Archivo de etiquetas| alegría

GRACIAS A LA VIDA

GRACIAS A LA VIDA.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Escrita por VIOLETA PARRA SANDOVAL

Ayer escuché esta canción, interpretada por una magnífica cantante, en una celebración del aniversario de 92 años de un señor que llega a esa edad lúcido, alegre, rodeado de amigos, compañeros, colegas, familiares, quienes le profesan admiración, respeto, cariño, y que hicieron votos para que siga en ese sendero armonioso de bonhomía, amor, generosidad, actitud triunfadora, alegría, compañerismo y solidaridad, ternura y calidez, para que coseche lo mucho que ha sembrado a través de los años.  Ahí encontré a muchas personas mayores, abuelos  de espíritu joven que transitan la misma ruta de positivismo que el festejado.

Rememorando la canción, hoy doy gracias a la vida por ser yo, por estar viva, por tener un cerebro que piensa y me motiva a ser mejor cada día, por tener una familia integrada, sana, luchadora, triunfadora; por tener unos nietos encantadores que me enseñan, cada uno de acuerdo a su edad, que va desde los 3 años hasta los veintes, a mantener viva la capacidad de asombro y aprendizaje. Sus risas son cascabeles de alegría y esperanza que retumban cuando algo me aflige.

Agradezco también el tener amigos sinceros con quienes comparto alegrías y tristezas, y a mis alumnos por mantenerme en la vía de la superación y el aprendizaje.

Mi meta actual es compartir lo más que pueda, en todos sentidos, antes de partir de este mundo, y hacerlo con alegría y amor.

 

 

¿MORIR PARA VIVIR ?

Una querida amiga me envió un video de la conferencista Anita Moorjani, una mujer de 58 años que luchó contra el cáncer durante 4 años quien relata que, al entrar en coma, tuvo una experiencia extra-corporal de sí misma, en la se dio cuenta que tenía un mensaje que compartir acerca de lo que su enfermedad, el cáncer, le había enseñado.

Pueden creer o no en este tipo de experiencias, que ya han sido ampliamente documentadas, lo que no le resta utilidad a todas sus reflexiones sobre la salud y la enfermedad. Por ejemplo, ella dice que estaba ya enferma antes de tener cáncer, y que éste vino para enseñarle a valorar la vida, el tiempo, a los seres queridos.

Ha escrito varios libros: “Dying to be Me” (Muriendo para ser yo) y “What if this is heaven?” (Y si esto es el cielo?), los que plantean interrogantes que nos llevan a rescatar muchos valores tal vez olvidados, y a establecer otras prioridades en nuestra vida.

En su conferencia menciona cinco puntos básicos para tener salud:

1.- Amarnos a nosotros mismos.

2.- Vivir sin miedo.

3.- Vivir con buen humor, risas y alegría

4.- Aceptar que la vida es un don, un regalo y los retos, también.

5.- Ser nosotros mismos. Aceptarnos y abrazar nuestra unicidad.

Los invito a entrar a su página y meditar acerca de las premisas que comparte:

http://anitamoorjani.com/

 

Diciembre 31 del 2014

Fin de una etapa.

Hemos recorrido un largo camino durante un año, en el que ha habido dolor, pesadumbre, miedo, dolor, así como alegría, júbilo, esperanza, amor, valor y entereza. Es como un mosaico multicolor con toda la gama del arcoíris.

Muchos de nosotros podemos tener asuntos pendientes de resolver todavía. Estamos en ello. Ya pusimos las bases, los cimientos, ya aprendimos a confiar en nuestro Poder Superior, ya sabemos que todo sucede PARA ALGO y, por tanto, puede sernos útil para aprender y crecer.

Vamos a retomar los capítulos que refuercen nuestra voluntad y entusiasmo al azar o por la fecha en que se escribieron.

Sigamos con nuestras afirmaciones todos los días, cuantas veces sea necesario.

Hagamos una pausa y relajémonos para hacer un ejercicio:

• Cerremos los ojos y visualicemos lo que queremos lograr en el 2015, por supuesto, dentro de la lógica y la asertividad.

• Cada cosa estará ya culminada y nos llenará de alegría el haberlo logrado.

• Observemos con detenimiento cada detalle de esa imagen.

• Sintamos en nuestro cuerpo la alegría y el placer de haberlo logrado.

• Escuchemos el reconocimiento (interno o externo) por lo que realizamos.

• Sintamos el sabor del triunfo y disfrutémoslo.

• Demos las gracias por haberlos logrado.

• Guardemos esa imagen en nuestra mente y nuestro corazón. Ya está en nuestro disco duro.

• Abramos los ojos y vamos a disfrutar la vida, en el aquí y el ahora. Nos lo merecemos.

Octubre 20 del 2014

Renovación 294

En ocasiones, cuando las cosas empiezan a salir bien, inclusive mejor de lo que esperábamos, nos resistimos a aceptarlo y disfrutarlo, sentimos que “algo malo” va a pasar.

Sabemos que la vida está llena de altibajos, de escollos, de tropiezos, y de alegrías, logros, bendiciones.

Es conveniente fortalecernos para no sólo sobrevivir, sino aprender a ser mejores en los tiempos adversos, y disfrutar, gozar intensamente, los tiempos en que las cosas van viento en popa.

Pensar en lo negativo y temerlo cuando todo es positivo, puede ser una forma de atraer lo adverso, porque lejos de disfrutar y elevar nuestras defensas inmunológicas, nos desgastamos en el miedo a una amenaza imaginaria.

Vamos a disfrutar nuestros logros, y aquello que la vida nos regala día a día.

Tal vez algo que nos sorprende recibir es el fruto de mucho tiempo de labor silente.

Merecemos ser felices.

Vamos a serlo.

Junio 10 del 2014

Renovación 162

Nuestro proceso de renovación es para sentirnos bien hoy, mañana y después, aunque nuestra tarea sea buscar el bienestar sólo por hoy.

A veces, por estar eliminando patrones de conducta negativos y adquiriendo nuevos productivos y sanos, nos olvidamos de “pasarla bien”.

No todo es trabajo, esfuerzo y lucha. La vida está tejida, también, con espacios de alegría, placer, gozo, diversión, distracción.

Vamos a darnos cada día un rato de placer, de hacer algo que nos guste y nos haga sentir bien. Puede ser platicar con alguna amistad de todo y de nada, puede ser un baño de tina al que agreguemos hierbas, o concentrados, para que sea un tratamiento de aromaterapia.

Podemos cocinar algo especial si ello nos gusta. Escuchar música sentados, cultivando el “dolce far niente”, mientras la mente divaga sobre cosas agradables, es otra opción.

Una forma de ayudarnos a recordar lo que nos causa placer es escribir una lista de todo aquello que queremos hacer y que, por una razón u otra, postergamos reiteradamente bajo la premisa de “primero los demás”.

Marzo 31 del 2014

Renovación 91

Estamos llenos de gratitud tras reconocer lo que sí tenemos, y vamos a trabajar por seguir en esta frecuencia.

En ocasiones tendemos a castigarnos y focalizamos nuestra atención en todo lo que no tenemos, lo que hemos perdido, lo que nos falta, lo que nunca tendremos.

La vida tiene dos caminos, el del y el del NO. Nosotros podemos elegir por cuál queremos transitar. Si tomamos el primer sendero, y entramos por la puerta del SÍ, tendremos en nuestra mente frases como:
• si puedo,
• si voy a lograrlo,
• Soy capaz de lograr lo que me proponga,
• Venceré la adversidad que pueda presentarse,
• Tengo todo el potencial para triunfar,
• Soy salud, energía, amor, dedicación,
• Voy a rodearme de personas positivas.

Si entramos de malas, con el NO por delante, los pensamientos que van a surgir serán:
• Está difícil,
• No voy a poder
• No se va a poder
• Hay muchos obstáculos
• Me siento cansado(a), sin fuerzas,
• Hay mucha gente negativa que me va a estorbar,
• No sé si lo logre.
• Quién sabe cómo me vaya.

Está por demás decir que, de acuerdo a nuestros pensamientos, se van a generar emociones y sentimientos que nos van a impulsar, o a frenar, en nuestro camino, y eso no depende del camino, si no de nosotros. La ruta será escarpada en ocasiones, sinuosa, recta, plácida, acogedora, tendrá diferentes entornos. Somos nosotros los que podemos decidir transitarla con alegría, esperanza y amor, o el espíritu derrotado, deprimidos y amargados.

“Vamos a mantener el corazón y la mente en el camino de la luz”