Archivos

# YO ME QUEDO EN CASA (23)

Acabo de escuchar en la radio que la Secretaria de Educación de México suspende las clases por el resto del ciclo escolar que terminaba en el mes de junio y que, a partir del próximo lunes 20 de abril, se reanudarán las clases en forma virtual, ya sea por internet, televisión o radio.

Los estudios a distancia son algo usual en países que ocupan primeros lugares en las evaluaciones de PISA o la OCDE, como por ejemplo Finlandia, donde por razones climáticas, en muchas ocasiones, la educación se tiene que llevar a cabo únicamente con apoyos cibernéticos.

Desde el 2016, todos los centros de enseñanza del país nórdico introdujeron el método conocido como phenomenon learning, mediante el que las materias tradicionales son desplazadas por proyectos temáticos en los que los alumnos se apropian del proceso de aprendizaje.

Parte de las reformas vienen impuestas por la adaptación a la era digital, en la que los niños ya no dependen de los libros para aprender, ni tampoco de las aulas.

Veamos ahora la parte esencial de este programa: LOS MAESTROS:

Los finlandeses escogen sólo a los mejores alumnos para ser maestros, convencidos de que los mejores docentes deben situarse en los primeros años de la enseñanza. Hay que superar un proceso de selección muy exigente para acceder a los estudios universitarios para ser profesor. sólo los estudiantes con mejores expedientes académicos y más elevadas calificaciones en la reválida (algo así como la Selectividad española) pueden plantearse ser profesores. «La nota media del Bachillerato y de la reválida deben superar el nueve sobre diez»

Después se presentan a una prueba nacional para acceder a la carrera docente, donde también se tiene en cuenta si el aspirante lleva a cabo actividades de voluntariado, tiene experiencia profesional y otros estudios. Se suele escoger al 10% de los candidatos que se presentan. Son los mejores, con aptitudes de sobresaliente, que han superado en el examen nacional a otros alumnos también muy buenos.

Es en la entrevista donde se comprueba si el aspirante vale para maestro, si  tiene las habilidades necesarias: capacidad de comunicación, actitud social y empatía. Si no las tiene o no las puede incorporar, se prescinde de él y no accede a la formación.  Los aspirantes pasan a la segunda fase en la que cada universidad realiza las pruebas que estima oportunas: El resumen de una lectura de un libro, una explicación de un tema ante una pequeña clase, demostrar aptitudes artísticas (dibujar, música…), una prueba de matemáticas y otra sobre tecnologías de la información. Uno de los aspectos esenciales es la entrevista, donde se comprueba que el aspirante tiene las propiedades necesarias: capacidad de comunicación, actitud social y empatía. Si no las tiene o no las puede incorporar, se prescinde de él y no accede a la formación.

En Finlandia, el título de grado equivale a cinco años. Las prácticas se realizan desde el principio, en periodos más cortos durante los tres primeros años y más largos en los dos últimos. Al final, el aspirante realiza una tesina de fin de carrera. Si aprueba entra en el mercado de trabajo y será seleccionado por el director de algún colegio.

Me he permitido transmitir casi textualmente esta información obtenida de los  siguientes links, donde pueden complementarla más.

https://www.abc.es/familia-padres-hijos/20130321/abci-formacin-profesores-espanoles-201303201451.html

https://www.abc.es/familia-padres-hijos/20130321/abci-formacin-profesores-espanoles-201303201451.html

Regresemos ahora a México, que ocupa los últimos lugares en Lectura y Matemáticas en las evaluaciiones antes mencionadas. ¿Por qué estamos en ese lugar?  Por dos razones esenciales:

  • NO SIRVE EL MÉTODO DE ENSEÑANZA
  • NO SIRVEN LOS “MAESTROS”.

Pongo Maestros entre comillas porque si vemos fotografías de las marchas de los maestros, observaremos que parecen cargadores o macheteros, nunca personas dedicadas a la enseñanza, en especial los de la sección 22 de Oaxaca, súbditos de La Maestra.

Hay varias preguntas al respecto de la formación de lso Maestros en México:

  • ¿Cuál es la formación de los Maestros en México?
  • ¿Por qué negarse a una evaluación que facilitaría el que adquirieran las habilidades, conocimientos o destrezas de las que carecen?
  • ¿Cómo es posible que las plazas se heredaran entre las familias, sin importar la preparación del heredero?
  • ¿Cómo es posible que se puedan comprar las plazas?
  • ¿Por qué tener una plaza es una prestación inamovible, sin importar si el Maestro está enfermo o discapacitado intelectual o emocionalmente?

Podría seguir con muchas interrogantes más, dejémoslo así y vayamos al método de enseñanza. Hay algunos testimonios que quiero compartir:

  • En forma directa, supe a través de una directora de escuela, que no podía ponerle cero a un alumno, lo más bajo tendría que ser un 5. Ella argumentaba que el vacío de conocimiento no es el mismo de 0 a 10, que de 5 a diez.
  • A un Profesor de una Maestría en la UNAM le prohibieron reprobar a un alumno, porque la lista de espera era muy elevada. Tenía que aprobar a todos.
  • Hay más del 50% de los Maestros que no saben nada de computación, educación a distancia, métodos modernos de enseñanza, etc.
  • En una Telesecundaria rural, a un chico que no pudo asistir, le permitieron “graduarse” con honores, porque había que cumplir con el programa.
  • Sigue prevaleciendo la obligación de memorizar y repetir, en lugar de aprender a aprender, de razonar, cosa que sería indispensable aprendieran primero los Maestros.

En esta situación, las escuelas particulares, cuya colegiatura mensual en el caso de la educación básica, casi equivale a la de una universidad privada, SÍ van a tener la capacidad y el personal para impartir, evaluar, y apoyar las clases virtuales.

¿Qué pasará con los Maestros de las escuelas públicas, muchos de ellos con una preparación tan deficiente como su coeficiente intelectual y emocional? ¿Cuántas familias de México tienen computadora y acceso a internet en casa?

Si los padres no están preparados para una educación a distancia, ¿Cómo pretenden que un chico de educación básica, o uno de pre-escolar pueda hacerlo solo?  Y no se diga de un adolescente con la problemática propia de la edad, exacerbada por el encierro y la obligada convivencia con sus padres, no siempre modelos de progreso, superación y sensatez.

Recordemos que aquí, en México, lo importante es llenar un informe para que las autoridades puedan decirlo, a voz en cuello, como si fuera verdad. “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, frase que se atribuye al jefe de campaña de Adolf Hitler: Joseph  Goebbels, reconocido por su trascendencia en el proceso de ascenso de Hitler al poder. ¿Será ese el objetivo de repetir todos los días lo que cada día más ciudadanos sabemos no es cierto basados en cifras reales, porque quien las dice “tiene otras cifras”?

Queridos padres de familia, el reto es descomunal, no para sus hijos, para ustedes. Cuando mi nieto de 6 años cuando me pregunta por qué sigo estudiando,  le contesto que para no empezar a rebuznar. El día de hoy, con los avances en la ciencia y la tecnología, lo más probable es que lo que ustedes estudiaron hace unos años esté más que obsoleto. Es la oportunidad de re-aprender muchas cosas, con otra perspectiva: LA DEL RAZONAMIENTO. Aprendan a aprender al mismo tiempo que sus hijos. Es una aventura maravillosa que puede unirlos frente a una computadora, una televisión o un radio y, también, leyendo un libro juntos y comparitendo su contenido. ¡ADELANTE!

 

 

 

 

 

 

# YO ME QUEDO EN CASA (22)

Hay un hombre de alrededor de 60 años, con el aspecto de un campesino, que solía pasar los sábados y domingos, tocando conocidos boleros con su clarinete, frente al edificio donde vivo, mientras recorría toda la avenida. Algunos vecinos se asoman a los balcones o ventanas y le lanzan monedas que él recogía con su viejo sombrero de paja. Yo soy una de las que retribuía su esfuerzo al no pedir limosna, sino endulzarnos la vida con su música.

Con esto del encierro, en ocasiones, me confundo y no sé si es domingo o lunes. Ccreo que es algo que a todos nos pasa, en cualquier lugar del mundo.

Digo esto porque hoy me percaté que este músico ya no viene solo los fines de semana, sino todos los días. ¿Por qué? ¿Será porque ya no tiene su trabajo de lunes a viernes?  ¿También a él le afectó la crisis económica?  Por lo pronto, los próximos días le daré una propina más elevada que la usual.

En mi caso, a pesar de que la persona que limpia la casa no está viniendo a trabajar, para que se quede segura en sus vivienda, les estoy pagando su sueldo. Es una forma de apoyarla porque ese dinero es esencial para la sobrevivencia de su familia. Espero que todos estén haciendo lo mismo con las personas que ayudan en casa: asistentes, choferes, jardineros.

Por ahí dicen que al perro más flaco le caen más pulgas. Para miles de personas que viven al día, quedarse sin empleo significa hambre y penalidades. Tal vez podamos compartir algo por medio de la ayuda comunitaria establecida en el templo al que asistimos, la ONG que sabemos sí hace llegar la ayuda a quien lo necesita, al Dispensario que nos queda cerca.  Compartamos algo de lo que tenemos con quien lo necesita. El flujo de la abundancia llegará a nosotros al hacerlo.

Vamos a incluirlos en nuestra oración de minutos antes de las ocho de la noche, antes de los aplausos. En algunos países hay establecida una ayuda gubernamental  para el desempleo, y les dan el 70% de su sueldo. En México, eso no existe,  para muchos la realidad es que si no trabajan, no comen, y si promediamos cuatro o cinco personas por familia, el cálculo es aterrador. Tenemos una economía en declive, y lo peor es que no se ve una luz al final del camino que llevamos. Sé que es hay algo podemos hacer: enviar energía positiva al universo para que se ina a la de miles o millones de personas que hagan lo mismo y, todos unidos, cambiemos la vibración negativa que la pandemia trae consigo.

 

# YO ME QUEDO EN CASA (21)

Cuento imaginario  2

¿Recuerdan que nuestro Rey imaginario, de un país imaginario, se estaba viendo acorralado entre la necesidad de seguir regalando limosnas a una parte de sus súbditos para que lo vitorearan todaas las mañanas cuando salía al balcón del Palacio a dirigirles su discurso, y no tener dinero al que echar mano? ¿Recuerdan que comentábamos que podría quererse convertir en un moderno Robin Hood?

Bueno, ya lo hizo… a medias.  A cambio de determinadas concesiones, pactó con los nobles del país para que lo ayudaran a seguir dando limosnas como una medida paliativa para no caer en el precipicio a cuyas orillas lo había conducido su ineptitud y necedad.

No se resolvió el problema de fondo: la carencia de dinero circulante, que el campo estuviera sin sembrar, los negocios cerrados, la gente sin trabajo y sin ingresos. Él siguió con la idea de que los súbditos pagaran los tributos o diezmos requeridos en tiempos de bonanza.  En fin, no se abrieron las puertas a la renovación, ni a la generación de riqueza. Prevaleció la idea de darle a “los pobres” que no hacían nada más que estirar la mano,  lo que los demás obtienen con mucho esfuerzo y/o con sacrificios. Lo que importa es que él pase a la historia como un Rey “bueno”.

¿Cuál será el desenlace de este cuento imaginario?  Seguiremos leyendo nuevos capítulos poco a poco, mientras dure el papel y la tinta.

 

# YO ME QUEDO EN CASA (20)

Después de mes y medio, ayer vi a una de mis hijas desde el balcón. Vino a traerme víveres y comida para pasar el encierro al que estoy sometida por voluntad propia. Me dio una gran alegría ver que están bien. No quise ni que entrara al edificio porque ha habido tres casos de contagio. Subí las cosas en una bolsa de compra tirando de una cuerda, digamos que mediante un sistema de poleas rudimentario.

Eso me hizo pensar en los miles de padres que no pueden ver a sus hijos o nietos, muchos de ellos sin un Proyecto de vida personal, que solo sobreviven a través de lo que hacen sus descendientes.

Para no llegar a ese caso, insisto que es indispensable diseñar un Proyecto de Vida Personal. No importa si tienes 20, 30, 60 o 83 años. No importa si estás sano o enfermo.  No importa si padeces una enfermedad terminal,.  En cualquier circunstancia, es conveniente hacerlo.

El núcleo vital de ese Proyecto es tu Misión. Tú no viniste a este mundo a crecer y multiplicarte, eso lo hace cualquier insecto, tú estás aquí PARA ALGO ESPECÍFICO. Descubrir ese ALGO es lo que da sentido a tu vida.

Una vez que identifiques tu Misión,  define tu Visión, lo qué vas a hacer en el tiempo para lograr tu Misión de vida.

Ya hemos dicho que esta es una oportunidad de renovación. Revisa tu Proyecto de vida y modifica lo que creas necesario para llevar a cabo tu Misión. Si aún no tienes tu Proyecto POR ESCRITO, diséñalo HOY.

 

# YO ME QUEDO EN CASA (17)

CUENTO IMAGINARIO

Hace poco, en un parque cercano a casa, me acerqué a un viejito que les daba de comer a las palomas migas de pan que traía en una pequeña bolsa, y empecé a platicar con él. Me preguntó si tenía tiempo para escuchar un cuento, a lo que le contesté que todo el que él quisiera, y esto es lo que narró:

En un país imaginario, muy bello y pleno de mares, lagunas, ríos, montañas, valles, grandes sembradíos y poblados llenos de encanto, vivía un Rey muy peculiar que se llamaba a sí mismo “El esperado”.

Ese país, otrora comparado con el cuerno de la abundancia, había soportado ser gobernado por Reyes ineptos y/o corruptos que saquearon las arcas del Palacio. Hubo también algunos Reyes que amaban a su país y querían actuar en interés de todos, y que fueron saboteados por las corrientes malignas de los que ambicionaban el poder y las riquezas.  

Cuando llegó “El Esperado” el pueblo se llenó de esperanza porque les prometió que terminaría con la corrupción y la pobreza, y que ayudaría a todos. Empezó a hacer decretos para dar pensiones a los más viejos, a los estudiantes (estudiaran o no), a las madres solteras, en fin, cada día eran más y más los que recibían el “apoyo o limosna” del Rey.  

Sacó del calabozo a conocidos criminales y rateros, y los nombró parte de su séquito personal como colaboradores o asesores, mientras decía todos los días que iba a acabar con la corrupción.

Como quería pasar a la historia como un personaje inolvidable, empezó a construir obras monumentales, sin importar si eran necesarias o no, y si iban a afectar al medio ambiente, y abandonó las que habían iniciado los Reyes anteriores porque no quería que el reconocimiento fuera para ellos.

Todos los días, muy temprano, salía al balcón principal del Palacio y le hablaba a “su pueblo”, todos aquellos que se beneficiaban con el dinero que les estaba regalando, y acometía contra los corruptos, los emisarios del pasado, sus contrincantes (todo el que no pensara igual que él era su enemigo).

Cada día exigía más y más impuestos a sus súbditos, a los que sembraban las tierras, a los que tenían ganado, a los que comerciaban o vendían lo necesario para vestirse, alimentarse, ir a trabajar, tener un techo y poder salir adelante. A ellos les decía los “riquillos” y otras lindezas por el estilo.

De nada sirvió que los grandes señores del Reino, propietarios de fábricas de zapatos, ropa, alimentos, etc., hablaran con él en repetidas ocasiones, y le pidieran que cesase el derroche de lo que recaudaba el gobierno mediante los impuestos en limosnas, en lugar de crear fuentes de trabajo y personas responsables y autosuficientes.   

Como el dinero se acabó, y él no quería dejar de dar limosnas porque era la forma de tener adeptos, recurrió al Tesoro Real, un fondo de contingencia que Reyes anteriores habían ahorrado para que, si se presentaba una inundación, un terremoto, una desgracia muy grande, tuvieran dinero para medicamentos y ayudar a generar trabajo para todos.

La desgracia llegó en forma de una pandemia que asoló a todos los Reinos cercanos y distantes. Los otros Reyes implementaron medidas de emergencia: no gastar el dinero en obras inútiles o no necesarias de momento, dedicarlo a la atención médica de los súbditos, y a garantizar que hubiera alimentos e insumos para todos. También les pidieron al pueblo que se quedara en casa si no era necesario salir para impedir se siguiera propagando el contagio.

¿Qué hizo El Esperado? Decir que:

  • la enfermedad era un invento de sus enemigos para debilitarlo.
  • Él no se podía quedar en el Palacio porque entonces habría un vacío de poder y sus enemigos ocuparían su lugar.
  • No hicieran caso a los alarmistas, que siguieran saliendo a fiestas y reuniones, abrazando y besando a todo mundo.
  • Él seguiría con sus obras monumentales, no necesarias y si onerosas, pese a todo.
  • Que a Él no lo iba a atacar la enfermedad porque estaba protegido por sus “santitos”.
  • Seguiría viajando por todo el Reino porque no podía gobernar desde Palacio, y así lo hizo visitando lugares remotos para asistir a mítines y festejos, abrazar a niños y grandes. Por cierto, a los que se preocupaban de los contrabandistas que había en el Reino, les dijo que no era con balas como los iban a combatir sino con besos y abrazos, lo que Él hizo y fue hasta un recóndito pueblecito a visitar a la familia de uno de ellos.

 La insensatez y la incongruencia continuaron día tras día, mas Él no dejaba de salir cada mañana al balcón a echar la arenga acostumbrada.

 Llegó el momento en que peleó con los Señores del Reino y todo el que no pensara como él sería tratado como Traidor. No tenía dinero y ellos, sí. Por lo tanto decidió convertirse en un moderno Robin Hood, y quitar dinero a los ricos para dárselo a los pobres, quienes no trabajaban ni producían nada, nada más seguían con la mano estirada y su única obligación era echar vítores a su Rey.

El viejo interrumpió su relato y suspiró. Yo estaba ansiosa por conocer el desenlace y le pedí me dijera el final del cuento. Me miró con infinita tristeza en sus ojos y me contestó:

“Sucedió lo peor que se pueda imaginar. No solo acabó con el Reino y con la esperanza de una vida sana y productiva para sus súbditos, sino que era tanto el odio que había sembrado desde su balcón, día tras día, todas  las mañanas, que los pobres, que se habían acostumbrado a vivir de las limosnas,  agredieron a todos aquellos que tuvieran algo más que ellos, los robaron y despojaron de sus bienes.  Prevaleció el odio, el crimen, la corrupción, la violencia, el caos total”

 Durante mucho rato no pude decir palabra alguna. El viejito se levantó y se fue y yo me quedé ahí pensando si habría algo parecido a ese cuento en una realidad cercana a nosotros. ¡Qué Dios nos ilumine y podamos encontrar  el camino hacia la recuperación y la Esperanza!