RENOVACIÓN TOTAL (3)

En este proceso de poner al día nuestro organismo, como base para lograr una renovación integral, ya hemos aprendido a escucharlo y decodificar lo que nos dice o solicita, por ejemplo,  si está agotado, necesita descansar, le falta agua, comida, calcio, potasio, glucosa, sal, etc.

Hemos empezado a utilizar productos orgánicos para la limpieza, humectación, lubricación y alimentación de la piel del cuerpo y rostro, así como del cabello. Los hemos elegido asesorados por personas éticas y no por vendedoras de una determinada línea de belleza. Hay empresas de cosméticos que tienen un profundo compromiso con la ecología ambiental, que sólo utilizan para elaborar sus productos elementos orgánicos que son sembrados, cultivados y cosechados libres de pesticidas, fungicidas, elementos químicos que aceleren la producción (Lush en el Reino Unido es un ejemplo). Es cuestión de abrir nuestro panorama e investigar.

Vamos ahora a cubrir otra de nuestras definiciones del principio: “Restablecer una relación u otra cosa que se había interrumpido”, en cuanto a fortalecer los cimientos de nuestro cuerpo que nos van a permitir volar con la mente y el espíritu,  Lo haremos abordando el descanso, lo cual incluye, no sólo el dormir, si no el relajarnos, la meditación, establecer una conexión directa con la naturaleza, el arte en todos los campos: música, pintura, escultura, baile, lectura, etc.

Vamos a reflexionar en primer lugar sobre nuestros hábitos de sueño. ¿Existen algunas alteraciones? ¿Las tenemos identificadas? A continuación comparto alguna información sobre este tema, aclarando que hablamos de la función de dormir, no de soñar o imaginar cosas.

Encontramos en internet la siguiente definición: “El sueño es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia -cuando el ser está despierto-, el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos.  El vocablo «sueño» (del latín somnus, raíz original que se conserva en los cultismos somnífero, somnoliento y sonámbulo) designa tanto el acto de dormir como el deseo de hacerlo (tener sueño). Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se le ha dormido a uno, cuando se pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad en la misma (parestesia).”.

Los estados y las fases del sueño humano se definen según los patrones característicos que se observan mediante el electroencefalograma (EEG), el electrooculograma (EOG, una medición de los movimientos oculares) y el electromiograma de superficie (EMG). El registro de estos parámetros electrofisiológicos para definir los estados de sueño y de vigilia se denomina polisomnografía.

Si están interesados en este aspecto del sueño, investiguen porque existe mucho material para documentarse, por ejemplo sobre las áreas del encéfalo implicadas en el sueño:
• Región anterior del hipotálamo, área del prosencéfalo basal (sueño).
• Región posterior del hipotálamo, área del mesencéfalo (vigilia).
Las que fueron descubiertas a principios del siglo XX por el neurólogo vienés Barón Constantin Von Economo.

Dentro de las funciones biológicas del sueño encontramos muchas, a cual más importante, porque mientras dormimos el organismo despliega una actividad muy intensa, aunque no nos demos cuenta de ello. Dormir es una actividad esencial para los mamíferos, en especial para los seres humanos, y por ello pasamos aproximadamente una tercera parte de nuestra vida dormidos.

Veamos algunos cambios hormonales, bioquímicos, metabólicos y de temperatura corporal que suceden durante el sueño:
• Se sintetizan sustancias que necesitan los niños para su desarrollo y se segrega la hormona del crecimiento(GH), la cual, no sólo sirve para crecer, sino también para:
o Incrementar la retención de calcio
o Aumentar la mineralización de los huesos.
o Incrmenta la masa muscular.
o Promueve la lipolisis.
o Estimular el crecimiento de todos los órganos internos
o juega un papel importante en la homeostasis.
o Reduce el consumo de glucosa del hígado.
o Incrementa la biosíntesis proteica.
o Promueve la gluconeogénesis en el hígado.
o Contribuye al mantenimiento y función del páncreas.
o Estimula el sistema inmune.
o
• Se recuperan los músculos.

• Se regenera la piel.

• Se reponen las células muertas.

• Se vacían los lagrimales, lo que favorece una higiene del ojo mejor al día siguiente.

• Archivamos y consolidamos la memoria y el aprendizaje. Por ejemplo, procesamos lo novedoso, el material que hemos relacionado con otras cosas aprendidas, lo peligroso, las incoherencias que vivimos u observamos en el día, hechos con una gran carga emocional, lo relativo a nuestra supervivencia. Algunos estudios comparan el proceso de ordenamiento de la memoria durante el sueño, con el proceso de desfragmentación de la memoria de las computadoras, ya que ambos tienen un mismo objetivo: el mantenimiento y economía de nuestros recursos, para que tener una mejor disponibilidad operativa de la memoria durante los momentos de mayor utilidad, como al estar despierto o desarrollando alguna actividad.

• Superamos los sucesos desagradables, ya que mientras dormimos, el cerebro desvincula la carga emocional negativa, archivando una recreación de los sucesos más ubicados dentro de un contexto real y sin la conexión directa al sistema límbico y a la amígdala, el centro del miedo. Por eso es conveniente, “consultar con la almohada” las decisiones o interpretaciones que vamos a tomar respecto a eventos que nos disgustan.

• Mejora nuestro humor. El mantenernos en alerta durante el día, conlleva grandes descargas de catecolaminas y cortisol, cuya producción disminuye al dormir., por lo que podemos bajar la tensión l ansiedad y el mal humor acumulados durante el día.

• Puede favorecer que superemos algunos traumas, en la mayoría de los casos cuando son fuertes, con la ayuda de un especialista.

• El sueño es fundamental para preservar la salud y vitalidad de cuerpo y mente, y se dice que si una persona no duerme nada podría morir en un plazo no superior a los siete días.

Para detectar si padeces algún trastorno del sueño, piensa si:
• tienes una incapacidad crónica para dormir y tener un sueño reparador,
• te sientes cansado, agotado al levantarte,
• padeces fatiga crónica,
• te quedas dormido durante el día, en cualquier lugar y a cualquier hora (narcolepsia).
• sufres apnea del sueño, o sea que haces una o más pausas en la respiración o tienes respiraciones superficiales durante el sueño,
• te despiertas en forma abrupta y aterrorizado
• eres sonámbulo y caminas o realizas altuna actividad estando dormido,
• has cambiado tus hábitos de sueño debido a la ingesta de drogas, fármacos, alcohol o sustancias tóxica,
• te despiertas confundido y desubicado,
• padeces calambres nocturnos
• sufres de bruxismo nocturno (rechinar los dientes)
Algunos síntomas podemos agruparlos en:
• Síndrome de sueño y vigilia irregulares
• Síndrome del desfase horario
• Insomnio paradójico (cuando la persona realmente duerme una cantidad de tiempo diferente a la que cree haber dormido)
• Trastorno del suelo debido a cambios de turno en el trabajo.

Podría ampliar mucho más la información, aunque considero que ya está lo básico respecto al sueño. Veamos ahora algunos tips para favorecer un sueño reparador:
• Evitar ver por las noches los telediarios nocturnos, ya que el contenido es en su gran mayoría sobre guerras, violencia, muerte, etc.
• Ser constante con el horario que nos convenga para dormir.
• Asegurarse de que la habitación esté a una temperatura agradable.
• No ingerir café, té, alcohol antes de acostarse.
• Evitar las cenas abundantes y muy condimentadas.
• Practique algún ejercicio de relajación al acostarse.
• Haga un ritual para dejar los problemas que le abruman en un lugar simbólico fuera de la recámara, para retomarlos al día siguiente.
• Si no puede dormir, levántese y haga algo que lo pueda relajar, como escuchar música tranquila, leer algo agradable, ligero, ameno, vea televisión si hay una película o serie cómica, o un documental interesante que no genere inquietud, hasta que se sienta cansado.

Se publicó hoy un artículo muy interesante en el periódico Milenio que dice: “En México los trastornos del sueño son un problema de salud pública que afectan a uno de cada tres habitantes —lo que equivale a 37 millones de personas— y pueden provocar diversos padecimientos crónicos como insomnio, apnea, somnolencia diurna y sonambulismo que a la larga derivan en problemas de salud, bajo rendimiento laboral y aumentan el riesgo de accidentes.
Bajo esta situación, la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Facultad de Psicología, ofrece el plan de estudios de posgrado en Trastornos del Dormir, el primero en su tipo en Latinoamérica que tiene como principal objetivo formar recursos humanos altamente especializados que puedan atender a la población afectada”

Referencias:

CLÍNICA DEL SUEÑO DE LA UNAM:Teléfono: 5623-2690 y 5536-3702. Página web: http://www.clinicadeldormirunam.com

http://www.milenio.com artículo publicado el martes 22 de enero del 2013, sobre los 37 millones de mexicanos que padecen trastornos del sueño.

http://www.milenio.com artículo sobre el sueño publicado en Guadalajara el martes 22 de enero del 2013.

http://wikipedia.org

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s