Febrero 20 del 2014

Renovación 51

“Pagar es corresponder”. Es un dicho popular muy sabio que nos recuerda que cuando recibimos muchos dones, obsequios, sonrisas, favores, cariño, atenciones, etcétera, lo que procede es devolver lo mismo que recibimos, y, si es posible, algo mejor.

A veces podremos corresponder a la misma persona que nos favoreció en el pasado. En otras ocasiones, podremos hacerlo con sus descendientes, seres queridos, o con algún desconocido.

¿Somos de las personas que recibimos y recibimos y nunca damos en la misma medida que nos dan? Vale la pena reflexionar sobre esto y revisar si estamos “recargándonos” en nuestros familiares o amigos, y esperamos que ellos nos den todo el cariño y ayuda posible, y nosotros nos hacemos tontos cuando ellos necesitan algo.

En la medida en que demos amor, cariño, cuidado, apoyo, amistad, etcétera, abrimos el flujo de la energía positiva y nos llegará mucho más de lo que nosotros demos a los demás.

Hagamos ese análisis y empecemos a dar algo positivo todos los días, a quien lo necesite, a quien esté cerca, al que esté en una posición difícil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s