LA PRESENCIA DEL MUERTO

Cuando se ha procesado con éxito el duelo por la muerte de un ser querido, llegamos a incorporar su presencia en la narrativa de nuestra vida sin amargura, nostalgia o dolor, sino con una naturalidad tranquilizante que llena de paz nuestro corazón.

Es ahí donde podemos encontrar el sentido de su muerte, su legado, lo que su muerte puede enseñarnos, y profundizar en ello hasta encontrar la manera de que su vida trascienda y genere vida.

Aterrizando esto en palabras sencillas, hay acciones que pueden facilitar la tarea:

* Regalar su ropa a un asilo, orfanatorio, hospital.

+ Emprender una labor de ayuda a los demás en su nombre.

+ Visitar enfermos, huérfanos, ancianos y regalarles vida con nuestra conversación.

+ Donar una cantidad para “adoptar” un niño  en alguna de las ONGs serias que existen con este propósito.

Cada quien encontrará su camino, la manera de que su memoria sea bendecida y perdure en el amor.

Un abrazo solidario a todos los que viven hoy un desprendimiento doloroso.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s