Agosto 22 del 2014

Renovación 235

Es importante evitar juzgar a los demás.

Hoy voy a recordar y a preguntarme cuando caiga en emitir juicios sobre los demás: ¿Quién soy yo para juzgar a nadie?

Emitir o imponer juicios de valor, basados en una religión o en determinada creencia, me conducirá al fanatismo, a creerme superior o mejor que los demás, a querer imponer mi juicio y discriminar, segregar, castigar, a quien piense diferente a mí.

Escudarme en determinadas creencias religiosas para no respetar a otras personas porque tienen distintas preferencias sexuales a las mías, son de otra raza, religión, nacionalidad, es una clase de discriminación encubierta con “nobles razones”.

Hacerlo porque “me preocupo por su alma, por su salvación, porque se van a condenar en la otra vida”, es una muestra de fanatismo y falta de respeto.

Dios es Amor, no una copia de nosotros con nuestros defectos y carencias, limitaciones, preferencias y rechazos.

Hoy voy a encontrar a Dios en todo y en todos, en la naturaleza, en todo ser vivo, en el universo, en el infinito. Voy a empaparme de su amor, a vivir en el amor, a ser amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s