¡ OTRO TEMBLOOOR!

Los datos oficiales son, según el SMN, un movimiento telúrico de 6.2° Ritcher, con epicentro en ciudad Altamirano, Guerrero, México. Los últimos eventos registrados son:
Fecha Hora Mag. Localización
2012-11-15 03:20:22 6.2° Altamirano,Gro
2012-11-15 00:42:34 5.0° Cd Hidalgo, Chis
2012-11-14 13:15:24 3.0° Ometepec, Gro.

Si ustedes desean consultar la siguiente dirección: www.ssn.unam.mx  encontrarán toda la información detallada de las 417 réplicas que se han detectado desde el temblor del 7 de noviembre pasado (7.3°), de las cuales 169 son relevantes en un rango de 3.7° a 6.2°.

Estos son los datos duros. Ahora ¿Qué pasa emocionalmente con nosotros que vivimos dentro de una maraca? Puedo decirles que, aunque estamos mentalizados con el protocolo de seguridad ante los sismos y hemos tomado las precauciones convenientes ante una posible desgracia, nos seguimos asustando como niños cuando nos mueven el piso.

Despertar sintiendo que te sacuden, escuchar como crujen vidrios y paredes, rogar mentalmente que no dure mucho y que no vaya en ascenso, pedir a Dios que a mis hijos que viven en pisos altos no les pase nada, es muy desagradable. La falta de respuesta ante el evento de muchas estaciones de radio (la mayoría maneja programas grabados) y el que sólo una estación mexicana de TV brindara orientación inmediata, me hizo sentir insegura, vulnerable.

“Vive el día de hoy como si fuera el último día de tu vida”. Eso nos lo dicen a cada rato en muchos ámbitos: religioso, intelectual, psicológico, etc., manejado dentro de un contexto de superación, de no dejar cuentas emocionales pendientes, de no guardar rencor (que nos envenena y nos puede conducir a adquirir cáncer), de reconciliarnos con quienes estamos alejados, de perdonar y perdonaros los errores cometidos, de dar todos los abrazos y besos que podamos a todos los que amamos.

También los adolescentes quieren hacer suya esta premisa y proceden a “reventarse” (divertirse y parrandear), agotando el placer a tope como si no fuera a haber un mañana, reacción que se presentó en USA durante la guerra de Vietnam, por ejemplo. Nosotros no estamos de acuerdo con esa manera de pensar, aunque la entendemos.

¿Será que “en serio” nos espera una sacudida terrible? ¿No son 417 réplicas de un temblor muchas en una semana? ¿Estamos oyendo las campanas repicar y no nos hincamos? ¿Conviene prepararnos para terminar nuestros días? Estas y mil preguntas más se agolpan en una mente en estado de alerta, a la que no tranquilizan los ladridos del perro del vecino (ellos sienten los temblores antes que uno).

¿Qué opinan ustedes al respecto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s