OCTAVIO RIVAS SOLÍS

Hoy me enteré que murió Octavio Rivas Solís (México 1935/2015), médico cirujano que se especializó en medicina psicosomática y psicología deportiva.

Durante muchos años fue el psicólogo del equipo de futbol Pumas y, posteriormente, apoyó a la Selección Mexicana de Futbol, además de asesorar también a muchos otros equipos y deportistas.

Tuve la fortuna de conocerlo en 1975, cuando tomamos un curso de Análisis Transaccional en el Centro Médico del Seguro Social, hoy siglo XXI, impartido por la ALAT.

No conozco a otra persona con la capacidad de metabolizar y poner en práctica lo aprendido tan rápido como lo hacía Octavio. Su afán de estar al día y de superarse en todos sentidos, lo hicieron pionero en muchas disciplinas de la conducta humana.

Yo me formé profesionalmente en Análisis Transaccional (AT) con él, y con los especialistas que trajo a México, hasta convertirme en miembro clínico de ALAT.

Gracias a sus cursos, seminarios, sesiones terapéuticas y asesoría, conocí, no sólo la teoría, sino a poner en práctica la PNL, la Gestalt, el psicodrama, el manejo de terapia de grupo, la hipnosis, la bioenergética,  el proceso para cerrar un duelo tras la muerte de un ser querido, la Psicología deportiva, tantas y tantas cosas, que han sido herramientas muy útiles para mi desarrollo personal y profesional.

Su apoyo fue incondicional en todos sentidos y momentos. Por ejemplo, en una ocasión me pidió que impartiera unos módulos de AT en unos seminarios de 24 horas para 120 personas que él dirigía. A pesar de mi miedo, él me impulsó a hacerlo. Cuando pedí a los participantes una evaluación sobre mi desempeño, me dijeron que yo era una copia femenina de Rivas Solís, que fuera yo misma. Lo tomé en cuenta y empecé a volar con mis propias alas.

Considero que Octavio Rivas Solís aportó mucho a la Psicología deportiva, empresarial y educativa, y que dejó huella en miles de personas que lo recordarán como una figura trascendente que los ayudó a ser mejores personas.

Si me pidieran que dijera un rasgo relevante de su personalidad, diría la generosidad. Aprendía algo hoy y, al día siguiente, lo estaba compartiendo con todos, sin pedir nada a cambio.

Octavio. Gracias por haber sido mi maestro, mi terapeuta, mi coaching, mi modelo a seguir en muchos aspectos de mi crecimiento personal. Te recordaré siempre con cariño y respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s