Agosto 2 del 2014

IMG_1808IMG_1811IzamalRenovación 215

Hoy hicimos una excursión a dos pueblos mágicos de Yucatán: Mérida-Izamal-Valladolid-Mérida. Esto es en el Estado de Yucatán, México. .

A Izamal se le conoce como “la ciudad de las tres culturas”, pues en ella se combinan rasgos de su pasado prehispánico, del período colonial y de la época actual. Se encuentra situada a una hora de Mérida. Su nombre se debe a Zamná, “rocío del cielo”, personaje de singular sabiduría y origen mítico considerado como instructor y maestro de los mayas.

Izamal es una población colonial fundada a mediados del siglo XVI sobre los vestigios de una antigua ciudad maya. Su construcción más importante, el Conjunto Conventual de Nuestra Señora de Izamal, fue construído sobre las ruinas de un adoratorio maya llamado Pap-hol-chac.

En 1992, Izamal recibió la visita de S.S. Juan Pablo II, quien ofició una memorable misa en el gran atrio que antecede al templo de la Purísima Concepción y el ex Convento de San Antonio de Padua. Desde ese entonces, la mayoría de las casas y edificios que decoran su centro histórico están pintados de blanco y amarillo: los colores vaticanos.

Este poblado levantado sobre 12 pequeñas colinas que rompen la planicie del entorno, todavía conserva los vestigios de su antiguo y enorme poderío: cenotes de sacrificio ritual se encuentran alrededor. De los antiguos cuatro caminos blancos o sacbés, que conducían a ciudades aliadas o subyugadas, se pueden admirar todavía dos. Aké y Kantunil, satélites de esta gran ciudad maya, y son, en días despejados, visibles desde lo alto de la pirámide de Kinich Kakmó.

La ciudad prehispánica estuvo ocupada aproximadamente desde el año 300 antes de nuestra era, hasta muy cerca del momento de la conquista española, pues en las crónicas de fray Diego de Landa ya se relata la grandeza de sus edificios. Actualmente, el edificio más importante es el templo de Kinich Kak Moo o Gran Pirámide, que destaca por su altura. En su parte superior se encuentra una pequeña plaza que posiblemente funcionó para realizar ritos y ceremonias dedicados a la deidad Itzamná.

El templo de la Purísima Concepción y ex Convento de San Antonio de Padua tiene Tres grandes rampas orientadas hacia el norte, sur y oeste sirven de acceso al monumental atrio, considerado como el más grande de América Latina (con una superficie de casi 8 000 m2) que fue concluido en 1561.
La portada del templo es de estilo plateresco, mientras que la ventana del coro posee un fuerte sabor morisco; en el remate se abre una espadaña de tres claros. El interior es de una nave con bóvedas de cañón y de lacerías en el presbiterio, donde se observa un retablo de estilo neogótico de finales del siglo XIX que aloja a la escultura de la Virgen de Izamal. Se ubica en las calles 30 y 31.

El templo de la Purísima Concepción y el ex Convento de San Antonio de Padua forman un impresionante conjunto levantado sobre una plataforma prehispánica que era parte del cerro llamado “Pap-hol-chac”, el cual fue prácticamente destruido por los españoles para edificar el conjunto conventual, a instancias de fray Diego de Landa, entre 1553 y 1561. El antiguo convento de Izamal, de sobria arquitectura y grandes dimensiones, se sitúa hacia la parte norte del templo.

Valladolid

Es la segunda ciudad en importancia de Yucatán y la más antigua del estado. Fue fundada en 1543 por Francisco de Montejo “El Sobrino” y antiguamente estaba habitada por los Cupules en un sitio conocido como Chauac Há, parte de un cacicazgo maya. A la llegada de los españoles, los terrenos fueron divididos en encomiendas y se puso la ciudad bajo la advocación de la Virgen de los Remedios y el patronazgo de San Servacio.
Debido a las enfermedades -principalmente a la fiebre amarilla- la ciudad se trasladó a las ruinas del asentamiento maya de Zaci, que en lengua maya significa “gavilán blanco”. Durante el siglo XIX, adquirió importancia puesto que en ella se estableció la primera fábrica de hilos y tejidos de México, lo que sería la gran antecesora de las maquiladoras del país.

Valladolid tiene el título de “Ciudad Heroica” porque en ella se desarrollaron dos importantes eventos históricos: “La Guerra de Castas”, en 1847, que consistió en un movimiento social que los nativos mayas iniciaron contra la población de criollos y mestizos; y, en 1910, fue la primera chispa de la “revolución mexicana”, puesto que en esta tierra se dio un movimiento precursor del que se daría en noviembre del mismo año para levantarse en contra de la dictadura de Porfirio Díaz por medio del Plan de Valladolid o Plan de Dzelkoop.

La construcción más destacable de la ciudad es el Convento de San Bernardino de Siena que antiguamente era el centro del pueblo del Sisal y donde los franciscanos edificaron un imponente convento entre 1552 y 1560. De su exterior destaca la serie de almenas que coronan los muros y la larga arquería que rememora a las fortalezas medievales; de su interior, un notable retablo barroco. En el huerto hay una noria levantada sobre el Cenote Sis-Há del que se han extraído piezas precolombinas y virreinales que se exhiben en el mismo convento.

Existen varios cenotes: en plena ciudad está el de Zaci, que por mucho tiempo abasteció de agua a la población y que hoy se conserva como un atractivo natural en cuyo alrededor hay un restaurante, un zoológico y tiendas de artesanías. A sólo siete kilómetros al oriente de Valladolid, sobre la carretera libre a Cancún, se descubre el bello Cenote Suytún, cuya bóveda natural tiene algunos huecos por donde se cuela la luz del sol y deja admirar la tonalidad de sus aguas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s