Enero 12 del 2014

Hoy vamos a dedicar el día a observar los prodigios de la naturaleza a nuestro alrededor y a mirar con los ojos del alma a quienes nos rodean para ver si hay algo que podamos hacer por ellos.

En ocasiones, basta un “Buenos días” para hacer que la persona reafirme que está viva y que hay quien se da cuenta de ello.

El día está frío y, aun así, vamos a escuchar algunos trinos en las copas de los árboles o debajo de los alerones de las casas, en los nidos que han construido ahí las aves.

Podemos observar cómo cada día se fortalecen las yemas de los frutos en las ramas de algunos árboles. El color variado de azaleas, geranios, malvones, gardenias, hortensias y otras flores que, desafiando las bajas temperaturas, alegran nuestra vista, puede hacer que nos sintamos mejor.

Sonriamos a las personas que encontremos en el camino.

Sonriamos a la vida.

Sonriamos a la esperanza.

Dentro de nosotros hay un potencial enorme que nos va a ayudar a salir adelante. Tengamos Fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s