Enero 21 del 2014

Hay tesoros que podemos conservar toda la vida, uno de ellos es la amistad. ¿Quién no ha vivido esa maravillosa sensación de caminar de la mano de un amigo a los tres, ocho, quince, ochenta años?

Amigo es la persona que te acepta como eres, no te quiere cambiar, “componer”, enderezar, está contigo cerca sin imponerse, sin invadir, sin poseer.

Amigo es quien comparte tus luchas y batallas, tus derrotas y tropiezos, quien reflexiona contigo y aprende de ti y tú aprendes con él y de él, quien te consuela y apoya cuando es necesario.

Amigo es quien tiene ideales parecidos a los tuyos y los comparte con generosidad, así como sus sueños y anhelos por superarse y evolucionar en el camino a la trascendencia.

Mira a tu alrededor. Encuentra a tus amigos. Tal vez los hayas tenido un poco relegados al olvido, búscalos y vuelve a establecer la comunicación que les da bienestar a los dos.

Podemos tener muchos conocidos, muchos familiares, y pocos amigos. Revisa si tú has sido incondicional con ellos.

Medita y envía energía positiva para que todo les vaya bien.

Acuérdate, en “el dar está el recibir”. Sin esperar a que los demás de den, empieza tu a regalar solidaridad, comprensión, apoyo, alegría, amor. Regresará a ti multiplicado en forma infinita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s