Junio 21 del 2014

Renovación 173

Cargar con un mandato de “Sé perfecto”, es vivir inconforme toda la vida.

Un mandato es una frase que nos repitieron en la infancia, las más de las veces reforzada por actitudes, ademanes, gestos, palabras, tono de voz, posturas, que nos obliga a seguir determinadas conductas para lograr el objetivo inherente en ello.

Por ejemplo, el niño llega con una nota de 9 (máxima 10), y la mamá le dice: “Está bien, pero tú eres muy inteligente para conformarte con un nueve cuando puedes alcanzar el 10 con facilidad. Mejora tus notas”.Descalificar lo que logramos porque no “es perfecto”, es sabotear nuestra motivación y hace que nos sintamos inconformes con nuestros logros.

¿Cómo podemos saber si ese mandato, junto con otros, se ha convertido en un impulsor de nuestra conducta según el Análisis Transaccional? Revisemos si:

• Los objetos que hay sobre nuestro escritorio, o mesa de trabajo, tienen que estar rigurosamente distribuidos como decidimos desde el principio. Si alguien mueve dos centímetros hacía la izquierda el marco con la foto de un ser querido, nos molesta a la vista y lo ponemos “en su lugar” de inmediato. Esto se extrapola a la ropa, los adornos, nuestros zapatos en el closet, etc.

• Cuando terminamos una actividad, y lo hemos hecho en menos tiempo, con menos esfuerzo y menor costo (productividad), nos sentimos inconformes porque pensamos que podríamos haberlo hecho mejor.

• Encontramos un pero para todo. Cuando nos felicitan, decimos: “Si, pero pude haberlo hecho mejor si no hubiera…”, en lugar de: “Lo logré. y voy a mejorar mi desempeño en el futuro”.

• Tendemos a ver el vaso medio vacío, sin importar que pueda estar casi lleno.

• Enfatizamos lo que falta, no lo que tenemos o hemos logrado.

• A todo le encontramos algún defecto, y sobre eso nos basamos para evaluar los resultados.

• Nuestra postura es rígida e inflexible, no sólo en el aspecto físico, en todos los ámbitos.

• Nos disgustan los cambios considerables o novedosos, porque pueden alejarnos del camino de la perfección que estamos buscando.

Estos son algunos ejemplos. Vamos a aceptar que podemos hacer las cosas adecuadas sin que sean perfectas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s