Enero 16 del 2014

Hoy se me fue el avión como dicen los jovencitos. Olvidé una cita importante en la que iba a convivir con personas muy queridas. Por ahí le dicen que eso se llama un ”lapsus”, yo lo llamó “lapsus brutus”.

Si a ustedes les ha pasado, conviene revisar el por qué se olvidó la cita:
• ¿Es sabotaje porque nos causa placer?
• ¿Sentimos que no podemos desperdiciar el tiempo en distracciones?
• ¿Estamos sometidos a un estrés muy fuerte que absorbe nuestra energía y debilita nuestras funciones mentales y orgánicas?
• ¿Estamos haciendo demasiadas cosas a la vez por no haber sabido decir NO a tiempo?
• ¿Pensamos en todos los demás y nos olvidamos de nosotros?

Puede haber muchas otras razones. En lugar de tomar el látigo de las siete puntas y azotarnos, vamos a confrontar el origen del olvido, y a resolver lo que tenga solución que, en el caso de las variables que mencioné antes son todas, lo que pueden hacer con las que ustedes encuentren en su interior.

¡A resolverlo y seguir adelante !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s