Febrero 1 del 2014

Es importante tener ilusiones y sueños. Rescata los tuyos de la niñez. Si no los realizaste pueden llegar a ser un fantasma que te impide disfrutar plenamente lo que logras.

l¿Qué querías ser o hacer cuando eras niño? Recuérdalo y revisa si algo de ello es realizable hoy día. Por ejemplo, tal vez ya no sea tiempo de que seas bombero, astronauta, o de que ganes el concurso de belleza mundial, y sí es posible que aprendas a tocar el piano o la guitarra, que pintes, que aprendas a bailar (por pura diversión, no para llegar a Bolshoi), que viajes a un determinado lugar.

Tener ilusión por algo es mantener la llama encendida. Cada vez que visualizamos lo que vamos a disfrutar nos llenamos de gozo anticipado.

Una cosa es tener ilusiones y otra es ser iluso. Pretender cambiar a los demás, ganar una fortuna como por arte de magia, ignorar que somos humanos y cometemos errores, nos convierte en ilusos y nos conduce al autoengaño.

Vamos a mantener nuestras ilusiones vivas y a alimentarlas cada día con acciones que conduzcan a su realización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s