Y SIGUE TEMBLANDO…

El pasado miércoles, 13 de febrero, me sentí mareada varias veces durante el día. Tenía cita con el médico bariatra, quien revisó todos mis signos vitales y estaban perfectos. Buscamos si había sido algo me había ingerido y no recordé nada. Me recetó tabletas de dramamina POR si seguía el mareo, el cual permaneció dos días más. No tomé el medicamento porque pienso que si eliminamos el síntoma, sin saber qué lo está generando, podemos ignorar algo que nuestro organismo está informando como una señal de auxilio.

Después de buscar y buscar, para eliminar variables psicológicas o emocionales, el oído, etc., encontré la razón de mi sensación de mareo: ¡HA ESTADO TEMBLANDO CON SINGULAR ALEGRÍA! Por lo visto mi sensibilidad en ese aspecto se ha incrementado y ahora percibo los movimientos sísmicos mayores a 3° de magnitud en la escala de Richter.

Resulta que el día 13 de febrero se registraron 14 temblores, de los que dos superaron los 4° de magnitud y los demás los 3°. Los epicentros fueron en los Estados de Michoacán, Oaxaca, Jalisco, Sinaloa y Chiapas, o sea, la maraca sacudió a buena parte de la población.

El 14 de febrero, la cosa subió de color, ya que fueron 18 temblores, de los que cinco fueron de intensidad mayor a cuatro = 4.4°, 4°, 4.2°, 4.2° y 4.1° , y los demás arriba de 3°. Epicentros en Oaxaca, Sinaloa y Jalisco principalmente.

El viernes 15, hubo 14 temblores y dos de ellos fueron de 4° y uno más de 4.1°. Los epicentros fueron en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Nuevo León, Nayarit, Colima, Michoacán y Sonora. Como quien dice, de Norte a Sur y de costa a costa, la maraca se movió.

El sábado 16 tuvimos 13 temblores, de los cuales dos fueron de 4° y los otros de 4.1°. Aquí se focalizaron los epicentros en Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

Hoy, domingo 17, llevamos a la 1 de la tarde tres temblores de 3.6° y 3.7°. Epicentros en Oaxaca y Guerrero.

No cabe duda que a todo se acostumbra el hombre, menos a no comer. Ahora que sé que estas sacudidas que siento son porque se mueve el piso (hasta han llegado a crujir las paredes del edificio en el que vivo), me siento más tranquila por no estar enferma, aunque la alarma viene entonces al recordar que somos vulnerables en ese sentido y que vale la pena repasar la ruta de evacuación y tomar medidas precautorias para los casos de sismos más fuertes. ¿A ustedes cómo les ha ido en este sentido?

Fuente:
Sistema Sísmico Nacional, perteneciente a la UNAM.
http://www.ssn.unam.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s