Archivo de etiquetas| 21 de diciembre 2012

Fin del mundo o renovación

Lo prometido es deuda dice el refrán y, desde el inicio del blog puse la pirámide de Chichén Itza en la portada, con la intención de ir a visitarla y celebrar el inicio de una nueva era según el calendario maya. Misión cumplida.

No sólo hice el viaje al sureste de la República y visité algunos de los lugares sagrados de esa cultura tan avanzada, si no que llevé a cabo un proceso de introspección para efectuar un balance anual, y uno natal, para evaluar dónde me encuentro y qué tanto he utilizado todos los dones y oportunidades que la vida me ha brindado desde antes de nacer.

Fue un viaje en el tiempo sin tiempo, pleno de energía y de luz, una sacudida para eliminar lastres que va uno acumulando con los apegos y la dependencia a lo material, a lo terrestre, a lo banal e intrascendente, del cual regresé con la firme decisión de iniciar una nueva era, un nuevo ciclo en mi crecimiento interior para evolucionar cada día y dirigirme hacia la esencia de la vida misma.

Agradezco a todas y cada una de las personas que me han acompañado a lo largo de mi vida, en trechos a veces dolorosos, difíciles, incomprensibles en apariencia, y, en forma especial a todos los seres humanos llenos de paz interior que me han modelado el camino, así como a quienes estuvieron en esta aventura de cambio de era conmigo.

Realizamos una ceremonia energética a la orilla del mar un pequeño grupo formado por algunas alumnas mías, amistades, e inclusive tuve la oportunidad de conocer a una “chamana” canadiense y una “snowbird” encantadora cuya labor en aquellos lares platicaré más adelante.

Les mostraré algunas fotos de algunos rituales que llevamos a cabo, así como el lugar en que estuvimos.

Nos vestimos todos con ropa blanca y prendimos copal y veladoras, pedimos permiso y protección para adentrarnos en ese encuentro con nosotros mismos y con la esencia de la vida, a quien yo llamo Dios y que alguien puede llamar Energía Universal o cósmica.

Hicimos un viaje interno hacia el pasado para ver lo que habíamos avanzado desde nuestro punto de partida, lo aprendido, lo valioso con lo que vale la pena quedarse, así como los tropiezos, los tramos difíciles y agrestes del camino. Revisamos nuestro bagaje emocional y nos introdujimos al mar para realizar un ritual de purificación y sanar nuestras heridas si las había.

Después, visualizamos y sentimos nuestra fusión con la Energía total y “recargamos la batería interna”, hicimos el compromiso de apoyarnos en el tiempo y la distancia, en una cadena energética de amor incondicional. Nos dimos la luz unos a otros y verbalizamos lo que intuíamos podía favorecer el camino de nuestro receptor hacia la evolución y trascendencia.

Para finalizar, cada quien escribió, en una pequeña hoja biodegradable, lo que quería agradecer a Dios (Energía Universal) y lo colocó en una flor de papel de color blanco que llevó al mar como ofrenda de gratitud. Fue maravilloso ver esa orla de flores que se mecían y que el mar se llevó y asimiló sin contaminarse.

Ya estamos en el camino con nuevos ánimos y una diferente visión, después de esta oportunidad de renovarnos e iniciar una nueva era. Aprovechar la coyuntura del 21 de diciembre del 2012 maya para un ejercicio energético y vital como éste, fue toda una experiencia que ya compartí con ustedes. Seguiremos en contacto. Me encantará saber cómo vivieron ustedes esa fecha.

21 diciembre del 2012

Dicen que cualquier pretexto es bueno cuando la dicha es mucha. Ha habido mucha información acerca de las profecías mayas y lo que se interpreta de ellas y, como siempre, existen muchas versiones al respecto.

Están las interpretaciones catastróficas que hablan del fin del mundo, de grandes desgracias y pérdidas, y las que hablan sobre un cambio de era que no necesariamente tiene que ir asociado a desgracias naturales o personales. Yo prefiero quedarme con ésta última versión.

Antes de comentar más sobre los mayas, recordemos otra costumbre de los aztecas, la ceremonia del Fuego Nuevo que practicaban  cada 52 años en la antigua Tenochtitlán. Según ellos el mundo estaba en peligro de dejar de existir si el sol no se levantaba de nuevo, por lo que, en el Cerro de la estrella (Huizachtecatl), llevaban a cabo un ritual, animando al sol a salir por otros 52 años.

Al atardecer del último día del ciclo de 52 años, todos los fuegos eran apagados, y únicamente los sacerdotes ubicados en la cima del cerro, estaban autorizados para iniciar un fuego nuevo y se quemaban o destruían artículos de guerra y algunos objetos personales, ya que el fuego nuevo era para ellos renovación. ¿Por qué cada 52 años? Porque era cuando el calendario civil y el calendario lunar coincidían en año nuevo.

Cuando amanecía al día siguiente, se hacían hogueras muy grandes para que se pudieran vislumbrar desde lejos y se perforaban las orejas con espinas de maguey, tomando unas gotas de sangre para rociarlas en dirección hacia donde había aparecido la luz de los sacerdotes o del “EL NUEVO SOL”

Más tarde se repartía la luz del cerro a otros pueblos por medio de corredores, y los vecinos de todo el reino  sus alhajas (posesiones más ricas) y se vestían con vestidos nuevos, ponían petates nuevos, en fin, renovando todo.

En cuanto a las famosas profecías mayas, cuya fecha clave el 21 de diciembre está por llegar, les transmito textualmente algo de lo que encontré en internet. Es conveniente leer con prudencia y extraer la esencia de lo que nos puede ser útil, por ejemplo, la oportunidad de un cambio interno, de una expansión de conciencia, de “limpiar” nuestro espíritu y abrirnos al amor, al universo, a la superación integral como parte armónica de una entidad global, universal, galáctica. Creo que esto nos beneficiará a todos.

“Las profecías mayas nos hablan del Sexto Ahau (Sexto Sol) que comenzará el 21 de diciembre de 2012. Ese día se iniciará un período de 5200 años. No es el fin del mundo como han malinterpretado personas fuera de la tradición maya.

La séptima profecía maya nos habla del momento que el sistema solar en su giro cíclico sale de la noche para entrar al amanecer de la galaxia. Dice que los 13 años que van desde 1999 al 2012, la luz emitida desde el centro de la galaxia sincroniza a todos los seres vivos y les permite acceder voluntariamente a una transformación interna que produce nuevas realidades.

Que todos los seres humanos tienen la oportunidad de cambiar y romper sus limitaciones, recibiendo un nuevo sentido, la comunicación a través del pensamiento, los hombres que voluntariamente encuentren su estado de paz interior, elevando su energía vital llevando su frecuencia de vibración interior del miedo hacia el amor, podrán captar y expresarse a través del pensamiento y con él florecerá el nuevo sentido.

La energía adicional del rayo trasmitido por Hunak-Hu activa el código genético de origen divino en los hombres que estén en una frecuencia de vibración alta. Este sentido ampliará la conciencia de todos los hombres, generando una nueva realidad individual, colectiva y universal, una de las trasformaciones más grandes ocurrirá a nivel planetario, pues todos los hombres conectados entre sí como un solo todo, dará nacimiento a un nuevo ser en el orden galáctico.

La reintegración de las conciencias individuales de millones de seres humanos despertará una nueva conciencia en la que todos comprenderán que son parte de un mismo organismo gigantesco.

La excelencia y el desarrollo espiritual serán el resultado de hombres en armonía que realizan las actividades con las que vibran más alto; al hacerlo expandirán su comprensión.

Los hombres que consciente y voluntariamente encuentren su paz interior, entran en una nueva época de aprendizaje por contraste armónico, la comunicación y la reintegración hará que las experiencias, los recuerdos individuales y conocimientos adquiridos estén disponibles sin egoísmos para todos los demás. Será como una Internet a nivel mental que multiplicará exponencialmente la velocidad de los descubrimientos, y se crearán sinergias nunca antes imaginadas.

Todos los hombres comprenderán que el reino mineral, vegetal, animal y toda la materia esparcida por el universo a todas las escalas desde un átomo hasta una galaxia, son seres vivos con una conciencia evolutiva”.

Fuentes:
http://www.profeciasmayas.com
biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras27/textos4/sec_6.html
http://www.youtube.com/watch?v=gpL_-Wxn7tQ Cerro de la Estrella, Iztapalapa, México.
radioredam.mx/grc/redam.nsf/vwALL/XPAO-6YURMC Fuego Nuevo