Enero 30 del 2014

Estamos por terminar el mes y sentimos miedo de ir muy despacio en nuestro proceso de renovación. No nos damos cuenta de cuánto hemos avanzado. El simple hecho de buscar cada día una reflexión para practicar, modificar o incorporar algo en nuestra forma de pensar, sentir y actuar, es la prueba de que sí hemos recorrido un buen trecho.

Podemos sentirnos satisfechos. Vamos en el camino.

Tal vez valga la pena echar una mirada a las cosas que les tenemos miedo y verificar si podemos eliminarlas. Por ejemplo, si sientes miedo de “fracasar e ir muy despacio” como un reproche por no ganar más dinero, por no hacer rápido tal o cual cosa, por no obtener los resultados inmediatos de lo que acabas de empezar, es probable que haya detrás de esa oración una actitud crítica, perfeccionista, que menosprecia tus esfuerzos por mejorar en la vida.

Ubica en el tiempo tus metas, hasta desmenuzarlas día a día. Recuerda que la semilla tarda un tiempo en germinar, la mariposa tarda un tiempo como oruga antes de volar con sus alas multicolores.

Cuida con amor tu proyecto de vida, y recuerda “Mereces ses feliz”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s