Abril 8 del 2014

Renovación 99
Tan importante como el saber DAR, es el saber RECIBIR.

Hay personas a las que no les cuesta trabajo dar. Dan su tiempo, su energía, apoyo material y asumen problemas o tareas de los demás prestando ayuda física, mental, emocional, y lo hacen a toda hora, y con todo el mundo, inclusive, en ocasiones no esperan que les pidan las cosas o el favor, cuando ya están resolviendo algún problema ajeno.

Para estas personas, el dar todo de sí mismas, es la manera de ganarse la aprobación, reconocimiento o gratitud de aquellos a quienes ayudan, o de crear compromisos. También es factible que lo hagan para hacerse indispensables, e ir anulando la capacidad de los otros para resolver las situaciones difíciles o estresantes que se presenten. Existe la probabilidad que lo hagan para mantener el control sobre las cosas y sobre las personas.

Quienes están en ese caso, por lo general, no se sienten bien si se trata de recibir, ya sea ayuda material, física, moral, porque pierden su posición.

Cualquiera de las motivaciones mencionadas es insana y tóxica.

Ayudar a quienes nos solicitan apoyo, puede ser provechoso para ambos si le
enseñamos a la persona cómo resolver su problema, no se lo resolvemos.

Vamos a revisar si estamos en ese caso y a aprender a recibir con alegría todo, desde lo que la vida nos da, hasta lo que los demás nos regalan. Merecemos recibir muchas cosas positivas y valorarlas, además de agradecerlas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s