¿CASUALIDAD O DESTINO?

¿Una vez más, hay eventos que nos hacen recordar lo inesperada que puede ser la llegada de la muerte. El accidente ferroviario del pasado 24 de julio en Santiago de Compostela, nos sirve para que reflexionemos sobre este tema.

Tomar un tren que transite a alta velocidad, ya sea en Japón, España, China u otros países, es lo más normal de mundo. Uno no piensa que pueda presentarse un accidente. Cuando estás acostumbrado a viajar en avión (en una ocasión tomé cuatro vuelos en un día), lo haces como subirte a un taxi para ir a trabajar, no piensas en riesgos.

Con toda seguridad así lo hicieron los pasajeros del tren con destino a Santiago de Compostela, en el que viajaban turistas de todo el mundo, habitantes del lugar que regresaban a casa, personas que iban a Ferrol, donde terminaba el viaje. Bebés y ancianos, jóvenes, parejas, amigos, que tenían en común una cosa: la mayoría quería llegar a ver los juegos artificiales en Santiago, la víspera de la fiesta grande del 25 de julio.

Un segundo cambió la vida de cientos ¿miles? de personas. Nadie que fuera en ese tren va a olvidar nunca la experiencia, así como el accidente les quitará el sueño a vecinos que acudieron a rescatar heridos con un valor a toda prueba, sin pensar en si corrían ellos algún riesgo o no. Para todos los que trabajaron en los equipos de emergencia y salud, el suceso dejará una huella imborrable, así como un importante aprendizaje. A todos los que seguimos las primeras horas del descarrilamiento en directo a través de la televisión, y a todos los que laboran en medios informativos que presenciaron escenas muy dramáticas, el dolor nos conmovió y, en su momento, empáticamente les enviamos energía para que pudieran ayudar a muchas personas.

¿Y qué decir de los familiares? La angustia de no encontrarlos, de no obtener respuesta telefónica sobre su paradero, de no saber qué les había pasado a sus seres queridos, no la pudo amortiguar ni el ejemplo de civismo que dueños de hoteles, restaurantes, taxis, dieron al alojarlos, alimentarlos y transportarlos, en forma gratuita.

Hay muchas cosas que podemos aprender de esa experiencia a título personal, por ejemplo, a nivel práctico:
• traer una pulsera con nuestra identificación y el teléfono de la persona a quién reportar si algo pasa.
• Nombre de enfermedades relevantes: diabetes, cardiopatías, alergias.

Para mí, tan importante como eso es el aceptar que la vida es algo tan frágil que se puede esfumar en cualquier momento, como sucedió con la jovencita mexicana, de Jalapa, Veracruz, que había ido a estudiar un semestre de intercambio en la carrera de Derecho en Santiago de Compostela, y que regresaba de acompañar a su madre al aeropuerto de Madrid.

Otro caso que me impactó fue el de la vecina que había salido a pasear su perro y ambos murieron al impactarlos el tren. ¿Cómo iba a suponer que le caería un tren encima? Cosas así suceden, como cuando en la carretera de México-Toluca cayó un avión con caballos de salto. ¿Recuerdan?

No le damos importancia al hecho de vivir, lo tomamos por merecido y lo desperdiciamos con singular alegría. No pensamos que el día de ayer, o el minuto que acaba de pasar, ya no tendremos la oportunidad de volverlo a vivir.

Valoremos cada minuto de nuestra vida y no lo dilapidemos en banalidades, en rivalidades absurdas por esto o aquello, en rencores añejos que pudren y necrosan el alma y el cuerpo, en acumular bienes materiales que no nos vamos a llevar al panteón, ni al más allá.

Reflexionemos si podemos vivir en el amor, en el goce auténtico que proporciona el trascender, en una paz interior que ilumine nuestro camino.

Informes sobre el accidente de Santiago de Compostela en:
http://www.elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s