NOSTALGIA 15 DE SEPTIEMBRE 2015

NOSTALGIA

Encontré a muchas personas, de diverso nivel socio- económico y cultural, que sentían, igual que yo, nostalgia de un pasado que parecía remoto en el tiempo, dispersos los recuerdos por la avalancha de sucesos informativos que nos inunda cada día.

¿Festejar qué y cómo nos preguntamos ante la fecha del 15 de septiembre?

Acudieron a la conversación el entusiasmo con que nuestros padres adornaban la casa y los vecinos, las suyas, con lo que el barrio tenía un tono tricolor festivo muy agradable.

Comentamos también el respeto con que cantábamos el himno y gritábamos “Viva México”, con un espíritu patriota, no patriotero.

La convivencia amable, sin la necesidad de alcoholizarse en un vano intento de olvidar la corrupción, la violencia, la inseguridad, la pobreza que nos afecta a todos, no nada más a los 60 millones de mexicanos que la padecen en forma directa.

La imagen austera de un Presidente que no quería ser “original” y no modificaba el grito del Cura Hidalgo. Un personaje respetado y respetable, aún por sus opositores.

Recordamos cómo los niños y jóvenes salían a la calle a “tronar cuetes”, cuando todavía la calle era el espacio obligado de todos nosotros destinado a jugar a policías y ladrones sin el temor de que aparecieran a cada instante los “de verdad”, un lugar para montar bici o platicar, donde lo que prevalecía era la libertad.

¿Celebrar qué? ¿Vivir secuestrados en nuestras casas, tras cerrojos, alambradas, alarmas? ¿Saber que la corrupción y la impunidad son el día a día que nos abruma con su presencia incesante?

Si vamos más allá y tomamos conciencia de lo que está pasando en el mundo en general: miseria, hambre, guerra, el éxodo de familias con niños y de niños sin familia que huyen de la muerte directa o indirecta, veremos que no es el momento de festejar, es el momento de orar, de meditar, de unir la energía renovadora y hacer algo por los demás, por todos los que necesitan una mano amiga.

No nos sintamos orgullosos de tener ejércitos y armas. Vamos a crear y consolidar la conciencia de la solidaridad social, que nos caracterizó en 1985 como un pueblo especial y único.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s