Matrimonio gay

Motivada por la lectura de un artículo en el periódico El País (22 de julio de 2015), titulado “La Iglesia ama a los gais, por eso rechaza su matrimonio”, quise conocer la publicación de la Arquidiócesis de México a la que el periodista refiere como fuente de esa afirmación, para ver si se trataba de “errores literarios”, o eran conceptos reales los que comentaba, para lo cual ingresé a la página:

http://www.siame.mx/

en la que encontré la siguiente publicación bajo el título: ¿Por qué la Iglesia se opone al ‘matrimonio gay’? La Iglesia, como Madre, se preocupa por todos sus hijos, quiere que estén lo mejor posible, y si percibe que corren algún riesgo, se los advierte. Martes 21 de julio de 2015 9:00 horas. DLF Redacción. (sic).

Dentro del contenido, en un lenguaje muy coloquial, en el que no faltan los anglicismos como usar la palabra kínder para referirse a la escuela preprimaria, el texto menciona el ejemplo de una madre que, cuando por primera vez va a enviar a su hijo a uno de esos planteles educativos, le recomienda que no se quite el sweter si hace frío, que no se ponga al sol si hace calor, que no beba agua del grifo ni cambie con algún amiguito su “lunch” por comida chatarra y que, si algún niño estornuda, no se le acerque. Todas estas recomendaciones las hace, sin importarle si sus consejos son bien recibidos o no, porque no quiere que su hijito se enferme.

Hacen una comparación entre esta actitud maternal y la Iglesia, en su rol de Madre, que se “preocupa de todos sus hijos y quiere que estén lo mejor posible, por lo que les advierte cuando corren algún riesgo, como el del “matrimonio gay”.

Mencionan también que ” la Iglesia se opone a este matrimonio porque no quiere que nadie sufra los daños a la salud física, psicológica y espiritual que acarrea el “matrimonio gay”.

En cuanto a la salud física, exponen que el cuerpo humano no está diseñado para una relación homosexual, puntualizando que: “la mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración, resiste la fricción, segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen. En cambio, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente: causando sangrados, infecciones, y eventualmente incontinencia, pues con el continuo agrandamiento, el orificio pierde fuerza para cerrarse”.

Comentan que en el sexo anal, al entrar el miembro en contacto con la materia fecal, que contiene muchos microbios y bacterias, y practicar después el sexo oral, se están ingiriendo muchos contaminantes, y que en las relaciones lésbicas, puede haber también contagio de enfermedades de transmisión sexual.
.
Proporcionan alguna información antigua sobre el VIH/SIDA en los Estados Unidos, aseguran que más del 50% de los homosexuales contraerán algún tipo de enfermedad de transmisión sexual, ya que la mayoría de los homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo. La única solución es la continencia.

Terminan diciendo que “La Iglesia no odia a los homosexuales, los ama, y sufre si ellos sufren, por eso se opone el ‘matrimonio gay’, porque quienes participan en este tipo de unión tienen una altísima probabilidad de terminar con una grave enfermedad”.

Les sugiero entren a la página web y lean toda la publicación. Por lo pronto, me quedan muchas preguntas, entre ellas mencionaré algunas:

• ¿La Iglesia, como Madre preocupada por la salud de sus hijos, se opone al “matrimonio gay”,o a las relaciones homosexuales entre varones?

• ¿Si eres homosexual y no te casas estás exento de peligro?

• ¿Tan grave es el matrimonio como práctica de “sexo seguro” dentro de una relación en la que exista también una comunión afectiva, mental, espiritual?

• ¿Las relaciones anales son riesgosas sólo para los homosexuales?

• ¿El matrimonio gay es entre hombres y no entre mujeres?

• ¿El sexo oral es siempre una fuente de contaminación de enfermedades sexuales?

• ¿Por qué se habla de “matrimonio gay” como un peligro potencial y no de la las relaciones sexuales de los pederastas? ¿Cuál es la diferencia?

• Cuando un hombre abusa sexualmente de un niño, ¿no hay riesgo de daño físico, psicológico y espiritual?

• ¿Por qué la Iglesia no toma esa bandera con más énfasis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s