Archivo de etiquetas| agresión verbal

Agosto 14 del 2014

Renovación 227

¿Qué hacer cuando alguien nos agrede una y otra vez?

Si es alguien que podamos alejar de nuestra vida, o alejarnos de la suya, vamos a hacerlo.

Si no podemos alejarnos porque es un familiar directo, y sus agresiones no son físicas
sino verbales, podemos emprender ciertas acciones:

• Guardar una distancia emocional.

• Reafirmar que no somos los responsables de su conducta, ni de su cambio, ni de su crecimiento, ni de sus problemas.

• Aceptar que sólo él o ella podrán decidir cuándo enfrentar su realidad y cerrar sus heridas.

• Hacer un ejercicio de empatía para ver si sus ofensas son un grito de auxilio.

• Detectar cuál es el juego psicológico en que están y salirse de él.

• Todos los días enviarle energía positiva mediante:
o Una bendición
o Una oración
o Un pensamiento positivo
o Una visualización.

• PONER LÍMITES:
o Escucha activa.

o Interrumpir la conversación si empieza a agredir y retirarse.

o Evitar discutir, confrontar, enfrentar, a la persona.

o Reconocerle algo positivo y decirle que no estamos dispuestos a recibir agresiones de nadie.

o Evitar la convivencia al máximo, hasta que muestre signos de que está trabajando en sus conflictos.

o Mantener un trato cordial y amable, superficial y diplomático.

o Facilitarle información, en forma indirecta y no verbal, sobre fuentes de apoyo: folletos de grupos de autoayuda, libros, instituciones, asesorías.

o Cuando sea factible, decirle algo positivo que haya hecho, sobre su vestuario, sobre su persona, sin esperar nada a cambio.

o Mantener la congruencia = pensar, sentir y actuar en la misma frecuencia.

o Sostener nuestra conducta en el tiempo.

Vamos a modelarle a ese ser querido, que está actuando en una forma equívoca, cómo se manejan las situaciones difíciles con asertividd.

Enero 23 del 2014

¿Cuántas veces culpamos a los demás porque hacen esto o lo otro que nos perjudica, nos lastima, nos duele? Lo más probable es que sean muchas las ocasiones que hemos caído en esta trampa.

Los demás pueden comportarse de una forma positiva, asertiva, errónea, agresiva, lesiva, mal intencionada, o riesgosa para nuestra estabilidad física, mental, emocional.

Eso es lo que hacen ellos. Es nuestra responsabilidad:
• Aceptar esas conductas y aprobarlas
• Rechazar ese comportamiento y acotarlo
.

En el primer caso, cuando se trata de una conducta positiva, es conveniente aceptarla. Si no vamos a beneficiarnos en este momento, igual podemos agradecerla y reservar la aplicación para más adelante.

Si es una agresión de cualquier tipo, nos toca rechazarla, cuestionarla, y tomar todas las medidas necesarias para que no se vuelva a repetir.

Esto lo traduciremos como: ¡Poner límites!

¿Cuántas veces nos hemos quedado callados ante una agresión física o verbal? Nos quejamos y quejamos, y no hacemos nada por evitar que la conducta se repita.

Vamos a poner límites. Tienes derecho a ser tú, a equivocarte, a decidir. Tienes derecho a rechazar a quienes te agreden y pretenden lastimarte. Aprende a decir NO a tiempo.

Tú vales mucho. No permitas que pretendan aminorar tu fuerza, disminuir tu autoestima, socavar tu YO.

Empieza a poner límites ¡HOY! Puedes hacerlo.