Octubre 6 del 2014

Renovación 280

Parte de las cadenas que nos aprisionan en la codependencia es la necesidad compulsiva de controlar todo, y a todos a nuestro alrededor.

Pretender controlar a los demás es anular su derecho a ser autónomos, independientes y responsables de sí mismos. Digo pretender porque si llegamos a ejercer control sobre alguien, en forma paralela, estamos propiciando que se genere la rebeldía, la inconformidad, el resentimiento.

Podemos utilizar algunas herramientas para controlar a nuestra pareja como el dinero o el sexo y, tarde que temprano, la estrategia se volverá en nuestra contra.

Podemos amenazar con quitarle la vida a alguien, o dañarlo en forma severa, y la persona se someterá hasta que termine por irse, por atacarnos o por dejarse morir, con lo que no logramos ejercer el control mucho tiempo.

No podemos controlar lo que les pasa a los demás. Si mi familiar es diabético o alcohólico, puedo favorecer que él o ella controle su enfermedad para que no avance, yo no puedo decidir por ella qué va a comer o beber.

Si un ser querido padece Alzheimer, no podemos controlar la enfermedad, podemos prevenir en ocasiones y propiciar que el deterioro no sea tan rápido, mediante medicamentos que la persona enferma va a tomar, no nosotros.

Por eso es conveniente recordar la oración de la Serenidad:

serenidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s