¿SEGUIR EN UNA RELACIÓN DESTRUCTIVA?

¿Por qué aferrarse a una relación destructiva?

Hemos hablado de la capacidad de aplicar todas las competencias de la Inteligencia emocional para tomar las decisiones que sean más convenientes para nosotros, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestro entorno, nuestra sociedad, en cualquier circunstancia, momento o lugar.

En cuanto a las relaciones afectivas, vemos la resistencia de muchas personas a VER SU REALIDAD, por lo que se aferran a la fantasía de lo que quieren en su pareja (el hombre o mujer ideal), y así pasan los años intentando cambiar a la pareja, o a la espera de que el milagro ocurra, mientras aceptan, toleran y permiten maltrato psicológico, verbal, físico, sexual.

La pareja NO VA A CAMBIAR, es como es y punto. Él o ella pueden modificar conductas erróneas, patrones mentales anárquicos y obsoletos, trastornos leves de conducta, si entran en un tratamiento profesional elegido y aceptado por ellos mismos.  También pueden recibir apoyo psiquiátrico si su padecimiento o trastorno lo requiere = bipolaridad, trastorno obsesivo compulsivo, fobias, etc., y ahí la pareja decidirá si quiere o no seguir la relación.

Si su relación de pareja no funciona, si pelean más de lo que acuerdan, si NO HAY POR ESCRITO UN PROYECTO DE VIDA EN PAREJA, basado y elaborado después de haber compartido entre ellos su PROYECTO DE VIDA PERSONAL, si no hay un PROYECTO DE VIDA DE FAMILIA, diseñado después de los dos anteriores cuando planean tener hijos, NO HAY SOLUCIÓN.

Si el hombre es un misógino, machista, que no dice cuánto gana, ni en qué gasta lo que recibe, si tiene gastos “extras” que no menciona nunca, si escatima el dinero para comida, escuelas, ropa, etc., para los hijos, si no cubre las necesidades básicas de vivienda, como pagar la renta, la hipoteca, el predial, el agua, la luz, que él asumió como parte de su compromiso, y además, se aprovecha del sueldo que devenga la esposa, más allá de lo acordado sobre gastos compartidos, estamos ante un vividor disfrazado. No tiene caso seguir adelante.

Si el hombre amenaza a la mujer y le dice en los pleitos: “A ver qué haces con tus hijos, yo sólo pagaré las colegiaturas”, se trata de un padre irresponsable que utiliza a los hijos como herramienta de chantaje para someter a la mujer. ¿Tiene caso seguir la farsa de “una familia” cuando la relación es tan disfuncional?

Un divorcio puede dañar menos a los hijos, que el presenciar todo tipo de agresiones entre sus padres. Si la relación ya murió, no hay “medidas heroicas de resucitación”.

Si estamos en una situación así, vale la pena hacer un análisis objetivo, con nuestra mente racional, y evaluar los pros y los contras de continuar en esa situación tan desgastante que va a terminar con nuestra salud emocional, espiritual y física.

Si decidimos terminar la relación, busquemos asesoría legal, no importa si vivimos en concubinato, unión libre o estamos casados por la ley. También existen muchos grupos de ayuda que pueden brindar orientación y apoyo gratuito. Si vamos a extirpar un tumor, encontremos al mejor cirujano y centro de rehabilitación, antes de que se vuelva un tumor maligno.

 

 

íntegro, amoroso, que ya haya compartido con ella o él su Proyecto de vida individual y, juntos, hayan elaborado tenga un Proyecto de Vida individual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s