Agosto 7 del 2014

Renovación 220

“Todo sucede para algo”

“Lo que pasa es lo más conveniente para mí”

“Hay una lección en todo lo que vivo”

Aceptar estas premisas cuando lo que sucede es negativo, significa la muerte de alguien querido o la pérdida de alguien o algo valioso para nosotros, cuesta trabajo.

Aceptar que somos parte de un todo, que existe un orden universal que rebasa nuestra limitada comprensión, facilita la tarea. Cuando Einstein dijo: “Dios no juega a los dados con la naturaleza”, abrió una puerta a muchas perspectivas diferentes.

¿Cómo aceptar la muerte de un hijo? En mi opinión es la muerte que más puede lastimarnos porque va contra natura. Sólo podremos hacerlo si creemos que nuestra vida, (y la de todos) tiene un sentido, que tenemos una Misión, que estamos en este mundo para algo en especial, no para crecer, reproducirnos y morir.

Ese hijo que murió, sin importar la edad, tenía una Misión y la cumplió. Hay una lección en su muerte.

Aprenderla le dará sentido a su vida y será una manera de conservarlo en nuestro corazón, enriqueciendo la nuestra.

Podemos aplicar estas premisas para aprender de todo lo adverso y doloroso que vivamos.

Anuncios

2 pensamientos en “Agosto 7 del 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s