Diciembre 29 del 2014

Renovación 364

Revisemos hoy si todavía sentimos apego por cosas y personas, ya que sabemos que ello es una carga que nos hace más difícil el avanzar.

Nuestros hijos son una oportunidad para que les facilitemos los elementos que les permitan tener una formación integral, y los dejemos volar libres, sin ataduras, sin un cordón umbilical patológico que les limite y amargue la vida.

Nuestra pareja es eso, una pareja, la persona que hemos elegido para diseñar un proyecto de pareja, y tal vez de familia, juntos. Él o ella son una entidad individual, con su proyecto de vida individual, con sus expectativas y anhelos. Podemos caminar juntos, mas no practicar la posesión.

Las cosas son sólo cosas, de mucho o poco valor, a las que nosotros les damos una carga emocional. Los recuerdos están en el alma, en la mente, en el espíritu, no en objetos elaborados. Si nos apegamos a ellos, serán ellos nuestros dueños y nosotros sus esclavos.

Si hay personas tóxicas en nuestra vida, es el momento de dejarlos ir. Démosles las gracias por la lección que pudimosn aprender gracias a su patología, y hagamos una oración por ellos para que encuentren la paz y la salud.

Podemos amar, compartir, convivir, disfrutar, estar juntos y unidos en uno o varios proyectos, sin apegarnos o aferrarnos a nadie ni a nada.

En el momento en que nos volvemos dependientes está presente el apego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s