Septiembre 26 del 2014

Renovación 270

Recordar el ayer puede traer consigo nostalgia, saudade, morriña, nostalgie, homesick, añoranza, como una consecuencia.

Podemos también recordar el pasado con alegría, con agradecimiento por lo vivido como un rosario de eventos cuyo resultado es lo que somos hoy.

Sentir añoranza o nostalgia tiene grados. Si acaba de morir un ser querido, vas a extrañarlo y a añorar, a ratos, su presencia física, mientras logras incorporar su espíritu, su recuerdo, a tu narrativa actual. Es un proceso que pasa y no afecta.

Si nosotros no “dejamos ir a las personas”, si nos aferramos a ellas con una necesidad enfermiza, vamos a dejar de gozar y vivir el día de hoy y vamos a menospreciar todo lo positivo que llegue a nuestras vidas.

Los dichos populares dicen mucho por lo general, aunque algunos sean tendenciosos: “Si te quieres convertir en bueno, muérete”, es una realidad porque a las personas no les gusta hablar mal de los muertos, prefieren enfatizar lo poco o mucho positivo que se sepa de ellos.

“Todo tiempo pasado fue mejor” es tendencioso. Esta frase la pueden utilizar publicistas de ropa, muebles, estilo de vida, decoración de restaurantes, etcétera, que quieren comercializar algo para contrarrestar las innovaciones y atraer a los “nostálgicos”

Recordemos con gozo lo que hemos vivido.

Disfrutemos el día de hoy.

Soñemos el mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s