Enero 26 del 2014

Estamos acostumbrados a echarle la culpa de todo lo que no nos conviene o perjudica a los demás, al tiempo, al gobierno, a la situación económica, etcétera. Ya sea grande o pequeña la contrariedad, siempre es algo que “nos pasa”, “algo que nos hacen”, “algo que nos sucede.

Es factible que la situación económica, laboral, política, social, sea precaria o conflictiva en el lugar en que vives. Eso no te sucede a ti. Es la misma situación para todos los que viven ahí.

Puede ser que hayas perdido tu empleo y estés desesperado. En lugar de quejarte de tu mala suerte o del jefe que te tenía ojeriza, analiza lo que pasó y aprende la lección que está dentro de ese percance: ¿Pudiste haber cerrado la boca a tiempo y no dar opiniones que nadie te pedía? ¿Cumpliste a carta cabal con tus compromisos? ¿Estabas en el lugar y el momento adecuado para tu crecimiento? ¿Sabes trabajar en equipo? ¿Practicas las competencias de la inteligencia emocional?

Cuando vemos la situación con objetividad, podemos darnos cuenta que las cosas no nos pasan. En una forma u otra, nosotros las generamos, propiciamos, permitimos o toleramos, lo que nos hace responsables en alguna medida del contratiempo que estamos viviendo.

Empieza a aceptar tus errores para eliminarlos y tus carencias para adquirir las destrezas y habilidades que requieras para salir adelante.

Sólo tú eres responsable del rumbo de tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s