Enero 23 del 2014

¿Cuántas veces culpamos a los demás porque hacen esto o lo otro que nos perjudica, nos lastima, nos duele? Lo más probable es que sean muchas las ocasiones que hemos caído en esta trampa.

Los demás pueden comportarse de una forma positiva, asertiva, errónea, agresiva, lesiva, mal intencionada, o riesgosa para nuestra estabilidad física, mental, emocional.

Eso es lo que hacen ellos. Es nuestra responsabilidad:
• Aceptar esas conductas y aprobarlas
• Rechazar ese comportamiento y acotarlo
.

En el primer caso, cuando se trata de una conducta positiva, es conveniente aceptarla. Si no vamos a beneficiarnos en este momento, igual podemos agradecerla y reservar la aplicación para más adelante.

Si es una agresión de cualquier tipo, nos toca rechazarla, cuestionarla, y tomar todas las medidas necesarias para que no se vuelva a repetir.

Esto lo traduciremos como: ¡Poner límites!

¿Cuántas veces nos hemos quedado callados ante una agresión física o verbal? Nos quejamos y quejamos, y no hacemos nada por evitar que la conducta se repita.

Vamos a poner límites. Tienes derecho a ser tú, a equivocarte, a decidir. Tienes derecho a rechazar a quienes te agreden y pretenden lastimarte. Aprende a decir NO a tiempo.

Tú vales mucho. No permitas que pretendan aminorar tu fuerza, disminuir tu autoestima, socavar tu YO.

Empieza a poner límites ¡HOY! Puedes hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s