Junio 3 del 2014

Renovación 155

El miedo a la soledad puede llegar a paralizarnos, nos conduce a tomar decisiones erróneas, y nos impide vivir, si acaso, sobrevivimos.

Muchas personas tienen miedo a la soledad y por eso se casan, aceptan una pareja disfuncional, siguen insertos en una familia tóxica, “compran” compañía por lo general cara y que les trae consecuencias futuras negativas. Todo en aras de no sufrir la soledad.

En una relación sana con nosotros mismos, cuando tenemos un mundo interno muy grande, no sentimos la soledad porque no estamos solos.

Por el contrario, podemos estar en un evento deportivo, rodeado de cien mil personas y estar solos.

Es nuestra decisión correr el riesgo y amarnos, aceptarnos, protegernos y cuidarnos, para podernos relacionar con los demás mediante una red de amor, afecto, aceptación, cuidado, protección, impulso hacia el logro.

No estamos solos si convivimos con nuestro Poder Superior.

No estamos solos si tenemos nuestros sueños y los estamos construyendo.

No estamos solos si somos capaces de vivir en paz con nosotros mismos, nuestro pasado y el presente.

No estamos solos si aceptamos a los que nos rodean como seres independientes a quienes podemos amar y respetar.

Vamos a abrir las puertas de nuestro corazón y nuestro espíritu, y nos asombrará la infinidad de personas que siguen caminos paralelos al nuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s