Archivo de etiquetas| abuso emocional

Marzo 21 del 2014

Renovación 81

Hemos hablado de hacernos responsables de la forma en que nos relacionamos con nuestros familiares y conocidos, y tomar decisiones sobre poner límites o alejarnos si la relación es destructiva y nociva.

Esas decisiones se basan en un análisis objetivo, asertivo, pragmático de la personalidad de cada uno y sus acciones. No nos inclinamos por una opción determinada porque la otra persona “me cae bien” o es simpático, ni por lo opuesto en el caso de que alguien nos sea muy antipático.

El análisis que realizamos es objetivo, no subjetivo, por lo tanto no hay emociones ni sentimientos involucrados en la toma de decisiones.

Si una persiona vivió muchos años en un matrimonio disfuncional y formó una familia disfuncional, en la que fue víctima de abuso emocional y psicológico, no es suficiente con alejarse sin tomar acciones definitivas para poder mantener un vínculo enfermizo con el conyuge, y pasar 10 o 15 años “separada”. Se requiere una ruptura total, un divorcio físico, legal, moral, mental, económico, intelectual, emocional, social, sexual, para cerrar ese ciclo, extraer el aprendizaje inherente a esa etapa, vivir y elaborar el duelo de pareja, y seguir avanzando sin ningún lastre emocional al respecto.

Otro ejemplo, si uno de nuestros amigos comete varios delitos de fraude, estafa o robo, no es sano seguir esa relación y “sermonearlo” para que cambie, y mucho menos «prestarle» dinero a cada rato (el cual ya sabemos no nos va a pagar), para que cubra algunas deudas, porque con esto estamos favoreciendo que siga en su patología y no aprenda de las consecuencias negativas de sus acciones negativas.

Darle a conocer algunas instituciones o especialistas que le puedan prestrar apoyo para rehabilitarse puede ser útil, y eso es todo. Nos alejamos de él, o de ella, y no invertimos nuestra energía en andar de “salvadores” de una persona que no quiere salir adelante ni enderezar el rumbo, ni utilizamos nuestro dinero en reforzar patologías ajenas.

Voy a analizar en forma objetiva si estoy jugando a ser salvador o salvadora de alguien que no quiere modificar los patrones de conducta erróneos que está siguiendo”

Febrero 26 del 2014

Renovación 57

Pedir ayuda. Es indispensable saber cuándo pedir ayuda, y tener la humildad para hacerlo.

En muchas ocasiones podemos caminar solas o solos, curar nuestras heridas nosotros mismos y, en otras, será necesario recibir ayuda externa.

Imaginemos que experimentamos vivencias muy dolorosas de un abuso prolongado en la infancia, abuso de cualquier tipo: físico, verbal, psicológico, social, sexual, intelectual, que ya terminó y no existe más ahora. Puede llegar un momento en que sea conveniente manejar las emociones que están reprimidas, procesar los sentimientos que hayan generado, y dedicarnos a sanar esa herida. Esto tal vez sea algo que hagamos solos, o puede ser que necesitemos la experiencia y la guía de una persona que nos ayude a lograrlo.

Los libros de autoayuda son muy útiles, son una guía general que puede orientarnos y apoyarnos, asistir a grupos de apoyo, o acudir a recibir una asesoría psicológica o tanatólogíca, puede no sólo ahorrarnos mucho tiempo, sino también esfuerzo y dolor.

He sido testigo de cómo algunas personas, sin importar su punto de partida, resuelven “asuntos pendientes” y florecen a la vida, algunas en breve tiempo, otras, poco a poco. Lo que las ha caracterizado ha sido su disciplina y constancia. No hay una solución milagrosa. El milagro lo construimos nosotros día a día, hora a hora, poco a poco, con entrega total.

Seamos honestos y analicemos si estamos invirtiendo el tiempo, esfuerzo y dinero que conviene a nuestro crecimiento personal. Sólo nosotros sabemos la verdad. Sólo nosotros seremos los beneficiados por esta renovación que estamos llevando a cabo.

HOMOSEXUALIDAD

Desde que murió en marzo pasado, en Santiago de Chile, tras 25 días de  agonía, el joven Daniel Zamudio, de 24 años, golpeado y torturado durante varias horas por ser gay (golpes y patadas en la cabeza, quemaduras de cigarro y dos suásticas talladas con un trozo de vidrio en el pecho y espalda), me sentí indignada e inquieta.

Quise escribir algo, pero sentí que podía ser un terreno delicado y volteé la cabeza hacía otro lado, igual que miles de personas que leyeron o escucharon la noticia. Hoy estoy más que indignada por otro acontecimiento homófobo y veo que mi cobardía o prudencia no es más que un parapeto para no comprometerme ante la sociedad.

El Viernes Santo, 6 de abril pasado, el Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, en su homilía durante la misa que celebraba a toda pompa y que estaba siendo televisada por RTVE, agredió a los homosexuales y a las mujeres que abortan en una forma alevosa y aviesa (ellos y ellas no tienen la misma tribuna para defenderse) dijo entre otras cosas: “llevados por «tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana» hace que ya desde niños tengan «atracción hacia las personas de su mismo sexo». «Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos«, continuó. «Os aseguro que encuentran el infierno. Dios no es indiferente a su sufrimiento

Respecto a la interrupción voluntaria del embarazo, afirmó:   «Cuando va a abortar a una clínica, la madre sale destruida porque ha destruido una vida inocente y se ha destruido a sí misma. Durante años, mujeres que han ido a abortar llevan el sufrimiento en su corazón y muchas de ellas no pueden dormir y han pasado años y años y años porque el pecado siempre lleva como paga la destrucción de la persona».

Copio la publicación sobre la postura de RTVE ante este hecho insólito, aunque me parece tibia:

En este sentido, algunos de los consejeros que defienden esta postura han señalado que no se trata de cuestionar el «derecho de acceso» a la televisión pública que la Iglesia Católica, como el resto de confesiones, tienen garantizadas por la Ley de Radio y Televisión Pública, ni de tratar de «decidir sobre lo que tienen que decir u ofrecer» en ese espacio, sino de debatir la posibilidad de quejarse ante la Conferencia Episcopal para que no se vuelvan a producir declaraciones que «van en contra de valores constitucionales» utilizando a TVE.

   El Mandato Marco de la Corporación de RTVE, aprobado por las Cortes en 2007, establece en su artículo 11 que la oferta de la corporación «pondrá especial cuidado para que ninguna persona pueda ser discriminada o vejada por razones de edad, discapacidad, etnia, raza, creencia o religión, orientación sexual o condición social y huirá de todo tipo de tópicos y estereotipos de carácter sexista, homófobo, xenófobo o racista y, en general, cualquier tratamiento discriminatorio o despectivo referidos a la sociedad española, a cada uno de los segmentos y minorías que la conforman o a la realidad de cada uno de los pueblos que la integran, sus símbolos y su lengua». MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) –

Si el otro día decía yo que me parece incongruente la pompa, ostentación, dispendio, que hace la iglesia católica, cuando en el mundo hay niños y personas muriendo de hambre cada minuto, ahora creo que esa institución ha llegado a sentir y hacer gala de una prepotencia e impunidad que rebasa los límites del mínimo respeto que se merece cualquier persona, sea cual sea su raza, color, credo, preferencia social, sexo, edad, condición social, etc.

Sobre todo cuando en todo el mundo se ha destapado la cloaca de los abusos a niños y jóvenes por sacerdotes de todas las diócesis, grados, niveles, formación, etc., los cuales han existido siempre, sin que se diera un camino para sacarlos a la luz. ¿No les parece una postura cínica cuando menos?

Acaba de venir a México el Papa Benedicto XVI, y puedo decirles que el pueblo en general no le tiene simpatía, la impronta que dejó su antecesor fue muy fuerte y no se ha opacado. Aun cuando no fueras creyente practicante, el contacto con Juan Pablo II era impactante, emanaba una energía muy poderosa. Tuve la ocasión de vivir esa experiencia en forma muy cercana.

Somos más de 110 millones de habitantes, da para todo, así que unos cuantos fueron a verlo y a escenificar un encuentro en el estado donde nació Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, un depredador, que abusó de niños y jóvenes impunemente, vivió una vida doble con mujeres e hijos y acumuló riquezas a manos llenas.

Muchos de nosotros esperábamos una disculpa a las víctimas de abusos sexuales, psicológicos, emocionales, y no se dio.  Me surgen una serie de preguntas:

  • ¿Con qué autoridad moral la iglesia católica habla de los homosexuales?
  • ¿Cómo se atreve este Obispo español a decir que desde niños los inducen a ser homosexuales?
  •  ¿Quiénes’
  • ¿Ellos? ¿los sacerdotes católicos que se suponen son los representantes de Dios en la tierra?
  • El que sean una parte minoritaria (la que se sabe) del conglomerado eclesiástico es disculpa ante el daño que causan?

Hubo una declaración de alguien del PSOE, partido de izquierda de España: “La iglesia se crece cuando gobiernan los suyos”. Pobre España si así van a estar las cosas. Alberto Ruíz Gallardón, Presidente de la Comunidad de Madrid, ya  agarró el micrófono también a ese respecto. ¿Qué sigue? ¿No era suficiente con Antonio María Rouco Varela?

Lamento lo que está pasando en el mundo respecto a los homosexuales, lamento que haya “grupos neonazis” como los que se supone mataron al joven en Chile, lamento la nueva legislación rusa y, más que nada, lamento la postura de la iglesia católica ante una situación que merece respeto, empatía, criterio, pragmatismo, integridad, congruencia, y  considero que esta organización ha perdido todo lo anterior en el camino. ¿ustedes qué opinan?