Julio 17 del 2014

Renovación 199

Es probable que alguna vez hayamos nadado contra corriente, o al menos hemos sentido la fuerza de la resaca si estamos parados en la orilla de una playa, lo que nos hace tambalear.

Podemos sentirnos así en ocasiones al ir modificando nuestros pensamientos y acciones hacia la salud.

Nuestro entorno ha sido patológico, y casi todos con los que tenemos relaciones, pueden estar “contaminados” por la codependencia, por lo que harán hasta lo imposible para que no se altere su estabilidad, enfermiza o no.

Conviene plantar los pies firmes en la realidad, no mi realidad, la realidad.

Conviene respetar a los demás y poner distancia, física, mental, psicológica, emocional, para darles tiempo a que asimilen nuestro cambio y quieran mejorar ellos mismos.

Resistir ante los estímulos para regresar a la patología es clave, y lo lograremos mientras estemos seguros de que estamos en el camino que nos llevará al logro de nuestras metas y a trascender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s