Octubre 10 del 2014

Renovación 284

En ocasiones encontramos a personas que “nos caen mal”, no las soportamos, nos son antipáticas, sin que exista ninguna razón para ello.

Puede ser que se parezcan a alguien que sí nos hizo algún daño y a quien guardamos rencor y por ello la rechazamos a priori.

También es factible que esa persona refleje las partes oscuras de nuestra persona que nosotros nos negamos a identificar y, mucho menos, a aceptar.

Vale la pena revisar si nos recuerdan a alguien.

Si no es así, esa persona está en nuestro camino para enseñarnos a aceptar lo que desconocemos de nosotros mismos. En algunas corrientes filosóficas dirían que es una Maestro o Maestra de quien podemos aprender una lección importante.

Conviene que hagamos un ejercicio de insight (introvisión), y revisemos si hay algo que no queremos reconocer sobre nuestra personalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s