Abril 28 del 2014

Renovación 119

Cuando algo negativo llega a acontecernos, es importante verificar nuestra participación en ello.

Si fue un accidente, por ejemplo, ya sabemos que “los accidentes no nacen, se hacen” y que, antes de que sucediera, bajamos la guardia, esto es hubo una distracción. ¿Por qué no pusimos atención? ¿Por exceso de estrés? ¿Por tener nuestra mente a mil kilómetros de distancia de dónde estábamos y de lo que estábamos haciendo? ¿Qué “ganamos” con el accidente?

Con toda honestidad, asumamos las respuestas y tomemos acciones para evitar que el evento desafortunado se repita.

Si lo que nos pasó se debió a que estábamos en el lugar y momento equivocado, chequemos su hay un patrón de repetición o fue algo fortuito.

¡APRENDAMOS LA LECCIÓN Y ADELANTE!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s