MANEJO DEL ENOJO

 

Saber manejar la frustración es algo que se aprende desde niños, y que nos va a ser útil toda la vida.

Cuando las cosas no salen cómo esperámos, planeamos, soñamos, anhelamos, puede haber varias respuestas y, de acuerdo con la Inteligencia Emocional, ello va a depender del Control de Impulsos que manejemos.

La respuesta inmediata ante la contrariedad de no lograr lo que deseamos puede ser el enojo, lo cual es muy común a todas las edades y en todas las condiciones. Lo que hagamos con ese enojo es lo que determina si nuestra respuesta es “emocionalmente inteligente”, o si se convierte en la válvula que desata un cúmulo de acciones inadecuadas, anacrónicas, ofensivas, o muy agresivas.

Pongamos por ejemplo un joven universitario al que le asignan un tema para plantearlo ante sus compañeros. Él puede hacer un esquema que incluya: definición, desarrollo, conclusiones. El monto de variables, hipótesis, ejemplos, etc., dependerá del tiempo asignado para su participación.

El día de su exposición, con la idea de ser original, en lugar de una disertación como la de sus compañeros, solicita una serie de artículos extras que no están ahí: un escritorio, sillones, que quiten la pantalla de las proyecciones, etcétera.  Al no acceder a sus peticiones,  se molesta y empieza a abordar su tema. Antes de terminarlo, cuando se acaba el tiempo acordado, el profesor le indica que su tiempo terminó, ante lo cual él reacciona con violencia, eleva el volumen de su voz, le dice al maestro que no sabe dar clases ni aclarar dudas de los alumnos. El profesor contesta que al final de la clase puede venir con él a darle su opinión, y que van a continuar las actividades previstas.  Ese alumno no mostró control de impulsos, manejo de la frustración, capacidad de adaptación al cambio, sino una necesidad narcisista de ser “diferente” y de llamar la atención.

Lo delicado es que ese alumno, si sigue así, pueda llegar algún día a ser un profesionista que tenga poder para influir a los que recurran a él, y que modele, día a día, sus carencias y limitaciones en el desempeño de su actividad.

Vamos a elevar nuestro cociente emocional todos los días. ¿Cómo manejas tu enojo?

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s