hacer lo que nos hemos propuesto sin dejarlo para mañana, después, o nunca.

FIN DE CURSOS

El año escolar terminó y fui invitada a una fiesta de fin de cursos, donde me tocó ver a los mismos niños protagonistas estelares que en el festejo del 10 de mayo pasado. ¿los recuerdan?

Estaba el “guapito”, muy bien peinado a la antigua, con rayita al lado y mucho gel, impecablemente vestido, con su discurso aprendido de pe a pa, el cual se llevó la banda de honor, el primer lugar en todo y más estrellas que un general americano en retirada. La mayoría lo criticaba, pero no se atrevían a hacer nada porque sus papás son “fuertes” en la escuela, presiden la Asociación de padres de familia, donan mucho dinero, etc. Tibios aplausos.

La niña modosita, bien vestida y no estaba maquillada como payaso como en el festejo materno, dijo su discurso con voz “flat”, aunque echó algunas indirectas a los que les llevaban regalos a los maestros y hacían trampas en las pruebas. Se llevó el segundo lugar. A muchas personas les daba ternura verla y comentaban que ella era honesta y en verdad estudiaba, no compraba los resultados. Cálidos aplausos de una tercera parte de los asistentes.

El rebelde, el que acusó la vez pasada a todos y se quejó de todos, dijo un discurso que no tenía nada que ver con la ocasión, pero que cumplía la premisa de “divide y vencerás”. Se ve que sabe que si buscas un “enemigo común” que atemorice a todos, vas a volverte un líder popular y podrás manipular al grupo. La amenaza era los exámenes de la SEP a los maestros, porque podrían causar un gran daño si los declaraban incompetentes. ¿Quién iba a dar las clases? ¿Qué iban a hacer los padres con los hijos todo el día en casa? ¿Cómo pasarían de año los pequeños que sí quisieran estudiar?  Fuertes aplausos, no sólo de los padres, si no de los maestros y personal administrativo.

El “nerd” no falló, atildado y con sus rizos, dijo un discurso lleno de cifras huecas, dijo que él era de los que si estudiaba y felicitó a las autoridades de la escuela y a los padres por estar ahí. Aplauso insignificante de una minoría de seudo- intelectuales.

“Infancia es Destino” es el título de un libro del Dr. Santiago Ramírez (1921-1989), Ed. Siglo XXI, Mex., en el que analiza cómo influye el entorno y la familia en la formación de los niños. Tiene otros libros muy interesantes como “El mexicano: psicología de sus motivaciones que lleva 18 ediciones, Psicología de la función procreativa” Ed Pax-México.

Tengan cuidado al comprarlos, el Dr Ramírez es un eminente psicólogo y todos sus libros valen la pena, pueden comprarlos con la seguridad de su valor didáctico, pero hay una autora snob que “le pidió prestado el título de “Infancia es Destino” para ponérselo a una recopilación muy selectiva de algunos personajes públicos. Ese no lo recomiendo.

Volviendo a los niños líderes del festejo de fin de curso, no se requiere mucha imaginación para especular sobre lo que van a hacer cuando “sean grandes”. Ya están en el redil. Dudo mucho que cambien en el camino. ¿Ustedes qué opinan sobre ello?

Manejo del estrés

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo ante una amenaza o peligro y lo prepara para dos respuestas: pelear o huir.  Compartimos con los animales el mecanismo cerebral que lo genera (cerebro reptil), y sirve para garantizar la sobrevivencia, conservación de la especie y el dominio del  territorio donde se habita.

Algunas de las respuestas orgánicas son el aceleramiento del ritmo respiratorio y cardíaco, el envío de más sangre a extremidades superiores e inferiores (vasoconstricción de arterias que nutren al estómago e intestinos), liberación de glucosa para incrementar la energía, liberación de insulina para nivelar la glucosa, y muchas otras sustancias más. Si utilizamos toda esa energía para combatir al enemigo o para huir fuera de su alcance, vamos a recuperarnos de la alteración bioquímica sufrida. Si no hacemos nada, nos quedamos con el cuerpo lleno de toxinas que, a la larga, lo van a dañar. ¿Qué podemos hacer?

  • Verificar si el peligro es REAL o imaginario. Los efectos en el cuerpo van a ser los mismos en uno u otro caso y, si es algo imaginario, podemos estar reciclando el miedo una y otra vez.
  • Si es REAL, enfrentarlo o irnos del lugar. Si nuestra vida o la de nuestra familia  está en peligro de muerte, actuar de inmediato y pedir ayuda.
  • Una vez pasado el peligro inminente, eliminar toda la carga de adrenalina y demás sustancias de nuestro organismo, practicando ejercicios de bioenergética o alguna disciplina marcial oriental.
  • Otra forma de recuperarnos es mediante la meditación, la relajación, el yoga, que incluyen técnicas respiratorias muy valiosas en este caso.
  • Utilizar la Inteligencia emocional para llevar a cabo un manejo asertivo de las emociones displacenteras y procesar los sentimientos negativos.
  • Analizar si nosotros estamos favoreciendo la presencia del estrés en nuestra vida diaria.
  • Existen situaciones como una enfermedad terminal, no tener trabajo o dinero para alimentar a la familia, que son realidades muy duras y que requieren de toda nuestra capacidad para enfrentarlos y darles la mejor solución posible. Eliminar el estrés y sus efectos negativos será un paso importante para encontrar opciones que mejoren la situación.

Estos son algunos “tips” acerca del manejo del estrés. En mi libro de “La Inteligencia emocional y el divorcio” hablo sobre la neurofisiología de las emociones y el manejo emocional. ¿Lo han leído?