Marzo 4 del 2014

Renovación 63

Ser responsables de nosotros mismos significa, aceptar las consecuencias de lo que pensamos y sentimos que es el origen de lo que hacemos.

¡Es tan fácil culpar a los demás! Por no ser lo que nosotros queremos que sean, porque no se comportan de acuerdo a nuestras expectativas, porque están muy lejos de la imagen internalizada del personaje de cuento que deseamos adopten.

Una de las medidas que adoptamos para ello es etiquetar todo:
• Los hombres son…
• Los grupos de autoayuda no sirven…
• Todas las mujeres buscan…
• Los padres deben ser….
• Todos los hombres quieren eso…
• Mi pareja es insensible…

Otra es fugarnos al lugar de las fantasías inconclusas:
• Si hubiera sido más cariñoso…
• Si hubiera escogido a mi otro novio…
• Si no hubiera tenido tantos hijos…

En esta forma vamos evadiendo tomar las riendas de nuestra vida y, poco a poco, nos convertimos en títeres que son manejados por los demás según sus intereses.

“Voy a eliminar de mi narrativa todas las etiquetas que utilizo para personas, eventos, circunstancias, y voy a ver todo con objetividad para aprender de todo lo positivo y negativo que me ha rodeado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s