Archivo de etiquetas| agradecer

Abril 8 del 2014

Renovación 99
Tan importante como el saber DAR, es el saber RECIBIR.

Hay personas a las que no les cuesta trabajo dar. Dan su tiempo, su energía, apoyo material y asumen problemas o tareas de los demás prestando ayuda física, mental, emocional, y lo hacen a toda hora, y con todo el mundo, inclusive, en ocasiones no esperan que les pidan las cosas o el favor, cuando ya están resolviendo algún problema ajeno.

Para estas personas, el dar todo de sí mismas, es la manera de ganarse la aprobación, reconocimiento o gratitud de aquellos a quienes ayudan, o de crear compromisos. También es factible que lo hagan para hacerse indispensables, e ir anulando la capacidad de los otros para resolver las situaciones difíciles o estresantes que se presenten. Existe la probabilidad que lo hagan para mantener el control sobre las cosas y sobre las personas.

Quienes están en ese caso, por lo general, no se sienten bien si se trata de recibir, ya sea ayuda material, física, moral, porque pierden su posición.

Cualquiera de las motivaciones mencionadas es insana y tóxica.

Ayudar a quienes nos solicitan apoyo, puede ser provechoso para ambos si le
enseñamos a la persona cómo resolver su problema, no se lo resolvemos.

Vamos a revisar si estamos en ese caso y a aprender a recibir con alegría todo, desde lo que la vida nos da, hasta lo que los demás nos regalan. Merecemos recibir muchas cosas positivas y valorarlas, además de agradecerlas”

Enero 2 del 2014

El número dos lo asociamos a la paciencia. Vamos a necesitar mucha en los días por venir.

Dicen por ahí que “Roma no se hizo en un día”. Vamos a aplicarlo en nuestro renacer.

Ten paciencia contigo mismo. Si llevas 20, 30, 40 años, cargando un lastre emocional que te ha impedido ser feliz y disfrutar de la vida, pretender de un plumazo cambiar todo, no sólo es utópico, es parte de un autoengaño que tal vez has practicado mucho tiempo.

Decide alguna fortaleza que quieras utilizar hoy. Puede ser la tolerancia, la generosidad, LA PACIENCIA, la reflexión, la inteligencia, o alguna otra que hoy sientas puedes utilizarla muchas veces.

Reconoce lo que eres, sólo a partir de ahí puedes empezar a amarte e irradiar amor hacia todo lo que te rodea, con lo que vas a modificar tu entorno. Nadie puede dar lo que no tiene. ¡Ámate y Acéptate!

Al abrir los ojos, durante unos segundos, agradeciste el estar vivo, hoy entra en tu interior para conocerte y descubre que hay mucho dentro de ti que aún desconoces. La aventura de hoy es hacía adentro.

ENERO 1 del 2014

Ya empezamos un nuevo año. El año de nuestro renacimiento. Vamos a abrir los ojos a la vida con una mirada de gratitud hacia todo lo que SÍ TENEMOS, y de acuerdo a nuestras creencias, vamos a dar las gracias por ello.

Gracias (Dios, Vida, Energía Cósmica, Universo, Buda, Jehová, Alá, etc.) por:
• Estar vivo.
• Estar “completo”, tener todos mis sentidos y tener mis brazos piernas, todas las partes de mi cuerpo.
• Tener un cerebro que funciona, libre de enfermedades.
• Poder caminar, levantarme, transportarme adónde deseo.
• Poder respirar y nutrir mi organismo con el oxígeno que requiere.
• Mi familia.
• Tener un techo.
• Tener qué comer todos los días
• Mis amistades.
• Ser capaz de amar y dar ternura.
• Por poder perdonarme mis errores.
• La libertad de pensar, sentir y actuar como me conviene.
• Todas las vivencias, dolorosas o gratas, que me han dado la oportunidad de crecer, aprender, avanzar, trascender.
• Otros….

Si tú tienes una parte de la “carrocería” abollada, o llegó a esta vida con algún faltante (accidente, amputaciones, discapacidad genética, etc.), tú punto de partida es otro. Vamos a encontrar el sentido de tu vida al aceptar el reto de salir adelante en tus circunstancias. Por mucho que te falte, es mucho lo que tienes. Identifícalo y da las gracias por ello.

Sólo esto vamos a hacer hoy, agradecer lo que sí tenemos y valorarlo.

Si puedes, sal a dar una caminata y ve cuántas cosas bellas hay a tu alrededor, por ejemplo, ayer observé un árbol de duraznos, con sus ramas llenas de botones que, desafiando el frío y el mal tiempo, se convertirán en flores y después, en unos deliciosos frutos. Lo mismo podemos hacer nosotros y florecer más adelante.

Descansa y acumula fuerzas para empezar mañana tu año laboral.

Reconocimiento

Hoy vamos a dar tres muestras de reconocimiento a personas que nos sirven, nos atienden, nos facilitan la vida.

Nada es más peligroso que la rutina para las relaciones humanas. A fuerza de recibir el cuidado, el servicio o ayuda de personas que nos facilitan el diario desempeño, terminamos por “dar por sentado” que es algo natural, que lo merecemos, que es su obligación servirnos “rápido y de buen modo”, y terminamos por no reconocer su esfuerzo y, mucho menos, agradecerlo.

Por ello, hoy vamos a reconocer a tres personas que nos sirven o facilitan el camino, diciéndoles algo positivo que los aliente a seguir siendo parte importante en la vida de los demás. Puede ser el portero del edificio al que, si acaso, le gruñimos un Buenos días sin voltear a mirarlo, o al mesero que nos sirve el café con diligencia y premura apenas nos ve acercarnos a la barra; o a la asistenta del hogar que se levanta muy temprano para tener listo mi desayuno, después de que el día anterior lavó y planchó mi ropa e hizo la limpieza de la casa.

Estoy segura que habrá muchas personas a las que no le prestas atención y que facilitan tu vida: el personal de intendencia de la oficina, tu secretaria, tus empleados, algún colaborador, tus padres, tus maestros, un amigo, el personal del hospital donde te haces los análisis médicos periódicos, el cajero del banco que te atiende siempre, en fin, puedes tener la oportunidad de dar ese reconocimiento a muchas personas, no sólo a tres como propongo como mínimo.

En el dar está el recibir”. Vas a recibir mejor atención, dedicación, esmero, por esos minutos que invertiste en reconocer que el trabajo de los demás facilita el tuyo.

SALUD

Espero que hayas hecho un hábito dar las gracias, de preferencia al despertarte, por algo de lo que sí tienes. Hoy vamos a agradecer tener salud.

El cuerpo humano es la maquinaria más sofisticada y asombrosa que podemos encontrar. Han pasado miles de años, hemos llegado a otros planetas y, sin embargo, aún no acabamos de conocer todo el prodigio de ingeniería, electricidad, física y química cuántica, que encierra nuestro organismo.

Por lo general, no sólo lo ignoramos, si no que no le damos el mantenimiento y cuidado que merece. ¿Cómo le dirías a una persona que tiene un auto magnífico y lo deja a la intemperie, sin protegerlo de granizo, lluvia, rayos del sol, polución, lluvia de cenizas? ¿Qué opinarías sobre su actitud al no darle mantenimiento y llenar el tanque del combustible más barato y dudoso del mercado? ¡Puedo imaginármelo!

A mi siempre me ha gustado el , auto que no está dentro de mi panorama, y me surgió la inquietud de saber cuáles son los autos más caros del mundo (TOP-10), y encontré la siguiente lista. Te recomiendo entres a la página porque tiene unas fotografías de los automóviles fabulosas: http://www.taringa.net/posts/imagenes/12960003/Los-10-coches-mas-caros-del-mundo-_Top-2011–2012_.html

1.- Bugatti Veyron Super Sport: 2,6 millones de dólares (1.953.403 euros)

2.- Koenigsegg Agera: precio estimado de 1,5 millones de dólares (1.126.963 euros)

3.- Maybach Landaulet: 1,405 millones de dólares (1.055.589 euros)

4.- Pagani Zonda C9: precio estimado de 1,3 millones de dólares (976.412 euros).

5.- Ferrari F70: precio estimado 870.000 euros (653.445 euros)

6.- SSC Ultimate Aero: 750.000 dólares (563.314 euros)

7.- LeBlanc Mirabeau: 728.000 dólares (546.790 euros)

8.- Ferrari SA Aperta: precio estimado de 520.000 euros (390.564 euros)

9.- Lamborghini Murciélago LP670-4 Superveloce: 455.400 dólares (342.044 euros)

10.- Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé: 447.000 dólares (335.735euros)

Estoy segura que si tuvieras uno de estos autos en el garaje de tu casa, lo cuidarías con esmero y la máxima dedicación. Nuestro cuerpo vale más que cualquiera de esos autos y es irremplazable. .¿Te ocupas de protegerlo contra la contaminación? ¿Le das el cuidado que requiere? ¿Vigilas el mantenimiento que le conviene de acuerdo a su estado actual y la actividad para la cual lo utilizas? ¿Lo alimentas con los ingredientes más saludables o lo saturas de comida “chatarra”, sólo porque es la que está a la mano en la calle y te da flojera cargar un recipiente con alimentos sanos preparados en casa?

Puede ser que no hayas valorado el privilegio de estar sano hasta hoy, a pesar del maltrato que le hayas dado a tu organismo. Empieza por agradecer tener la salud (poca o mucha) que tienes hoy, y empieza a mejorarla cada día.